Nación

Propaganda hasta en libros de texto de primaria y secundaria

Culto a Ortega en la escuela

Educación

Ley electoral prohíbe propaganda partidaria en escuelas, pero FSLN inunda los colegios públicos



La sirena del megáfono pone en alerta a los estudiantes del turno vespertino del colegio Maestro Gabriel de Managua. Guardan la compostura y luego salen en fila hacia el patio polvoso. Practican un simulacro ante la actividad sísmica registrada en los últimos meses. Es una orientación del gobierno del comandante Daniel Ortega cuya autoridad se siente cercana en estas aulas de clases: centenares de papeletas con su figura proliferan en pilares, puertas, paredes y armarios. El lema partidario “Vamos Adelante” acompaña la pancarta que exhibe con la mano en alto al mandatario sandinista. La pintura azul y blanco del edificio se distingue apenas por los espacios que deja este tapiz rosado chicha. Algunos estudiantes dicen sobre la propaganda partidaria del FSLN, con timidez, “está bueno”. Otros disimulan el silencio con una risita.

El director del colegio Maestro Gabriel, Francisco Ávalos, considera que las papeletas partidarias en las aulas son el reconocimiento de la comunidad educativa “a la preocupación” del gobernante por la “educación gratuita y de calidad”. En la oficina del director hay un afiche de Sandino, una pegatina que insta a votar en la casilla dos, otros símbolos del Frente Sandinista y la omnipresente efigie del Comandante Ortega. Ávalos defiende el ornamento partidario con vehemencia pese a que existe un Decreto vigente, dictado el 20 de julio de 1979, que prohíbe “colocar en lugares públicos fotografías de funcionarios al servicio de la Patria”.

El Decreto fue dictado un día después de la caída de la dinastía somocista. La Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional (de la que formaba parte el comandante Ortega) tuvo como prioridad acabar con el culto a la personalidad de los Somoza. Por eso emitió este “Decreto No 2 – prohibición de Monumentos, nombres, fotografías, afiches, etc.”.

“Inmediatamente la Revolución prohíbe que se utilicen los símbolos somocistas e incluye un inciso, el D, que dice que se prohíbe colocar en lugares públicos fotografías de funcionarios al servicio de la patria. Lo mismo que designar con sus nombres obras al servicio del pueblo”, recuerda Carlos Tünnerman, Ministro de Educación durante los años de 1979 a1984. “El espíritu de la Revolución era dejar de una vez y para siempre de lado el culto a la personalidad, y por eso prohibía fotografías de los servidores públicos”.

Ortega y Murillo vigilan a maestros

Confidencial recorrió varios colegios de Managua. Ingresamos a los centros educativos que nos permitieron el pase: ‘Cervantes’, ‘Fernando Gordillo’ y ‘Benjamín Zeledón’. Encontramos afiches del comandante Ortega y la primera dama Rosario Murillo que datan desde 2013. En el Maestro Gabriel fue donde había más abundancia de retratos.

“Es respeto porque es tu Presidente, el mío y el de ellos (alumnos). Nosotros lo que hacemos es elevar o mostrar la imagen de nuestro Presidente y de esa manera demostrar nuestra fidelidad a él”, justificó Juan Ramón Meza Mantilla, profesor de Educación Física del colegio Maestro Gabriel, quien codirigía el simulacro.

En el colegio Benjamín Zeledón un retrato de Rosario Murillo está pegado en la biblioteca, sobre un cúmulo de libros de texto. Las pizarras de las aulas estaban encabezadas con la frase “Año de la Buena Esperanza”, el nombre que lleva la “Estrategia de Comunicación” ideada por la Primera Dama para 2016. En los murales dedicados al centenario de muerte del poeta Rubén Darío estaba también la figura del comandante Ortega.

Afiches roídos del mandatario estaban en algunas aulas del colegio Fernando Gordillo, ubicado en el Barrio Altagracia. Igual en otras escuelas. La presencia de su imagen no se repite en todas las aulas como en el Maestro Gabriel, aunque la regla fue encontrar los retratos en cada dirección y subdirección visitada. Directores y directoras trabajan bajo la mirada fija y atenta de la pareja gobernante.

“La verdad es que el Presidente de la República es el comandante Daniel Ortega, y obviamente es un reconocimiento a su autoridad como la ha habido con otros presidentes”, afirma el diputado José Antonio Zepeda, secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (ANDEN). “Siempre ha habido ese reconocimiento, así que no veo ninguna propaganda, porque es el Presidente de este país”, remarca.

