Nación

Corte de EE. UU. valida posible deportación de miles de nicas y salvadoreños

Tribunal de Apelaciones decidió poner fin al TPS, un programa que ampara a más de 400 000 inmigrantes, incluyendo más de 5000 nicas

Un tribunal de apelaciones de EE.UU. respaldó este 14 de septiembre  a la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, para que termine con el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para inmigrantes de El Salvador, Nicaragua, Sudán y Haití.

En una decisión de 2-1, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito anuló una orden judicial preliminar emitida por el juez de distrito de EE. UU. Edward Chen en 2018 que impedía que la Administración pusiera fin al TPS para inmigrantes de esos países.

El fallo judicial al que tuvo acceso Efe, pone en riesgo de deportación a unos 300 000 salvadoreños, 5000 nicaragüenses, 1000 sudaneses y 58 000 haitianos que hasta ahora estaban amparados por esa protección migratoria con la que Estados Unidos concede permisos de forma extraordinaria a ciudadanos de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales.

“El panel anuló una orden judicial preliminar que prohibía la implementación de decisiones de rescisión del TPS de Sudán, Nicaragua, Haití y El Salvador”, señalaron los tres jueces del tribunal con sede en Pasadena, en California (EE.UU.).

“El tribunal de distrito abusó de su discreción al emitir la orden judicial preliminar”, señalaron los jueces.

Afectará a miles de niños

En 2017 y 2018, la Administración de Trump anunció que terminaría la designación de TPS para estos cuatro países; una decisión que un tribunal de distrito de California bloqueó.

Además de los 400 000 inmigrantes que están protegidos por el TPS, también se espera que el fallo afecte a más de 200.000 niños nacidos en Estados Unidos, según documentos judiciales.

Sin TPS, estos beneficiarios podrían ser deportados si no encuentran otra forma de legalizar su estatus migratorio en EE. UU.}

Pese a la decisión de hoy, Trump realmente no podría terminar el TPS para Nicaragua, Sudán y Haití hasta el próximo 5 de marzo, mientras que los salvadoreños tienen tiempo hasta noviembre del 2021, según uno de los abogados líderes de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), Ahilan Arulanantham.

Arulanantham explicó eso en una llamada organizada por la Alianza Nacional para el TPS (TPS Alliance) poco después de hacerse público el fallo judicial, en la que tildó a Trump de “racista” y anunció que continuarán tomando acciones legales contra la eliminación del programa para los cuatro países.

“Las declaraciones viles del presidente sobre los titulares de TPS dejaron perfectamente en claro que su Administración actuó con motivo racial. La Constitución no permite que la política sea impulsada por racismo”, agregó el letrado.

Jueces descartan discriminación

El abogado de ACLU insistió en esta idea después de que los magistrados del Noveno CIrcuito descartan que detrás de la decisión del Gobierno de Trump de acabar con esas protecciones existiera discriminación racial, uno de los argumentos de la parte denunciante, y aseguraron que los demandantes “no presentaron ni siquiera argumentos serios sobre su reclamo”.

A falta de confirmación oficial, se espera que extranjeros protegidos por el TPS y organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes impugnen esta decisión.

De hecho, grupos como la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) y CASA Maryland expresaron su rechazo al fallo poco después de que se hiciera público.

“Si la decisión se mantiene, estos residentes legales desde hace mucho tiempo que fueron bienvenidos a EE. UU. porque sus países estaban sumidos en la violencia o los desastres naturales podrían ser deportados, dividiendo a cientos de miles de familias estadounidenses”, denunció la ACLU en un comunicado.

“Devastada” por la noticia

Por su parte, una activista salvadoreña beneficiada por el TPS y miembro del grupo CASA Maryland, Elsy Alfaro, dijo estar “devastada” por el fallo judicial, aunque aseguró que “las motivaciones racistas de Trump no ganarán esta partida”.

Además, instó al Congreso estadounidense a actuar para protegerla a ella y a todos los amparados por el TPS que viven “en la incertidumbre porque su situación legal está en debate”.

Otra de las afectadas, la haitiana Wilma, residente en Miami, lamentó que esta decisión negativa se sume al estrés que ya experimentan los titulares del TPS con la pandemia del coronavirus.

“Tenemos la pandemia del coronavirus, tenemos la temporada de huracanes, y ahora esto. Para mí, es otro desastre”, señaló en la misma llamada Wilma, que recientemente sufrió covid-19.

La designación del TPS es un beneficio temporal y sus beneficiarios son sometidos a verificaciones de antecedentes para garantizar que no representan un riesgo para la seguridad de EEUU.

El Salvador fue incluido en este programa en 2001, Nicaragua en 1999, Sudán en 1997 y Haití en el año 2010.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend