Nación

Exigen a Ortega que responda a “ruta de la democratización” presentada por obispos

Convocan a paro nacional de 24 horas este jueves

ParoNacional

Emplazan a empleados públicos a que “de manera masiva no se presenten a sus puestos” frente a un “Gobierno represivo” que ha “pisoteado su dignidad"



Las principales cámaras empresariales del país convocaron este martes a un paro nacional de 24 horas el próximo jueves 14 de junio, como una “medida extrema” para forzar al presidente Daniel Ortega a que responda a la propuesta de democratización del país presentada por los obispos de la Conferencia Episcopal, y para que cese la ola de represión y violencia que han desato grupos paramilitares en todo el país, bajo el amparo de la Policía Nacional.

El anuncio del paro nacional lo hizo el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri, con el apoyo de representantes de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que negocian en el marco del Diálogo Nacional una salida a la crisis que sufre el país.

“Este es un paro cívico, nacional y pacífico que a abarca a todo el país y todas las actividades económicas, salvo aquellas relacionadas con la preservación de la vida y la cobertura de servicios básicos para la población”, se lee en el comunicado leído la tarde del martes en la sede del COSEP.

Los miembros de la Alianza instaron a los empleadores a respetar la decisión de los trabajadores de sumarse al paro nacional y, además, hicieron un llamado a empleados del Estado a que “de manera masiva no se presenten a sus puestos de trabajo”, dada que “su dignidad ha sido pisoteada por un Gobierno represivo”, según el texto. “Si lo hacen todos juntos, no podrán tomar represalias contra ustedes”, instaron los miembros de la Alianza.

El paro comenzará el próximo jueves a las cero horas y terminará ese mismo día a las 23:59 horas. Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo del FUNIDES, dijo que el paro es una opción extrema para responder a “condiciones extremas”, en referencia a la violencia desatada por Ortega contra cientos de miles de nicaragüenses que se manifiestan pacíficamente en todo el país.

“Ante la falta de iniciativa de continuar el diálogo, hemos decidido convocar el paro”, dijo Chamorro. “Mandamos un mensaje inequívoco para que haya un cambio y la democratización del país”, agregó.

La convocatoria al paro nacional se da un día después de conocerse que el presidente Daniel Ortega ofreció directamente al Gobierno de los Estados Unidos un adelanto de las elecciones como medida para frenar la crisis, que ha dejado 146 muertos, según el conteo verificado del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH).

Esa propuesta fue presentada a los obispos y la Alianza Cívica que participa en la mesa del Diálogo Nacional por la embajadora estadounidense Laura Dogu y Caleb McCarry, un delegado del Comité de Relaciones Exteriores del Senado que visitó Nicaragua el fin de semana, reveló Medardo Mairena, coordinador del Consejo Nacional por la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía.

Ortega ofreció a Estados Unidos adelanto de elecciones

McCarry fue enviado por el senador republicano Bob Corker, presidente del Comité, “con el fin de acompañar y apoyar el Diálogo Nacional dirigido por la Conferencia Episcopal de Nicaragua y tras conversaciones con el Departamento de Estado”, informó la Embajada en un comunicado. McCarry y Dogu se reunieron el fin de semana con los obispos –mediadores del diálogo– y con los miembros de la Alianza Cívica –que reúne a estudiantes, empresarios, campesinos, académicos y representantes de la sociedad civil– para informarles, según la nota, que apoyaban la propuesta de la Iglesia “para poner fin a la violencia y poder avanzar en las negociaciones” que intentan hallar una salida a la crisis.

Consultado sobre la oferta de Ortega a Washington, el presidente del COSEP dijo que “no nos vamos a adelantar a acciones si no tenemos una respuesta del Gobierno. Tenemos que esperar que haya esa respuesta. Si no la hay esa propuesta (de Ortega a Estados Unidos) queda descartada”, afirmó el líder gremial.

Tras conocerse el anuncio del paro nacional, muchos supermercados, tiendas de conveniencia, restaurantes y otros negocios cerraron a las seis de la tarde del martes en Managua, mientras en las gasolineras se hacían filas de carros para comprar combustible. La convocatoria a un paro nacional era una de las principales exigencia de cientos de miles de nicaragüenses que participaron en las marchas masivas convocadas a nivel nacional.