Economía

Cosep se debate entre la renovación u otra reelección

El “modelo” que existía colapsó en 2018: Presidentes de cámaras discuten sobre su gobernanza y qué mensaje dará el sector privado a la sociedad

Con la postulación de Mario Hanón, presidente de la Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos (Anifoda), como candidato a la presidencia del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), se inició un inédito proceso de competencia por el liderazgo empresarial, que en los últimos 13 años ha estado dominado por la reelección, sin contrincantes, de José Adán Aguerri al frente de la organización.

“Tenemos el reto de promover un proceso de renovación que irradie una promesa de democracia, y dar un ejemplo del cambio que tanto clama nuestra sociedad”, dijo Hanón al anunciar su candidatura.

“Es importante la alternabilidad en los mandos de las organizaciones, sean privadas o públicas; primero, porque trae ideas frescas y nuevas, y también porque es una manera de evolucionar hacia nuevos horizontes”, señaló Marcos Pierson, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), en el programa Esta Semana, que solo se transmite en línea por causa de la censura televisiva del Gobierno.

“Este es el momento para Cosep, para toda la iniciativa privada, de profesar con el ejemplo, y demostrar que queremos esos cambios, ese relevo”, dijo en el mismo programa Ximena González, presidenta del Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE).

“En la coyuntura que hemos vivido, el clamor de cada nicaragüense es ver señales de cambio, de renovación. Queremos ver líderes dispuestos a servirle a su país”, complementó.

Recordando que Aguerri lleva ya trece años en la presidencia de Cosep, Carmen Hilleprandt, presidenta de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua, dijo en el mismo espacio que “si bien somos una cúpula empresarial, y no sector público, hay mucha presión de las cámaras y la sociedad sobre nosotros, por lo que sería sano que José Adán no se postulara. Trece años en el poder es bastante tiempo”.

Hasta este fin de semana, Aguerri ha dicho que aún no ha decidido si se lanzará a una nueva reelección.

Otros líderes empresariales guardan distancia de las críticas a la reelección y algunos las rechazan de forma tajante. Michael Healy, presidente de la Unión de Productortes Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), considera que “Cosep y su junta directiva se deben a los empresarios, mientras que el Gobierno y Daniel Ortega se deben al pueblo de Nicaragua, porque los ciudadanos pagamos sus salarios. Nada tienen que ver una cosa con otra”.

César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN), señaló: “El Cosep da el ejemplo todos los años, con elecciones libres y transparentes. Hay 2000 empresarios que pueden ser candidatos. Siempre hemos cuidado la institucionalidad. En trece años, José Adán no ha tenido ni un voto en contra”.

Desde que Aguerri asumió la presidencia en 2007 “ha habido once elecciones donde ha obtenido todos los votos. Nuestros procesos son transparentes y democráticos, pero al final de cuenta ¿por qué debemos dar el ejemplo, si no somos un partido político?”, cuestionó.

¿Presidente por tres o un año?

Mientras llega la fecha de la elección, (en los primeros días de septiembre, para que los electos asuman sus cargos el ocho de ese mes), en Cosep hay un debate sobre la reforma de sus estatutos, para reducir el período de la presidencia, que actualmente es de tres años.

La propuesta de reforma fue presentada por el abogado Juan Álvaro Munguía, expresidente de Upanic, quien también tuvo a su cargo la redacción de los estatutos que entraron en vigencia en 2002, durante la presidencia de Roberto Terán, hasta su reforma en 2017.

Recordando esa experiencia, Mike Healy, presidente de Upanic, recordó que solo esa cámara estuvo en contra del cambio de estatutos en 2017, que hizo que el periodo presidencial de la patronal empresarial, fuera de tres años.

“Creemos que debe ser solo un año, porque si no funciona en el primero, tampoco lo va a hacer en el segundo”, remarcó.

Munguía dijo a CONFIDENCIAL que elaboró su propuesta “pensando en la alternabilidad que debe existir…. Tres años es demasiado. Debe ser un periodo corto de un año, para juzgar el funcionamiento, la actitud, y el trabajo de la persona que está en la presidencia, y si este dispone aspirar a un año más, seguramente, reconocerán su buena actuación, y lo reelegirán”.

Adicionalmente, propone que si el presidente en funciones no está cumpliendo los estatutos y mandatos de Cosep, “pueda ser destituido en cualquier momento —y no solo en septiembre— con el 75% de los votos del Consejo Directivo, convocado para tal fin.

Munguía dijo que la propuesta que presentó en la sesión del miércoles pasado fue secundada por Healy, sin oposición, y se aprobó discutirla en la reunión del 15 de julio. “Puede haber otros temas que reformar, pero el tiempo apremia, y esa será labor de la nueva directiva”, argumentó.