“Incluso —compara Zepeda—en todas partes del mundo, en todas las entidades públicas, preside la imagen del Presidente”. Sin embargo, el ex ministro de educación Tünnerman sostiene que el espíritu del Decreto 02 de 1979 se extiende no solo a los edificios propiedad del Estado sino a la vía pública, donde las gigantografías del comandante Ortega se alzan en medio de los ‘Árboles de la Vida’, obras metálicas impuestas por Rosario Murillo.

“Eso es lo que se llama el afán de protagonismo, el culto a la personalidad, que precisamente la Revolución con sus primeros decretos quiso erradicar”, afirma Tünnerman.

Ley electoral prohíbe propaganda

Una estudiante del colegio ‘Fernando Gordillo’ de Managua. La figura del comandante en las aulas. Carlos Herrera/Confidencial
Una estudiante del colegio ‘Fernando Gordillo’ de Managua. La figura del comandante en las aulas. Carlos Herrera/Confidencial

El ex ministro de Educación señala que los afiches en los colegios también violan la Ley Electoral. Aunque el Consejo Supremo Electoral (CSE) no haya publicado el calendario para los comicios, la campaña política del mandatario ha arreciado en los recintos escolares —dice Tünnerman—pese a que el artículo 107 prohíbe el uso de bienes propiedad del Estado para fines de propaganda política.

“En Nicaragua la ciudadanía se adquiere a los 16 años. En consecuencia, los alumnos de cuarto y quinto año andan por esa edad (…) se está dirigiendo esa propaganda a esos futuros votantes”, valora Tünnerman.

El director Ávalos, del maestro Gabriel, tiene otra versión. Primero se acomoda la gorra anaranjada del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) que porta, se ubica al lado del afiche del comandante Ortega para decir frente a la cámara de televisión: “La educación está en manos de alguien que se preocupa por los nicaragüenses, de tal manera que nosotros tenemos que darle gracias a ese comandante que tenemos para seguir avanzando en este país”.

Sin la preocupación del mandatario sandinista, el índice de analfabetismo en Nicaragua sería “súper elevado”, los niños “no tuvieran merienda escolar” y estarían “desnutridos”, alega Ávalos. “Y ese déficit de aprendizaje de las niñas y niños nicaragüenses ya lo tuvimos en los años que estuvieron mandando los gobiernos neoliberales. El comandante da educación gratis y de calidad, está preocupado por la niñez y la juventud”, justifica el director del Maestro Gabriel.

La gratuidad de la educación fue establecida en Nicaragua por primera vez por la Constitución de 1893, en tiempos de José Santos Zelaya. En la Constitución de 1987 y sus sucesivas reformas, ello se ha mantenido invariable, con la excepción de que la primaria es obligatoria y la secundaria no.

“Esto revela la ignorancia que existe aún entre nuestros maestros…”, lamenta Tünnerman. “La gratuidad de la educación no es algo que se deba a la administración de Ortega, viene desde muchos años atrás. Lo que el gobierno hace no es con dinero de Ortega. Lo que el gobierno hace es con el dinero de todos los nicaragüenses que pagamos impuestos y los estudiantes deberían agradecerle al pueblo”, explicó.

El ex ministro de Educación menciona que durante su periodo destacaba a la comunidad y no al Estado, cuando ejecutaban obras en colegios e institutos. “No había placas con mi nombre (…) Entonces, ¿estamos viviendo una segunda etapa de la Revolución si hay culto a la personalidad? Estamos haciendo cosas contrarias al espíritu que inspiró los primeros años de la Revolución. Es una involución de la Revolución”.

Propaganda también en libros de texto

En los libros de texto de primaria y secundaria se destacan los programas sociales del gobierno.
En los libros de texto de primaria y secundaria se destacan los programas sociales del gobierno.

“Lucía y Luis Manuel son hermanos. Nacieron en una comunidad cerca de Estelí. Les encantaba ir a la escuela. Caminaban cinco kilómetros para llegar a ella, eso no les importaba: lo que querían era superarse”. Esta es la introducción a un diálogo en el libro de tercer grado de Convivencia y Civismo, que el Ministerio de Educación proporciona en los colegios públicos.

— Todos somos capaces de realizar un esfuerzo dependiendo de nuestros intereses y aspiraciones — dice Luis Manuel.

— Ahora el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha restituido nuestros derechos y por eso tenemos educación gratuita — responde Lucía.

— Es cierto, en mi escuelita no pagamos nada, nos han dado paquetes escolares solidarios, libros de texto, comemos la merienda escolar y todos nos sentimos contentos — agrega Luis Manuel.

Los libros de textos están plagados de propaganda del gobierno del comandante Daniel Ortega. Ya sean los de primaria o los de secundaria. En ellos hay loas a los programas sociales (Hambre Cero, Calles para el Pueblo, etc.) y un recuento de los “logros” de la Administración sandinista. El libro Ciencias Sociales Para Séptimo Grado destaca el “nuevo modelo de desarrollo: poder ciudadano, poder del pueblo”. En lo económico el dosier sostiene que la alianza entre el gobierno y el sector privado “es decisiva para mantener la estabilidad nacional”.

