Política

CSE sigue sin convocar a elecciones

En marzo aumenta presión para cumplir con actividades electorales. “Ya no pueden esperar más”, advierte expresidenta del CSE

A ocho meses de las elecciones nacionales que deberían realizarse en noviembre, el Consejo Supremo Electoral (CSE) sigue sin convocar a los comicios, y a estas alturas del año, la falta de esa convocatoria ya amenaza el cumplimiento de diferentes etapas del proceso electoral, que luce bastante retrasado en comparación con los calendarios de elecciones anteriores.

El artículo 4 de la Ley Electoral vigente establece que el CSE elaborará el calendario electoral “en consulta con las organizaciones políticas que gozan de personalidad jurídica” y “con la debida antelación para cada elección”, pero a esta fecha ni siquiera se ha realizado tal consulta.

“Es cierto que la Ley Electoral no establece un plazo específico para que el Consejo haga la convocatoria”, afirma la expresidenta del CSE, Rosa Marina Zelaya. Sin embargo, la exfuncionaria advierte que “es evidente que con los tiempos que ellos mismos han manejado en el pasado, están retrasados con las fechas”.

Además, Zelaya indica que a partir de este mes, la falta de la convocatoria incrementa la presión para que puedan cumplirse las actividades electorales cuyos plazos sí están fijados específicamente en la Ley y para las cuales “el tiempo se les está agotando”, de manera que la convocatoria ya no debería postergarse más.

Históricamente, el CSE ha realizado la convocatoria electoral y la publicación de su calendario correspondiente en el último trimestre del año previo a las votaciones.

Para las elecciones generales del 2011, por ejemplo, el calendario definitivo se publicó el 16 de noviembre de 2010 y para el 1 de marzo siguiente ya se había cumplido con el registro de la constitución de alianzas y partidos políticos que participaron en el proceso. Hoy, en cambio, ni siquiera se conoce el borrador de un calendario.

Plazos se reducen

De acuerdo con la Ley Electoral reformada en mayo de 2012, el plazo específico más temprano en el proceso corresponde a la instalación de los Consejos Electorales Regionales y Departamentales (CER y CED), que según el artículo 16 debe realizarse “al menos cinco meses antes del día de la votación” y para la cual los partidos presentan una propuesta de ternas aproximadamente un mes antes.

Sin embargo, Zelaya argumenta que “eso no significa que se espera hasta ese momento (para realizar la convocatoria), porque previo hay otra serie de actividades preliminares implícitas, aunque la Ley no especifique fechas”.

Además de la elaboración del borrador, consulta, aprobación y publicación del mismo calendario electoral, esas actividades incluyen la publicación de normativas públicas e internas, y en elecciones anteriores, la instalación de los CER Y CED también ha estado precedida por la inscripción y aprobación de las alianzas y partidos políticos; el registro, subsanación, impugnación y publicación definitiva de los candidatos a presidente y vicepresidente de la República, e incluso la presentación y registro provisional de candidatos a diputados nacionales y departamentales ante la Asamblea Nacional y el Parlamento Centroamericano, que en el 2011 se realizaron entre marzo y mayo.

El abogado y exdiputado liberal José Pallais asegura que “desde la Coalición Nacional por la Democracia (que aglutina a los principales partidos de la oposición y organizaciones cívicas) hemos interpretado que el Consejo y el Frente Sandinista no han querido someterse a este escrutinio previo para no evidenciar en forma activa su voluntad de fraude”.

Aunque fue débil, la expectativa más reciente de un cambio en el CSE fue sepultada el pasado 18 de febrero, con el nombramiento de Norma Moreno Silva y Mayra Salinas Uriarte como las dos nuevas magistradas propietarias del CSE, a propuesta del comandante Daniel Ortega. Seis candidatos presentados por la oposición no tuvieron posibilidades para optar al cargo.

Según Pallais, precisamente la “voluntad de fraude es evidente por cuanto los cambios que se han dado (en el CSE) no han significado una mejoría en la calidad de los magistrados y más bien se ha profundizado el control absoluto del partido en el gobierno sobre la autoridad electoral”.

