Política

Comisión OEA escucha a víctimas de la dictadura orteguista

Madres de Abril, líderes de las protestas excarcelados, familiares de presos políticos y otras víctimas se reunieron en El Salvador con Comisión OEA

La Comisión de Alto Nivel conformada por la Organización de Estados Americanos (OEA), para dar seguimiento a la situación de Nicaragua, viajó hasta San Salvador para reunirse con ciudadanos y organizaciones nicaragüenses, después que el régimen Ortega Murillo impidiera su entrada al país.

Aunque ninguno de los comisionados, provenientes de Argentina, Canadá, Estados Unidos, Jamaica y Paraguay, más el jefe de gabinete del secretario general de la OEA brindó declaraciones a los medios de comunicación, los participantes en las sesiones –efectuadas a puertas cerradas– dijeron que los integrantes de la Comisión reiteraron su apoyo a la causa del pueblo nicaragüense.

“Ellos están preocupados por la situación del país, y esperanzados de que esta crisis se resuelva lo más pronto posible”, aseveró Marcos Carmona, director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), que fue el primero en reunirse con los comisionados.

Por su parte, Francys Valdivia, presidenta de la Asociación de Madres de Abril (AMA), dijo que los comisionados reiteraron que “no estamos solos en este proceso, y que ellos van a realizar todas las acciones, de acuerdo con su mandato, para ayudarnos como país” a entrar en “un proceso de transición democrática, donde prevalezca la verdad, la justicia, y las garantías de no repetición”.

“Ellos dejaron claro que nos están acompañando y utilizando todos los mecanismos -dentro de la diplomacia, las normas internacionales y el derecho internacional- para poder colaborar con la transición democrática para Nicaragua- señaló por su parte el expreso político y estudiante universitario Nahiroby Olivas.

El exiliado y exestudiante de Medicina, Joel Herrera, dijo a CONFIDENCIAL que la Comisión escuchó sus testimonios personales y colectivos, “para mejorar toda aquella información que han estado recibiendo”, aún sin poder entrar a Nicaragua.

“Así como ellos se mantienen informados del día a día en Nicaragua, esta fecha representa la oportunidad de mejorar esta información, y de llevar más información de primera mano, testimonios desde las calles, testimonios de las madres, de los familiares de las víctimas” para preparar el informe que tienen que presentar al final del plazo de 75 días, que se cumple en la primera semana de noviembre.

Hay que construir la unidad

En este primer día de reuniones, la Comisión de Alto Nivel pudo escuchar testimonios de jóvenes como Olivas o Herrera, que tuvieron que dejar sus estudios –el primero, porque fue encarcelado; el segundo, porque se vio obligado a elegir el exilio, como casi 80 000 nicaragüenses más que engrosan la nueva diáspora pinolera.

También conocieron de primera mano sobre la muerte de Gerald Vásquez o la de Franco Valdivia; la cárcel y vejaciones que sufrió Irlanda Jerez, entre otras tantas mujeres encarceladas; o la cobarde historia de la violación a Anónima, que tuvo el valor de hablar con ellos sin tener que ocultar su rostro.

Al resumir algunos de los elementos más importantes de su testimonio, el defensor Carmona dijo que “nosotros como CPDH hemos sido muy claros: en Nicaragua no hay nada normal; en Nicaragua continúan las muertes selectivas”, refiriendo de forma específica a la muerte de Ariana Enid Martínez García, de nacionalidad estadounidense.

También habló “del asedio permanente de los excarcelados; la intimidación de la que estamos siendo objeto los defensores de derechos humanos, y la falta de institucionalidad que tenemos en el país y que definitivamente, los nicaragüenses estamos en un estado de indefensión total, producto de que no hay leyes, ni respeto por los derechos humanos”, sentenció.

Olivas, el líder estudiantil, refirió que los diplomáticos continentales les reiteraron que “solo los nicaragüenses podemos resolver los problemas de los nicaragüenses, porque la comunidad internacional no va a decidir por nosotros, que somos los principales responsables de crear un cambio”.

“Ese cambio tiene que empezar en este momento con una unidad urgente, pero somos conscientes que la unidad no se impone ni se inventa: se tiene que construir”, reclamó.

Valdivia, presidenta de la AMA, dijo que los miembros de la Comisión consideraron “bastante lamentable” que no se les dejara entrar al país, a la vez que “agradecían que nosotros estuviéramos aquí el día de hoy para reunirnos con ellos”, y que igual están anuentes a regresar a Nicaragua… “si el Gobierno les permitiera el ingreso”.

Rafael Cárcamo, coordinador de la Diáspora Global Nicaragüense, viajó a San Salvador para denunciar los crímenes cometidos en contra de los nicaragüenses, pero también para plantear “el tema del voto en el exterior, como lo manda la Constitución. Ni el Gobierno de Ortega ni los anteriores, por falta de voluntad política han permitido que los 1.5 a 2 millones de nicas en el exterior, podamos ejercer ese derecho al voto”, recordó.

Está previsto que este miércoles se reúnan con representantes de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, y la Unidad Nacional Azul y Blanco, entre otras organizaciones.

Más en Política

Send this to a friend