Otro libro titulado “Nueva Historia de Nicaragua”, cuyo autor es Clemente Guido Martínez, le da preponderancia a la figura del comandante Ortega. “Uno de los principales logros de la política exterior fue el ingreso de Nicaragua en enero de 2007 al ALBA”, reza. El libro pasa revista rápida a los “gobiernos neoliberales” y aúpa la figura de la mujer en la política nacional; en las páginas pueden encontrarse a la comisionada Aminta Granera, a la magistrada Alba Luz Ramos, a la expresidenta del Parlamento Miriam Argüello, a la alcaldesa de Managua Daysi Torres, y en una foto grande y notoria a Rosario Murillo, quien es presentada a los estudiantes como “estratega de la política de comunicación y protagonismo ciudadano y promotora del 50% de espacio efectivo para las mujeres”. Sin embargo, en el acápite sobre las mujeres, no hay ninguna mención a la ex presidenta Violeta Barrios, que ha sido la primera (y única) Presidenta de Nicaragua, luego de vencer en las urnas, precisamente al comandante Ortega.

Propaganda del canal

Los libros cuentan la historia de la Revolución Sandinista y hasta del proyecto del Canal Interoceánico. En una suerte de versos, el libro de Lengua y Literatura de primer grado pinta así el proyecto del empresario chino Wang Jing:

En Nicaragua se construirá un canal.
Iniciará en el río Brito y llegará hasta el
río Punta Gorda.
El canal será fuente de trabajo y
progreso.
¡Viva el canal!
¡Viva el progreso!
¡Viva Nicaragua!

Cabnal (Medium)La doctora Josefina Vijil, experta en educación del Centro de Investigación y Acción Educativa Social (CIASES), advierte que el sistema educativo no está hecho, aunque ha sido utilizado en reiteradas ocasiones a lo largo de la historia, como una correa de transmisión para legitimar el poder político de turno. “Eso no es legal, no es constitucional… está atentando en contra de la calidad de la educación, porque la educación no es propiedad de un gobierno, es propiedad del pueblo de Nicaragua y es el país quien la tiene que construir”, explica Vijil, en referencia a la propaganda política que copa los libros de textos.

Para esta experta que forma profesores en una normal privada -ya que está vetada oficialmente por emitir sus críticas y sugerencias- el gobierno tergiversa “completamente el sentido de la educación”. La asignatura de Estudios Sociales es el espacio de aprendizaje en el que los estudiantes necesitan desarrollar pensamiento crítico, conocer el método del historiador, aprender a comprender, y el fondo y la forma de los textos, hacerse una idea de lo que pasa, plantea Vijil.

Los maestros, el punto débil

Un maestro del turno vespertino del Maestro Gabriel imparte clases. Carlos Herrera/Confidencial
Un maestro del turno vespertino del Maestro Gabriel imparte clases. Carlos Herrera/Confidencial

 

Varios maestros consultados por Confidencial revelaron que todos los últimos viernes de cada mes asisten a los Talleres de Evaluación, Programación y Capacitación Educativa (TEPCE). En repetidas ocasiones la vocera del gobierno, Rosario Murillo, se comunica directamente con ellos por medio de una frecuencia de radio. “Ella nos orienta cómo trabajar, nos pide reportes de nuestro trabajo”, cuenta una maestra, que pidió mantener en reserva su nombre por temor a represalias,

El control partidario que los directores ejercen a veces influye en los contenidos. Otra profesora recuerda que su superior la obligó a suprimir de la clase la lección sobre Zelaya. “Con sus temas en las clases, los del Frente, no hay una disposición especial para enseñarlos, pero si los omitís te metes en problemas”, narra.

A la doctora Vijil lo que más le preocupa son los docentes y su formación en las normales. Según esta experta, el problema de la calidad educativa es un círculo vicioso.

“Hablamos de programas de mala calidad, de profesores que no son formados adecuadamente, sin materiales suficientes para enseñar, con libros de textos que no los están ayudando, que más bien provocan déficit en el aprendizaje. Los maestros que dan clases ahora, fueron formados en ese sistema y reproducen sus carencias”, analiza la investigadora de CIASES.

Un estudiante que no aprendió a leer comprensivamente, entra a la Escuela Normal, y va a dar clase de primer grado, reproduce la carencia. Vijil enfatiza que para romper “ese círculo vicioso” resulta indispensable centrarse en los profesores. “Necesitamos esmerarnos en la formación de docentes, que compense lo que la secundaria no logró hacer: en lectura, en escritura, en pensamiento matemático, en método para investigar, en método científico, etc.”, enumera.