Moreno y Salinas se integraron al CSE hace dos semanas y se esperaba que al completar a sus magistrados con su llegada, el tribunal electoral realizara la convocatoria, pero esta sigue pendiente.

No se convoca para “capear” crisis

Entre la oposición se advierten varios motivos por los cuales el CSE no convoca a los comicios.

Pallais estima que el tribunal electoral pretende dar ventaja al Frente Sandinista, porque mientras este “se organiza y se prepara en plena comunión con el Consejo”, se apuesta a que los partidos de oposición “se descuiden y se encuentren mal preparados o lo hagan en forma tardía, permitiendo al Consejo bloquear su participación”.

Según el exdiptado, “el Frente tiene meses de estarse preparando (para las elecciones) incluso ha realizado ensayos de votaciones, seminarios y talleres en forma conjunta con las estructuras del gobierno, del partido y del mismo Consejo”.

Además, indica que “Ortega ha mandado señales a algunos países sobre la observación internacional, pero ha encontrado una férrea oposición de parte de la primera dama (Rosario Murillo, que se dice aspira a figurar en la fórmula presidencial del FSLN) y del equipo de la misma”.

“Buscan ganar tiempo para que si llegara a darse la observación, esta sea limitada en el tiempo y en su tamaño, en otras palabras que si deben permitirla se vuelva irrelevante”, considera Pallais.

La presidenta del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Ana Margarita Vijil, coincide en que el CSE no convoca a las elecciones, porque el gobierno de Ortega y Murillo sabe que se expondría inevitablemente a la “lupa internacional” de instancias como la Organización de Estados Americanos (OEA), que —subraya— ya no cubre a regímenes populistas como en el 2011, cuando su exsecretario general José Miguel Insulza “se hacía de la vista gorda con los abusos de los gobiernos del Alba, patrocinados por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.

Vijil también cree que la convocatoria para las elecciones “sacudiría el avispero” por la candidatura a vicepresidente dentro del FSLN, donde a pesar de las aspiraciones de la primera dama Rosario Murillo, ella no goza del consenso de la cúpula partidaria.

Una tercera razón, según Vijil, es que en su estado actual el mismo CSE es incapaz de operar, porque el FSLN lo ha inutilizado a nivel técnico.

“Es un Consejo infuncional”, asegura. “En realidad no hay un equipo capaz de asumir las elecciones, precisamente porque no ha habido cambios en busca de su calidad profesional, sino de control partidario y el FSLN también sabe que tiene pendiente dar señales de un cambio democrático que no puede hacer”.

Menos tiempo para verificación y cedulación

Aunque para las elecciones del 2011, el Consejo Supremo Electoral (CSE) convocó desde noviembre del año anterior, para entonces también se advirtió la presión sobre varias fechas y el plazo escaso para actividades clave como la verificación ciudadana y la cedulación en los municipios.

La convocatoria de aquellos comicios, realizada con un año de anticipación, no estableció, por ejemplo, las fechas precisas para la introducción de impugnaciones ni para la inscripción de fiscales electorales y también obvió las pruebas técnicas en el Centro Nacional de Cómputo.

Tras las elecciones nacionales del 2006, el estadounidense Centro Carter recomendó ampliar el período para la cedulación en los municipios, que aquel año fue de 68 días, comprendidos entre la instalación de los Consejos Electorales Municipales (CEM) y el último día para solicitar el documento de identidad, fijado en 90 días antes de la votación según la Ley Electoral. Sin embargo, para el 2011 el mismo plazo se redujo de 68 a 49 días.

Igualmente, se redujo el tiempo para la verificación ciudadana, que de dos fines de semana en el 2006 se limitó a uno en el 2011 y para este año ni siquiera aparece incluido en el presupuesto de más de mil millones córdobas de dólares asignados al tribunal electoral.

“Ya se están tardando (con la convocatoria)” subraya la expresidenta del CSE, Rosa Marina Zeleya. “Yo antes dije que aún había tiempo, pero ahora —advierte— el tiempo para cumplir de forma adecuada y armónica los plazos establecidos por la misma Ley Electoral se han acortado”.

Más en Política

Send this to a friend