Mundo

Dictadura de Kim Jong-un prueba un artefacto más brutal que la bomba atómica

Corea del Norte detonó una bomba de hidrógeno

culto

La dinastía va por su cuarto ensayo nuclear desde 2006. El mundo alarmado: Consejo de Seguridad de la ONU se reúne de emergencia



Seúl.- Corea del Norte anunció en su televisión estatal que ha realizado su primera prueba con una bomba nuclear de hidrógeno, poco después de que se detectara un seísmo de 5 grados de magnitud en la escala abierta de Ritcher en el noreste del país como consecuencia del ensayo atómico. Se trataría del primer test realizado por el régimen de Pyongyang con un arma termonuclear, cuya detonación es mucho más poderosa que la de los dispositivos atómicos convencionales que ha utilizado Corea del Norte en sus tres pruebas anteriores de 2006, 2009 y 2013.

“Ahora somos un estado nuclear que también posee la bomba de hidrógeno”, dijo un locutor en un espacio informativo especial de unos cinco minutos de duración emitido por la televisión estatal KCTV a las 12.00 hora local. Corea del Norte también anunció en su agencia estatal de noticias KCNA que el líder ordenó el pasado 15 de diciembre llevar a cabo esta primera prueba con una bomba de hidrógeno.

Previamente, centros sismológicos de Corea del Sur, EE.UU., China y Japón habían detectado un terremoto con una magnitud de entre 4,2 y 5,1 grados en la escala abierta de Richter en el noreste del país, cerca de la base de pruebas nucleares de Punggye-ri donde tuvieron lugar los anteriores test nucleares. La detonación de hoy llega menos de un mes después de que el régimen de Kim Jong-un mencionara por primera vez que poseía la bomba de hidrógeno, una afirmación que no había podido ser verificada por la comunidad internacional.

El Gobierno de Corea del Sur, por su parte, ha convocado reuniones de emergencia de diferentes departamentos para analizar datos que puedan arrojar luz sobre el suceso y tratar de verificar si el ensayo corresponde o no a un explosivo termonuclear.

La bomba H puede multiplicar por millares la potencia de un artefacto nuclear común como los lanzados sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki en 1945, por lo que en caso de poseerla Corea del Norte plantearía un importante reto a la comunidad internacional en materia de seguridad. En respuesta a las tres pruebas realizadas con anterioridad, el Consejo de Seguridad de la ONU ya impuso fuertes sanciones a Corea del Norte que limitan de forma estricta sus transacciones internacionales y agudizan el aislamiento económico del país.

Consejo de Seguridad de la ONU se reúne de emergencia

Imagen cedida por la US Geological Survey que muestra el sitio donde un terremoto de escala 5.1 se presentó en Sungibaegam (Corea del Norte).
Imagen cedida por la US Geological Survey que muestra el sitio donde un terremoto de escala 5.1 se presentó en Sungibaegam (Corea del Norte).

El Consejo de Seguridad de la ONU celebrará una reunión de emergencia, a puerta cerrada, para analizar la situación creada por el ensayo nuclear de Corea del Norte, dijeron de ese órgano de Naciones Unidas.

Según se informó hoy desde Tokio, la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU fue solicitada por Japón, país que se sumó este año a ese órgano de Naciones Unidas, así como por Estados Unidos, que tiene un asiento permanente en el consejo.

La ONU creó en 2006 un comité especial con el objetivo de supervisar la aplicación de las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad al régimen de Corea del Norte, entre las que figuran un embargo de armas, la prohibición de prestación de ciertos servicios financieros y de la venta de artículos de lujo al país.

Además, varias personalidades tienen prohibido viajar al extranjero y sus bienes han sido congelados. El Consejo de Seguridad está presidido este mes por Uruguay, que se acaba de reincorporar a ese órgano de la ONU después de medio siglo de ausencia.

La Organización del Tratado de Prohibición Completa de Pruebas Nucleares (CTBTO) informó en Viena de que su red de estaciones de medición detectó un “evento sísmico no usual” en Corea delNorte, en la zona donde este país ha realizado tres pruebas atómicas en el pasado.

“La ubicación (del seísmo) es muy similar al evento que nuestro sistema registró el 12 de febrero de 2013. Nuestra estimada ubicación inicial muestra que el suceso tuvo lugar en la zona de pruebas nucleares de Corea del Norte“, donde este país ha anunciado que ha realizado su cuarta prueba atómica desde 2006.

El mundo alarmado

China rechazó con firmeza el ensayo atómico norcoreano, y pidió al régimen de Pyongyang que mantenga su compromiso con la desnuclearización de la península coreana. La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, anunció que Pekín llamará a consultas a un representante norcoreano, sin detallar si sería el embajador.

Asimismo leyó una declaración en la que, además de expresar la repulsa de su Gobierno, aseguró que “China no sabía nada” con antelación al ensayo. El tono de esta declaración es el más duro mostrado en mucho tiempo por China hacia Corea del Norte, que tiene en Pekín a su principal apoyo político y económico, pero la relación bilateral está muy lejos de pasar por su mejor momento. “China cumplirá sus obligaciones internacionales y trabajará con la comunidad internacional para hacer realidad el objetivo de la desnuclearización de la península coreana”, añadió.

