Confidencial

“Consumimos agua con algún grado de contaminación”

La calidad del agua es uno de los problemas que más preocupación genera entre la población nicaragüense. Estudios demuestran que “estamos consumiendo agua con algún grado de contaminación” y que el recurso hídrico en regiones con minería industrial, está en peligro por el uso de mercurio o cianuro, que se utilizan para separar el oro del resto de materiales, informó Felipe Ortiz, miembro de la Plataforma Nacional por la Defensa del Agua y la Vida, en el programa televisivo Esta Noche.

Ortiz dijo que en Nicaragua no hay agua “que no esté contaminada” y que en las cuatro zonas del país se está consumiendo con algún grado de polución.

“En el Pacífico existen contaminaciones por cultivo de maní, caña de azúcar y heces fecales. En el centro las cuencas hídricas reciben el agua de las plantaciones de café y también más heces. Si vamos al Atlántico las empresas que están cultivando palma africana son causantes de la contaminación y en Chontales tenemos en primer lugar la minería industrial”, aseguro Ortiz, quien realizó un diagnóstico de la situación del agua en zonas mineras.

Ortiz explicó que el exceso de cloro que Enacal utiliza para eliminar las bacterias del agua es solo una muestra de que el proceso de tratamiento que está utilizando la institución del Gobierno quizás no es el adecuado en el sistema de almacenamiento.

Respecto al tema específico de la minería industrial y el impacto que está teniendo en el medioambiente, Ortiz manifestó que se están deforestando grandes áreas de bosques para dar paso a planicies que no ayudan en nada a las zonas de recargas y que debilitan las fuentes superficiales de las que se alimentan buena parte de la población.

Preocupación en Chontales

El proceso de la minería a cielo abierto, que tiene bastante actividad en La Libertad y en Santo Domingo, Chontales, es el que mayor daño está causando a las fuentes hídricas de esa zona. Un estudio de INAA demostró que el agua de estos municipios está contaminada con metales pesados.

La preocupación de la Plataforma Nacional por la Defensa del Agua y la Vida, radica en que no solo el agua de esa localidad está contaminada, sino que se está considerando llevar de este líquido a Santo Tomás, Acoyapa y otras zonas de este departamento.

Para Ortiz lo más lógico es usar el agua del Lago de Nicaragua para abastecer estas otras comunidades, tal y como se hace con Juigalpa, sin embargo, esta opción al parecer no está siendo valorada, pese a que los estudios indican que existen grandes posibilidades de encontrar metales pesados.

“En los primeros años había cianuro. Ahora hay más elementos como hierro, zinc y cobre. Otros estudios se han centrado en justificar que no es la industria minera, pero cuando se remueve la roca y se extraen minerales distintos al oro, todo esto va corriendo río abajo, cuando es mucha cantidad, se sedimenta”, afirmó Ortiz.

La Plataforma Nacional por la Defensa del Agua y la Vida desconoce cuáles son los planes de las autoridades del Gobierno respecto a los problemas con el agua. Si bien conocen cuáles son los municipios que no tiene el recurso, todavía están a la espera de las acciones a tomar por parte de Enacal o la municipalidad.

“Lo que está sucediendo es algo político, pues solo piensan darle el agua a la población sin medir las consecuencias que esto tendría en un futuro cercano. Esta problemática es seria y se agudiza cuando uno desconoce cuáles son los procesos que utiliza Enacal con el tratamiento del agua potable. A las personas les dicen que van a llevar el agua, pero no les dicen de dónde. En La Libertad y Santo Domingo hay una enorme cantidad de cooperativas trabajando con mercurio y nadie lo regula”, destacó Ortiz.

Falta voluntad política

Ortiz consideró que no existe voluntad política en el país para velar por la protección de los recursos hídricos. Parte de su argumento se basa en la encuesta que realizó la Plataforma en varios municipios de Chontales y la calificación negativa que obtuvieron las instituciones del Estado.

El diagnóstico de Ortiz para Nicaragua respecto a este tema, pasa por dos opciones. Una es que se mejore el estado de las fuentes de aguas en los municipios que todavía están a tiempo. La segunda es que las fuentes que no estén contaminadas, se les apoye con obras de captación para garantizar el recurso y que se coseche para el consumo de las comunidades.

“Esto es factible siempre y cuando exista financiamiento estatal o de cooperativas para que se puede producir agua. La población también necesita hacer conciencia, por eso hablamos del decálogo del agua y la vida, y la importancia de conocer bien este tema”, finalizó Ortiz.

El pasado fin de semana representantes de organizaciones defensoras del medio ambiente, de varios municipios chontaleños, adoptaron un “Decálogo Ambiental del Agua y la Vida”, en el que se enumeran acciones para proteger los recursos naturales, especialmente dentro del contexto del cambio climático

Ruth Selma Herrera, coordinadora de la Plataforma Nacional, recordó que la Ley mandata “priorizar el consumo humano”, cuando de uso del agua se trata. “No pueden decir ‘es que los cañeros la necesitan’, o ‘vamos a dársela a las minas’; la Ley contempla la obligación de satisfacer primero las necesidades de la gente, y hasta después, atender las necesidades de cualquier cultivo o industria”, señaló.