Política

Coalición sigue “trabada” y aún no existe en los municipios

Unidad Nacional y Alianza Cívica demandan mayor participación para los jóvenes de abril y condicionan su participación

En poco menos de mes y medio de conformación, la Coalición Nacional ha solucionado algunas trabas para estructurarse; sin embargo, no ha podido resolver el tema sobre la participación de los movimientos juveniles y estudiantiles. Este asunto inconcluso ha frenado la estructuración de la plataforma opositora en los territorios.

La problemática con los jóvenes viene desde la firma de los estatutos de la Coalición, el pasado 25 de junio, cuando el sector juvenil y estudiantil de la Alianza Cívica no asistió a la rúbrica, en protesta porque dentro del Comité Nacional los jóvenes solo tenían derecho a un voto y tres representantes, mientras cuatro partidos políticos tradicionales gozan de un voto cada uno.

La Coalición está integrada por la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB); la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD); el Movimiento Campesino; el Partido Liberal Constitucionalista (PLC); el Partido Restauración Democrática (PDR); Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN); y el partido indígena Yatama.

El sector juvenil y estudiantil de la ACJD propuso una estructura de tres votos: unos para ellos; otro para los jóvenes de la UNAB; y el último para jóvenes independientes. A mediados de julio pasado, el sector juvenil de la Unidad Nacional sugirió un sistema de cuatro votos: uno para ellos; uno para los de la Alianza Cívica; otro para los del Movimiento Campesino; y el último para las juventudes de los partidos políticos.

Pese a que existían estas dos propuestas, el PLC planteó que se integrara —con derecho a voto— a los jóvenes de las siete organizaciones originales de la Coalición. La propuesta liberal fue aceptada, el pasado 31 de julio, por una mayoría del Comité Nacional de la CN, en una votación de cinco votos a favor —PLC, PRD, FDN, Yatama y Movimiento Campesino— contra dos en contra —UNAB y ACJD.

Suspenden participación

La decisión llevó a los jóvenes de la Unidad Nacional a suspender su participación en la Coalición, que se suma a la ya hecha por el sector homólogo de la Alianza Cívica. La situación también ha llevado a que ambas organizaciones de la sociedad civil mantengan una participación mínima en los encuentros de la plataforma opositora, hasta que se revierta o resuelva el tema del sector juvenil y estudiantil.

José Dávila Membreño, representante de la ACJD en la Coalición, indicó que la Alianza y la UNAB, iniciarán un proceso de consultas “para ver cómo se le entra al problema de los jóvenes”, que —consideró— es el “más simbólico de la Coalición”.

“Ese problema representa el tema del cambio, la posibilidad de ir a una nueva cultura política, la necesidad de otro sistema político. De si querés cambiar, o querés más de lo mismo”, añadió.

No integrarán comisiones

“Mientras no se garantice (a los jóvenes) el espacio con voz y con voto en la Coalición Nacional, nosotros (UNAB) vamos a tomar el distanciamiento necesario para apoyar a los chavalos”, dijo a CONFIDENCIAL, Ivania Álvarez, integrante del Consejo Político de la Unidad Nacional.

“No vamos a seguir con los siguientes pasos (dentro de la Coalición) porque sería aceptar que ellos (jóvenes) no tienen por derecho propio una silla”, añadió.

Álvarez es la representante de la UNAB en la Comisión de Organización de la Coalición, a la cual aseguró no se integrará. Esta decisión detendrá el trabajo de este comité —donde hay un representante de cada organización—, que será el encargado de calendarizar la instalación de cada uno de las delegaciones de la Coalición en los 15 departamentos y las dos regiones del Caribe.

“No da azul y blanco”

Miguel Rosales, presidente del PLC, mencionó que estaba previsto que esta Comisión se integrara esta semana, pero que no asistieron los representantes de la UNAB, ACJD y del Movimiento Campesino. Se esperaba que cada miembro presentara un listado con los nombres los ciudadanos que conformarán los comités departamentales, regionales y municipales.

Cada comité estará integrado por tres representantes de cada organización de la Coalición. Estas delegaciones “deben ser un mecanismo de retroalimentación para hacer el Plan de Nación, las propuestas de reformas electorales, y las propuestas de métodos democráticos para la selección de candidatos”, dijo el también diputado.

Medardo Mairena, dirigente del Movimiento Campesino, señaló que lo “prioritario” es conformar las comisiones e iniciar a trabajar “para escuchar las demandas de los líderes territoriales. Ir a los territorios para reunirnos con las bases de cada uno de los movimientos dentro de la Coalición”.

“Queremos que esta Coalición comience a funcionar, que no nos sigamos trabando. Nos encontramos con un impasse de nuevo”, afirmó.

El líder campesino remarcó que esperan que el tiempo solicitado por la UNAB y ACJD “no sea mucho”, porque ya “hay muchas comisiones que deberían estar funcionando, pero lamentablemente no es así”.

Álvarez lamentó que en “este momento no somos un reflejo de la calle, y para ser una opción tenemos que ser un reflejo de ello”. “La Coalición debe tener todas esas mezclas de colores, de izquierda, derecha, rojos, azules, naranjas, y tiene que dar azul y blanco, pero no está dando azul y blanco”.

Hegemonía de los partidos

Jasson Salazar, representante del Movimiento Universitario 19 de abril en la Alianza Cívica, comentó que las propuestas de los “jóvenes no han prosperado, no porque sean malas, sino que no es el propósito de la clase tradicional, abrir estos espacios. Obedece a intereses partidarios”.

Consideró que dentro de la Coalición “hay un desbalance entre sociedad civil y partidos políticos, son tres contra cuatro”.

Dávila coincidió con Salazar, y señaló que “si no hay un equilibrio entre partidos políticos y sociedad civil, la Coalición va a estar trabada siempre”.

Los partidos no han podido entender el rol de ellos, y en vez de sumarse a una nueva dinámica iniciada en abril, insisten en sus posiciones. Creen que pueden ejercer hegemonismo dentro de la Coalición, y ahí el peligro que se dé una confrontación con la sociedad civil”, describió el politólogo.

Más en Política

Share via
Send this to a friend