Francia, uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, también reclamó “una reacción fuerte de la comunidad internacional”, en lo que aparece claramente como un primer paso para endurecer las sanciones contra el régimen norcoreano. El presidente francés, François Hollande, calificó de “inaceptable” la prueba nuclear y reclamó “una reacción fuerte de la comunidad internacional”.

En Taiwán, el presidente Ma Ying-jeou, convocó una reunión de seguridad al más alto nivel para tomar medidas y pidió a las unidades de seguridad nacional que sigan muy de cerca la situación, dada la relativa cercanía de la isla a Corea del Norte.

Por último, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, pidió a Corea del Norte que se involucre de nuevo en un diálogo con la comunidad internacional y ponga fin a su “comportamiento ilegal y peligroso”.

En tanto Rusia llamó a la calma a todas las partes implicadas en el conflicto entre las dos Coreas tras el anuncio de Pyongyang de haber detonado por primera vez una bomba de hidrógeno, y ha advertido de que en caso de confirmarse, será un grave violación de las resoluciones de la ONU. “En esta situación llamamos a todas las partes a mantener la calma y no incurrir en acciones que puedan provocar una incontrolada escalada de tensión en Asia Nororiental”, advirtió la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zajárova, en un comunicado difundido por Moscú.

De confirmarse la prueba de la bomba H, agregó la portavoz, Pyongyang habrá dado otro paso en el desarrollo de su arsenal nuclear, un hecho que será calificado de una grave violación del derecho internacional y de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. “Acciones como ésta amenazan con provocar una escalada de la situación en la península de Corea, que ya se caracteriza por un alto potencial de confrontación político-militar”, recalcó Zajárova.

Moscú estudia con detención el anuncio realizado hoy por Corea del Norte y analiza los datos técnicos para confirmar su veracidad. Al mismo tiempo, Rusia reiteró que el conflicto entre las dos Coreas debe resolverse por la vía diplomática, dentro del proceso de negociación a seis bandas dirigido a garantizar la paz y seguridad en la región (las dos Coreas, EE. UU., Rusia, China y Japón).

Pyongyang: “Hemos dado un gran avance”

Ko Yun-hwa (izda), de la administración meteorológica de Corea del Sur, y el director general del Departamento de Terremotos y Volcanes de la administración meteorológica de Corea del Sur, Yun Won-Tae (dcha), interpretan gráficos que muestran actividad sísmica tras la prueba nuclear de Corea del Norte
Ko Yun-hwa (izda), de la administración meteorológica de Corea del Sur, y el director general del Departamento de Terremotos y Volcanes de la administración meteorológica de Corea del Sur, Yun Won-Tae (dcha), interpretan gráficos que muestran actividad sísmica tras la prueba nuclear de Corea del Norte

Corea del Norte aseguró haber dado un importante salto dentro de su programa armamentístico al haber detonado con éxito su primera bomba H pese a que expertos y diversas entidades dudan que Pyongyang haya logrado desarrollar esta tecnología.

La bomba H (también llamada de hidrógeno o termonuclear) se diferencia de las bombas de fisión diseñadas originalmente en los años cuarenta en que emplea un primer dispositivo de fisión para propiciar después una reacción mayor -la fusión de átomos de hidrógeno- que multiplica su poder devastador. Dada su mayor eficiencia y capacidad destructiva, se estima que todas las armas atómicas desplegadas actualmente por los cinco países que tienen arsenales y son firmantes del Tratado de No Proliferación (EE.UU., Rusia, Reino Unido, Francia y China) son dispositivos de tipo termonuclear.

Corea del Norte lleva años insinuando avances en cuanto al desarrollo de su tecnología de fusión pero, tal y como han señalado expertos como Jeffrey Lewis, del Centro James Martin para la No Proliferación en Monterey (California), asegurar que ha logrado construir con éxito una bomba H “parecería un poco exagerado”.

Justo después de que Kim Jong-un asegurara el pasado 10 de diciembre que su país se había hecho con la bomba H, Lewis señaló en un artículo publicado en el portal especializado en Corea del Norte 38North que fabricar uno de estos dispositivos requiere una “experiencia en materia de ensayos” de la que carece el país, ya que solo puede considerar como “realmente exitosa” su prueba de 2013.

Una posibilidad que se baraja es que Corea del Norte esté probando combustibles empleados para la fusión -como el tritio, el cual podría estar obteniendo de su reactor de Yongbyon- para incrementar la potencia explosiva de sus armas.

La prueba de hoy genera tantas dudas como el supuesto lanzamiento de misiles desde un submarino que Corea del Norte aseguró realizar el pasado mayo y que de ser cierto incrementaría de manera alarmante el alcance de los proyectiles de Pyongyang.

Pero en cualquier caso, y aunque una mayoría aplastante de expertos continúa asegurando que el régimen de los Kim está aún lejos de poder montar cabezas nucleares sobre sus misiles, resulta difícil creer que las pruebas atómicas y de misiles que Pyongyang lleva a cabo periódicamente desde hace casi dos décadas no le estén deparando avance alguno.

Independientemente de que el hermético país haya logrado construir o no una bomba H o de que este último ensayo se evalúe como un éxito o un fracaso, el mensaje remitido hoy por Corea del Norte parece claro: pretende fabricar bombas nucleares cada vez más potentes y para ello realizará los ensayos que hagan falta. E