Mundo

ISIS reinvindica atentado: más de 80 muertos y 231 heridos

Condena mundial a ataque suicida en Afganistán

El ataque se produjo durante una manifestación de miles de afganos en contra de un proyecto eléctrico del gobierno



Diversos líderes y organizaciones mundiales, condenaron el atentado criminal ocurrido este sábado en Kabul, capital de Afganistán, donde un ataque suicida contra una manifestación de la minoría étnica hazara, reivindicado por el Estado Islámico (EI o ISIS), causó 80 muertos y 231 heridos.

Aunque la mayoría de las víctimas son civiles, entre ellas también se habían “fuerzas de seguridad” que vigilaban la marcha, según un comunicado del Ministerio del Interior afgano.

Los atacantes fueron tres

El ministerio aseguró que “de acuerdo con la información inicial, tres suicidas con bombas cometieron el ataque. Uno detonó su chaleco explosivo, el segundo falló en su intento de explotarlo y el tercero fue abatido por las fuerzas de seguridad afganas”.

ISIS al reivindicar el ataque a través de la agencia Amaq, asegura que fueron dos de sus combatientes los que “detonaron cinturones con explosivos en una concentración de chiíes en la zona de Dehmazang en Kabul”.

El presidente afgano, Ashraf Gani, confirmó en un comunicado que entre los fallecidos y heridos se encuentran “miembros de las fuerzas de seguridad y defensa”, pero no aportó más detalles.

Gani afirmó también que “los terroristas entraron entre los manifestantes y llevaron a cabo las explosiones”.

El ataque se produjo hacia las 2:30 hora local (10:00 GMT) durante una manifestación de miles de afganos, la mayoría hazaras, que protestaba contra un proyecto eléctrico del gobierno y discurría pacíficamente entre fuertes medidas de seguridad.

La comunidad hazara de Afganistán, un país predominante suní en el que los chiíes representan el 9% de la población, ha sido objeto de diversos secuestros en grupo y asesinatos sectarios por parte de los talibanes y otros grupos insurgentes, como el ISIS en los últimos dos años.

Rechazo global

En Washington, el gobierno de Estados Unidos condenó el “cobarde” y “despiadado” ataque suicida a través del portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.

“Enviamos nuestras más profundas condolencias a los seres queridos de los fallecidos y heridos, y ofrecemos al presidente Ghani toda la ayuda que pueda necesitar mientras su gobierno investiga y trabaja para llevar a los asesinos ante la justicia”, subrayó Kirby.

“Los asesinos responsables de este derramamiento de sangre no representan el futuro de Afganistán y no prevalecerán. Ataques como estos solo fortalecen nuestra decisión de continuar nuestra misión en Afganistán y profundizar nuestro apoyo al pueblo y gobierno de ese país”, señaló.

En Bruselas, la Unión Europea (UE) afirmó que está junto a las autoridades afganas en la lucha contra el terrorismo, e instó a todos los afganos a permanecer unidos en este esfuerzo.

“Trasladamos nuestras condolencias a las familias y a los amigos de las víctimas y expresamos nuestra solidaridad con los afganos”, señalaron los portavoces de la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en un comunicado.

“Estamos con las autoridades afganas en la lucha contra el terrorismo e instamos a todos los afganos a permanecer unidos en apoyo a los esfuerzos para combatir esta amenaza global”, añadieron.

En Nueva York, el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, condenó el “despreciable” atentado.

“Este despreciable crimen tuvo como objetivo ciudadanos que pacíficamente ejercían sus derechos humanos fundamentales”, afirmó Ban por medio de su portavoz en una declaración distribuida por su oficina de prensa.

El titular de la ONU dio el pésame a las familias de las víctimas, expresó su solidaridad con el pueblo de Afganistán y pidió que “los responsables de este ataque sean llevados ante la Justicia”.