Confidencial

Confidencial y Esta Semana documentan “saqueo” en alcaldías opositoras

El día que Isidro Irías Herrera recibió la alcaldía de El Cuá, no encontró una silla para sentarse a revisar la memoria de traspaso que le entregó el alcalde saliente del Frente Sandinista, Raúl Antonio Acevedo Lara. “Hasta las sillas plásticas, en las que sesionaba el Concejo Municipal, desaparecieron”, denunció el edil electo por el partido Ciudadanos por la Libertad (CxL).

El Cuá es una de las seis municipalidades de Nicaragua en las que los alcaldes opositores electos en los comicios municipales de 2017 aseguran que el partido de gobierno saqueó las alcaldías antes de entregárselas.

Este domingo espere en Esta Semana un reportaje a fondo sobre el “saqueo” en estas municipalidades. Alcaldes, vice alcaldes entrantes, ex concejales y ex funcionarios sandinistas relatan paso a paso el expolio de los recursos públicos. Ofrecemos un adelanto del reportaje, que también será publicado este lunes en Confidencial en formato multimedia:

La alcaldía de El Cuá es un pequeño recinto situado en la calle principal del poblado. La conforman tres edificios (dos laterales y uno principal), en las que el mobiliario que albergaban hasta antes del viernes 19 de enero está incompleto. El alcalde Irías Herrera recorre cada oficina mostrando el espacio donde estaba una computadora, un televisor y la pila de sillas plásticas, en las que sesionó los últimos cinco años como concejal.

“Si desaparecieron algo tan insignificante como las sillas plásticas del pueblo, imagínese cuánto más pudieron llevarse”, afirma Irías, un agricultor de El Cuá. Su mirada no se altera pese a que suelta cada queja de forma briosa.

Irías Gutiérrez recibió un inventario por parte de la administración sandinista saliente. Pero no sabe qué había antes en la alcaldía. Era un espacio controlado férreamente por el partido. El parque vehicular de la comuna de El Cuá lo componen tres camionetas: Una Hilux último modelo, color blanco; era conducida por el exalcalde Acevedo Lara, y en un año recorrió con ella 175 mil kilómetros. Otra Toyota Prado color azul en regular estado y otra Hilux crema, que hasta hace unos días la recuperaron en el municipio de Bocay. Este último vehículo lo tenía asignado el secretario político de la región, Douglas González, para labores partidarias. Es la camioneta que está en peor estado: Se fue en un río y le quebraron el motor. El mecánico de la alcaldía ahora trata de repararla. “La mayoría de las motos las dejaron sin sistema eléctrico”, detalla el mecánico Manuel Padilla.

En ese mismo taller están la retroexcavadora cuyo brazo hidráulico fue quebrado, los dos camiones (1 Nissan, 1 International) con las “llantas pelonas”, y el tractor recolector de basura en el mismo estado. Esas máquinas tapan la entrada la Radio Bosawás, la emisora de la comuna cuya licencia fue cancelada por el Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (TELCOR) tras las elecciones municipales. El alcalde Irías Herrera jura que el cierre responde a “criterios políticos”. En la cabina de la radio solo quedan cables VGA de las computadoras de los controles y un transistor oxidado. Todos los equipos de radio fueron retirados, incluso el transmisor que permite que la señal viaje por el espectro.

“Ese transmisor fue comprado en Miami y no se sabe quién lo tiene. En la radio no dejaron nada de nada”, agrega Irías Herrera. El alcalde CxL habla con autoridad, aunque guarda cierta cautela. No ha despedido a los funcionarios de la administración sandinista. Tampoco dice que lo hará. “Haré reemplazos en los cargos de confianza, nada más”, promete. Pero se siente observado tras cada paso que da. Los funcionarios lo miran con recelo. Es la nueva autoridad.

Deudas heredadas 

El “saqueo” que describe el alcalde Irías Herrera no solo es en el mobiliario. Al analizar los documentos de traspaso, su equipo se entera de varias deudas que deberá pagar con el primer embolso de la transferencia municipal que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público debe girarle a El Cuá.

La deuda supera los cinco millones de córdobas. La primera y más grande de 3 millones 240 mil 743 córdobas corresponde al pago del programa social “Calles para el Pueblo”, de acuerdo al Presupuesto Municipal 2018 entregado por el alcalde saliente.

La  otra cifra de 1 millón 700 mil córdobas son en concepto de pagos de indemnización a funcionarios sandinistas que renunciaron entre diciembre de 2017 y enero de 2018. En total son veinte liquidaciones. Son calculadas en base a un convenio colectivo entre el sindicato de la municipalidad y el anterior alcalde. La administración de CxL afirma que este convenio fue aprobado tras las elecciones de 2017, aunque el documento reconocido por el Ministerio del Trabajo está fechado en junio pasado.

“Usted sabe que ellos controlan todo. Aquí no hay justicia”, reclama Irías Herrera. La indemnización más grande es de Félix José Rosales Cano, quien fungió como gerente municipal de El Cuá hasta el cinco de enero, según su renuncia.

En la cuenta de ahorro (fondos propios) de la alcaldía de El Cuá, la administración sandinista dejó 97 mil 744 córdobas. El edil Irías Herrera recibió en efectivo 57 mil 13 córdobas que depositó el 22 de enero en un banco de Jinotega, según las minutas en poder de Confidencial. Es decir, que los recursos heredados en efectivo son 124 mil 777 córdobas. Al cambio oficial, 4 mil 77 dólares.

La Trinidad, Wiwilí, Yalí, Murra y Camoapa

En los municipios de La Trinidad (Estelí), San Sebastián de Yalí (Jinotega, Wiwilí (Jinotega), Murra (Nueva Segovia) y Camoapa (Boaco) los alcaldes opositores electos denunciaron “saqueo” de las comunas.

Bismark Rayo fue electo por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) en La Trinidad. Él ya fue edil durante 2018-2012. Recuerda que cuando entregó su administración a la alcaldesa Rosa Rosales Raudales, el inventario “iba detallado área por área”. “Hasta el último lapicero que tenía en mi despacho incluí, y ahora hasta me regresan mi escritorio sin computadora”, comparó.

Rayo denunció que su equipo no fue tomado en cuenta para el traspaso municipal. El Frente Sandinista le informó que no “me competía el asunto”, y que “todo lo hicieron con el Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal (INIFOM)”. “Nos hicieron a un lado”, remarca.

En varios vídeos del equipo del alcalde del PLC, puede verse cómo 40 computadoras fueron sacadas de la sede de la comuna y de la biblioteca municipal de La Trinidad. “Cuando nosotros reclamamos, ellos dijeron que esas computadoras eran prestadas”, relata Rayo.

Sin embargo, presenta una factura de la alcaldía de La Trinidad fechada el 15 de mayo de 2014, por un monto de 11 mil 425 dólares por el pago de 21 computadores.

“El resto de computadoras saqueadas las obtuvo la alcaldía a través de un hermanamiento entre La Trinidad y la ciudad alemana de Moers”, reclama Rayo.

En La Trinidad también quedó una deuda de “Calles para el Pueblo” por una suma de 2 millones 155 mil córdobas.

El equipo de Confidencial, que viajó a La Trinidad y El Cuá, no pudo entrevistar a las administraciones sandinistas salientes. Los exediles no se encontraban en sus casas y no respondieron a nuestras llamadas hasta el cierre de esta edición.

Vea este domingo en Esta Semana el reportaje completo, a las ocho de la noche por Canal 12 y mañana espere un amplia historia en Confidencial.com.ni