Carmen Hilleprandt recordó que “desde hace unos meses se propuso un cambio profundo a los estatutos de Cosep, pero no se ha logrado. No hubo consenso, porque varias cámaras somos de la idea que eso lo tiene que hacer la nueva directiva, después de las elecciones, para que no se vea como algo forzado”.

“Ahorita salió una iniciativa de reformar los estatutos para acortar el período del presidente, de tres años a un año, lo cual se puede ver como una forma sana de hacerlo, y con buenas intenciones, sin embargo, pensamos que es demasiado prematuro y forzado, ya que estamos a escasos dos meses de las elecciones”, dijo la presidenta del gremio de comerciantes.

La interpretación de algunos de los líderes que abogan por que haya un cambio en la presidencia de Cosep, es que la propuesta de limitar el periodo presidencial a un solo año podría ser no más que un espejismo para hacer pensar a quienes desean un cambio, que no pasa nada si vuelve a ganar Aguerri. Otra posibilidad sería que si alguien le gana el pulso electoral a Aguerri, el nuevo presidente vea limitado el tiempo de su mandato.

“Como abogada, considero que cuando las cosas se hacen en el camino corto, eso no nos lleva a buen fin”, aseguró Hilleprandt.

Un nuevo modelo

La candidatura de Mario Hanón es la primera en trece años que desafía a Aguerri por la presidencia del gremio… si es que el multirreelecto finalmente decide buscar otro período más, posibilidad con la que Zamora, de la Cámara de Energía, no tiene problema alguno.

“Los liderazgos empresariales son de largo plazo. El presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos tiene 22 de estar en ese cargo. Esta es una asociación de empresas, y las empresas no son partidos políticos, ni los gremios son partidos políticos”, enfatizó.

“En el Cosep ha faltado la competencia y necesitábamos eso [el surgimiento de una nueva candidatura] para refrescar nuestra visión, y llevarnos a un lugar más avanzado de donde estamos ahorita”, opinó Pierson.

Hilleprandt dijo durante la entrevista en Esta Semana que “está en juego la manera en que se ve el sector empresarial. El modelo que existía colapsó en 2018, y soy de la visión que tiene que haber un relevo para que podamos democratizar y fortalecer a las cámaras”.

“Un nuevo Cosep debería tener una nueva gobernanza y esta radica en que… cada cámara cumpla su rol, porque las cámaras son las que le dan vida al Cosep, pero que no sea a través de ir a pedir un favor”, añadió en referencia a la decisión del Gobierno, de centralizar en la persona de Aguerri, las relaciones del Ejecutivo con las gremiales.

“No es cierto que él centralizara todo. Upanic se reunía con el Gabinete de Producción, Consumo y Comercio, en el Banco Central”, recordó Álvaro Vargas, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic).

“En los últimos años, más bien entablamos esa relación con el Gobierno, y antes de eso, lo que teníamos eran relaciones independientes de cada cámara con su contraparte del Gobierno. Si los demás ya no la tenían, es porque la dejaron perder”, señaló.

“Si en el pasado estábamos haciendo los procesos de cierta manera, eso no quiere decir que esa era la manera correcta. Hay mejores maneras en que podemos conducirnos en el futuro, y para allá es donde queremos ir: un modelo que nos permita transformarnos en una nueva Nicaragua” dijo Pierson, de Cadin.

La diferencia entre esta elección y las anteriores, es que Hanón se lanzó sin pedir la anuencia o el apoyo de ninguno de los grandes empresarios que también son electores decisivos. “Él está siendo percibido como un candidato independiente, pero aún es muy temprano para saber con cuánto apoyo cuenta de las 22 cámaras electoras”, dijo un empresario.

Por su parte, el presidente de una cámara que pidió mantenerse en el anonimato, dijo que Hanón sorprendió a los gremios porque se adelantó a una práctica que parecía institucionalizada en el Cosep. “Nunca surgían otros candidatos, porque desde antes de la elección, José Adán (Aguerri) buscaba el apoyo escrito de las cámaras, y cuando se acercaba la fecha de elegir, él presentaba esas diez u once cartas de respaldo, lo que frenaba el surgimiento de nuevos candidatos, porque veían que ya él tenía suficientes votos comprometidos”, relató la fuente.

“Pedir votos por adelantado es cabildeo. Eso es democracia. En el tiempo que he estado en Cosep, si nunca nadie quiso lanzarse, fue porque José Adán estaba haciendo un buen trabajo”, considera César Zamora.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend