Economía

Turismo, comercio, sector financiero, y la producción ven afectadas sus actividades

Crisis política amplía frenazo económico

Frenazo económico Nicaragua

Aunque la banca decidió suspender los créditos “por prudencia”, el sistema financiero exhibe señales de fortaleza ante pérdida de depósitos



La matanza de 78 personas, cinco semanas de rebelión cívica, enfrentamientos callejeros, barricadas en las ciudades y tranques en las carreteras, especialmente las que comunican con las zonas productivas del país, están pasando factura a la economía nacional, que ve contraerse los depósitos y los créditos bancarios, así como el acopio de leche, la ocupación hotelera, y hasta las ventas en las ferreterías.

Estadísticas oficiales del Banco Central de Nicaragua (BCN), muestran que en los primeros 90 días del año, al 31 de marzo, los depósitos totales (en córdobas y en dólares) habían crecido en 9,557.8 millones de córdobas (5.35% del total), pero en los siguientes 53 días, (al 23 de mayo) ese total descendió en 11,053.7 millones, lo que equivale al 5.87% del total.

Un economista asociado a una entidad financiera local, dijo a Confidencial que “eso es una buena noticia que denota confianza en el sistema financiero nacional”, en referencia al hecho que si se mide la fluctuación del periodo completo (o sea, entre el uno de enero y el 23 de mayo), la diferencia es solo 422.9 millones de córdobas, o sea 0.23%.

Contrastado contra el hecho que durante los días de la crisis, el sistema financiero ha perdido el 5.87% de sus depósitos, la fuente señala que en realidad es “el 5,42% si lo vemos en valores agregados”, pero “eso no es alarmante aún; si consideramos la profunda crisis sociopolítica que vive el país desde hace 37 días”, apuntaló.

El economista reconoce que los bancos han suspendido las líneas de crédito que le habían aprobado a sus clientes, decisión que achaca a “normales medidas de prudencia”, que se toman en un momento de pérdida de depósitos e inestabilidad general.

“Una de las primeras señales de la afectación en el sistema financiero se verá por el lado de la subida del riesgo crediticio (gasto de provisión) lo que a su vez afectará la rentabilidad de las entidades financieras. Por lo demás los bancos están solventes y capitalizados”, enfatizó.

Turismo: impacto de largo plazo

El turismo es la más afectada del resto de actividades económicas del país, y aunque el presidente del BCN, Ovidio Reyes, dijo en una de las sesiones del Diálogo Nacional que “la actividad de hoteles y restaurantes caería en un 17 por ciento”, el sector se pregunta qué significa eso.

“No sabemos qué proyección está haciendo. ¿Estaba comparando abril y mayo 2018 con esos mismos dos meses de 2017? No sabemos”, dijo Lucy Valenti, presidente de la Cámara Nacional de Turismo, (Canatur).

“En el caso de los restaurantes, los colegas me decían que están percibiendo una caída del 40% en mayo, incluso mayor que la de abril, que por lo menos tuvo un poco más de dos semanas de actividad normal”, detalla Valenti.

Sus colegas hoteleros están en las mismas dificultades. La empresaria refiere que varios gerentes de hoteles le comentaban que “en mayo podrán pagar sus costos de operación con muchas dificultades, pero ya en junio no saben cómo van a hacer”.

Lo más probable es que el sector continúe lamentándose hasta finales de año, porque así como han asistido a la caída de reservaciones en abril y mayo, algunos también han recibido cancelaciones de reservas que habían sido concertadas para el mes de diciembre.

“Para nosotros estas afectaciones van para largo, y dependen mucho de cómo se logre llegar a un entendimiento. Después de eso podríamos realizar acciones para paliar el daño, pero mientras no se vea ‘humo blanco’ estará bien difícil para el sector”, avizoró.

Prueba de ello es la decisión de los administradores del Hotel Mansión Teodolinda, que esta semana cerró operaciones de forma temporal. Valenti dijo que eso mismo sucedió en Chontales, donde algunas empresas turísticas echaron el cierre, “y sé que hay hoteles que están considerando hacer eso mismo en julio. Estará en dependencia de cómo transcurra mayo”, consideró.

La situación es tan grave, que ni siquiera las franquicias internacionales están a salvo, porque en estas circunstancias no se puede hacer campaña para atraer turistas, aunque “los hoteles grandes se están sosteniendo con los clientes corporativos que trabajan para empresas regionales con intereses en el país, y tienen que enviar a sus funcionarios para ver cómo marchan sus negocios, aunque este segmento también se ha bajado”, concluyó.

La afectación en la ganadería

La ganadería es el primer rubro de exportación del país, y representa miles de empleos a lo largo y ancho del territorio nacional. Por ello, los tranques representan un gran daño para los productores -en especial los pequeños- pero también para los consumidores de carne, leche y derivados.

Álvaro Vargas, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), explica que tanto los que ganaderos producen leche como los que producen carne se han visto afectados por los tranques, a pesar de lo cual, el gremio mantiene su apoyo a esa forma de protesta.

El dirigente gremial explicó que los productores de carne están perdiendo porque no pueden llevar el ganado a los mataderos, no pueden vender la leche, y tampoco deshacerse de las vacas de descarte.

Los productores de leche sufren aún más, en especial los pequeños, porque “la leche es la ‘caja chica’ del sector ganadero. De ahí obtienen los recursos para pagar salarios y comprar insumos. Por eso decimos que ese ingreso por leche es el motor de las economías rurales”, explicó.

Los datos que maneja Vargas indican que “se ha dejado de acopiar 1.8 millones de litros de leche por día (77% de los 5.2 millones que en promedio, se acopian a diario en tiempos de paz), y cada día crece más ese número”.

En este caso, los productores tienen dos opciones: dejar que el ternero se beba esa leche, con lo que la pérdida no es total, o convertir la leche en queso y venderlo localmente, pero como hay muchos que lo están haciendo a la vez, eso deprime los precios, con lo que las ganancias disminuyen.

…sufren los industriales

Los industriales también se están viendo afectados por la imposibilidad de captar toda la leche que tenían programado adquirir en mayo.

Alfredo Lacayo, director ejecutivo de Lácteos Centroamericanos S.A. (Centrolac), explica que la industria (en referencia a las cuatro plantas lácteas y unas 46 queseras que trabajan con altos estándares de calidad, o sea que ya no son artesanales) está captando cerca de un sexto del total de leche que se habían propuesto acopiar en este mes del año.

En el caso específico de esa empresa, Lacayo explicó que se les subió el inventario porque dejaron de exportar a Venezuela desde el año pasado, de modo que si han podido abastecer al mercado es porque tenían esos excedentes de inventario, sumado al hecho que no han podido llegar a todos sus clientes, en especial los del norte y suroriente del país.

Donde sí se reportan grandes pérdidas es en los mercados de exportación con los que reemplazaron a Venezuela, sea maquilando marcas, o abasteciendo a clientes institucionales en Guatemala y El Salvador.

“McDonalds es nuestro cliente en Guatemala, y no hemos podido abastecerlos. Todavía tienen inventario, pero se les está acabando, y si no se los podemos abastecer, buscarán cómo surtirse con la competencia. Estamos a punto de perder clientes importantes y estables, lo que nos causará un problema a largo plazo, porque tampoco es fácil sustituirlos”, refirió.

El termómetro de las ferreterías

La gente está gastando en comida y medicinas, y han detenido los proyectos particulares

Las ferreterías son un termómetro muy útil para medir la estabilidad económica del país, porque es muy poco probable que los ciudadanos, las empresas y el Estado se enfrasquen en proyectos de construcción en una situación de volatilidad económica o social.

De ahí que el sector reporte bajas en las ventas, que en algunos casos llegan hasta el 30% y el 50%, explica Edgard Lugo, presidente de la Asociación de Ferreteros de Nicaragua (Afenic).

“La gente prefiere gastar en artículos de primera necesidad y tener su dinero a mano para comprar medicinas y comida. Hemos visto que los proyectos particulares se han detenido”, explica Lugo.

La actitud de los ciudadanos es dar mantenimiento a aquello que es útil y de bajo costo (como reemplazar una bujía descompuesta o tapar una gotera), pero no se van a enfrascar en construir una pared, cambiar la hoja de zinc, y ¡menos! pintar la casa. “De un mes para acá, la actitud que vemos en los clientes es de incertidumbre, y prefieren detener los proyectos”, aseguró.