Vijil lamenta que Nicaragua no avanzará porque cada gobierno que llega elimina las políticas educativas de quien le antecedió. “Así no se puede construir conocimiento”, acota.

“Miguel de Castilla había impulsado una cosa muy adecuada para la educación, y que apoyamos desde la Sociedad Civil, que era la batalla por el primer grado, pero cuando salió del Ministerio, apareció el plan decenal que nunca nació y adiós batalla por el primer grado… Ahora hay una batalla por el sexto grado que nadie está claro qué significa”, anota Vijil.

Mientras, los nuevos libros de primaria traen otros pasajes de personajes como doña Lupe, quien está encantada porque “ahora el Gobierno de Reconciliación Nacional le construyó una casa, le dio zinc y la benefició con el Programa Hambre Cero…”.

“Cuando te centras en legitimar las ideas del poder de turno, dejas de responder a los objetivos y los fines de la enseñanza de las ciencias sociales”, sentencia Vijil.

En el colegio Maestro Gabriel, uno de los más grandes de Managua, estas observaciones tienen sin cuidado al director Ávalos. Pone la gorra del Sinapred en el escritorio, seca el sudor de la frente y contesta el celular.

–“A este simulacro vinieron tres compañeros policías, en este turno participaron 240 estudiantes, y tres profesores. Todo en orden”, reporta el director Ávalos. “Es la gente del Ministerio, tenemos que informar todo a las autoridades, porque así hay orden. Está duro el trabajo”, explica Ávalos. “Pero todo es por el bien de los muchachos, con esto de los sismos y por la preocupación del Comandante”, justifica.


10 Comentarios


  1. Los nicas son esclavos del Frente y al que no le guste, que se vaya. Si la ley prohibe retratos de miCo mandante y su elegantisima chamuka, pues hay que cambiar la ley. Sin duda ver al trompis inspira a la juventud a se como el: iletrado, moclin y dictador.

  2. El Buitre del Carmen
    nunca fue a la escuela
    le tiene horror a la tiza
    y al borrador.

    II

    Por eso mejor manda
    fotos para que no
    le pregunten la
    leccion.

    Agur.

  3. Muy Bien dicho Diva es gratuito por el pago de los impuestos de nosotros los asalariados que gananamos mas de C$ 9,000.00 mensuales, del impuesto de la cerveza, el licor, el cigarro, arroz, por eso es gratuito el estudio porque nosotros mismos pagamos..

  4. La educación es gratuita porque el pueblo es el que la paga…no la paga Ortega.parece que estamos en Corea del norte. Ese culto a la personalidad es un abuso a la ley….al dinero del pueblo…y querer adoctrinar a niños y jóvenes….y que maestros MAS SRRVILES ..EL POBRE POR MANTENER ESE CARGO…HABLA COMO SI EL INSCONTITUCIONAL FUERA DIOS…
    ES UN CIRCO.

  5. Por eso el pais esta como esta un monton de borregos,en las instituciones gente inepta maleducada un monton de magistrado ineptos y corruptos que se puede esperar si el bachi solo sabe robar,mandar a golpear a aquellos que no compartan su ideologia,etc. Todo esto me recuerda al dictador enano de corea del norte hay de aquel que desobedesca al enano directo al paredon de fusilamienti. Igualito esta pasando en nicaragua con la dictadura de Daniel ortega y la bruja de su mujer.

  6. Pero esto va a seguir así, el pueblo de Nicaragua está viendo la involución educativa. No tenemos un estado de derecho, soltaron a las calles 8 mil delincuentes (digo delincuentes porque cometieron delito, delinquieron), malversan el dinero que quitan con impuestos y multas al pueblo, enriquecimiento ilícito del Presidente, Una primera dama que se toma atribuciones que no le corresponden, la falta de nivel académico del presidente que no le permite dar ruedas de prensa, ni dar la cara por los señalamientos que le hacen por violentar la constitución y las leyes, no puede, su bajo nivel académico no se lo permite y por eso es que la primera dama agarra las riendas. Nicaragua es un caos. Seguirá la propaganda para votar por la casilla 2 ( Somoza 2). Es un segundo Somoza el que tenemos como gobernante. Partidos políticos divididos por un lado, Sociedad civil, por otro lado. Cuando Doña Violeta ganó fue porque se unieron todas las fuerzas políticas y sociales del pueblo. No le veo cambio a Nicaragua ni en lo social, ni el político, ni en lo económico, seguiremos viendo esas imágenes que no son agradables a la vista por sus vestimentas, sus colores, la presentación deja mucho que desear. Solo nos quedaremos haciendo comentarios hoy, quizás mañana ni podamos eso.