Economía

Tras cierre de cuentas en tres bancos por temor a sanciones de EE.UU contra PDVSA

Crecen depósitos en banco de Albanisa

Según los datos de la Superintendencia, desde enero hasta noviembre del año pasado, los depósitos en el Banco Corporativo aumentaron en un 225%



Las dos sucursales y las seis ventanillas (cinco en Managua y una en León, todas ubicadas dentro de las sucursales de Cootel) del Banco Corporativo (BanCorp), siguen teniendo menos clientela que los demás bancos del sistema. Sin embargo, eso no ha sido impedimento para que los depósitos en sus bóvedas aumentaran en un 225%, casi C$5,390 millones entre enero y noviembre de 2017, según los datos de la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras (SBOIF). Y todavía falta conocer los datos actualizados al mes de diciembre que no están disponibles al público.

Ningún banco mostró esos ritmos de crecimiento, que solo se explican al considerar que Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa)  –principal inversionista de BanCorp– ha tenido que retirar de forma apresurada, los fondos que tenía en otros tres bancos del sistema financiero nacional, cuando estos le cerraron las cuentas después que Estados Unidos implementara sanciones en contra de su casa matriz, Petróleos de Venezuela, S.A.

De hecho, la composición del Consejo Directivo de BanCorp cambió súbitamente en los últimos tres meses, registrándose la salida del vicepresidente de Albanisa, del presidente de Caruna, y de un conspicuo operador de negocios del sector privado. Los datos de la Siboif muestran que al 30 de septiembre pasado, el Consejo Directivo del BanCorp estaba presidido por Luis Orlando Bárcenas Reyes, e integrado por Francisco Quiñonez Murphy, vicepresidente, mientras que sus directores eran José Francisco López (vicepresidente de Albanisa), Jorge Martínez González (presidente de la financiera Caruna), Tirso Celedón Lacayo, Eduardo Holmann Chamorro, y Gonzalo José Espinoza Gaitán, con Armando José Chible Sandoval como director suplente, Julieta del Socorro Jarquín González en la Secretaría, y Bonifacio Francisco Mendoza Izquierdo como vigilante.

Al doce de enero de 2018, en la página web del banco, tres personas habían desaparecido de la Junta Directiva, sin explicación alguna “Chico” Lòpez, Jorge Martinez y Tirso Celedón. Todos los demás siguen en sus cargos, con la excepción de Chible Sandoval, que dejó de ser suplente, y pasó a ser titular.

El banco de Albanisa

En 2015, el gobierno de Venezuela indicó a sus socios locales que todos los activos y pasivos relacionados con el esquema de cooperación petrolera, debían ser transferidos de Caruna hacia Albanisa.  La empresa de capital binacional, en la que Venezuela es socia mayoritaria, pasó así a manejar miles de millones de córdobas, parte de los cuales fue transfiriendo a cuentas en el BanCorp, su banco, que también pasó a manejarle fondos en fideicomiso, entre otras operaciones financieras, sin embargo, Albanisa siguió manteniendo la mayor parte de sus depósitos en otros tres bancos privados.

Comenzaba así la historia de este banco, que el 30 de abril de 2015 reflejaba depósitos totales por un poco más de 1.3 millones de córdobas, los que un mes después, al 31 de mayo, sumaban casi 2,676 millones de córdobas, esto es, un crecimiento del 2,058%, presumiblemente, luego de comenzar a recibir los primeros depósitos provenientes de Caruna y cerró 2016 con 4,293.3 millones de córdobas en sus arcas. Octubre y noviembre de 2017 fueron meses espectaculares, con captaciones de recursos por 2,150,2 millones de córdobas y 1,866.0 millones de córdobas respectivamente, para cerrar noviembre 2017 con 9,683.0 millones de córdobas.  aún no se conocen las estadísticas de diciembre.

El súbito incremento coincide con la revelación de una fuente bancaria, que confirmó a CONFIDENCIAL que en noviembre del año pasado, altos representantes de Lafise, Banpro y BDF le comunicaron al vicepresidente de Albanisa, “Chico” López, el cierre de sus cuentas de depósitos para evitar ser implicados en las sanciones de Estados Unidos contra PDVSA, empresa venezolana dueña del 51% de las acciones de Albanisa, en sociedad con Petronic.

El siete de septiembre, la embajada de Estados Unidos en Nicaragua, y la Cámara Americana de Comercio de Nicaragua (AmCham), organizaron una videoconferencia con un funcionario del Departamento del Tesoro en Washington, para discutir las sanciones en contra de Venezuela. La fuente de esas sanciones es un decreto ejecutivo firmado por el presidente Donald Trump el 25 de agosto, en el que, entre otras decisiones, se prohíbe “tratos en nuevos títulos de deuda y acciones del Gobierno de Venezuela y su corrupta empresa petrolera estatal (Pdvsa)”.

Aunque en esa reunión, a la que también fueron invitados los abogados y altos representantes de los bancos nacionales, no se dijo expresamente que Albanisa estuviera sancionada, sí se orientó que los ciudadanos y las entidades estadounidenses “debían revisar de cerca todas las transacciones con Albanisa para asegurar el cumplimiento de las sanciones OFAC”.