Nación

Carlos Tünnermann, miembro de la Alianza Cívica, expresó que en los procesos judiciales no se han respetado las leyes

Daniel Ortega miente a OEA sobre presos políticos

presas políticas

Presos políticos en La Modelo y el nuevo Chipote se ponen en huelga de hambre para exigir el respeto a sus derechos humanos



El dictador Daniel Ortega mintió a la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA), al afirmar que “a su entender las personas detenidas” (presos políticos) durante estos casi diez meses de protesta, “han sido objeto del debido proceso” y por lo tanto merecen estar encarcelados.

A juicio de Carlos Tünnermann, educador y miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, lo dicho por Ortega carece de veracidad, pues en Nicaragua “cualquier jurista que haya observado el desarrollo de los procesos judiciales”, puede corroborar de que dichos juicios no han sido ejecutados conforme a lo que dictan las leyes nacionales.

Gonzalo Koncke, encargado de la misión de la OEA, visitó Nicaragua de forma sorpresiva para reunirse con el Gobierno de Ortega y Rosario Murillo. El alto funcionario de la OEA llegó el miércoles por la noche a Managua, salió el jueves de su hotel sin responder las consultas de los medios de comunicación, y al volver portaba un documento con el logo de la Cancillería de la República, pero tampoco dio detalles, partiendo al día siguiente.

“La Constitución Política dice que los juicios penales deben tener audiencias públicas, y aquí hemos visto que solo permiten la entrada a los abogados. A los medios independientes y a los familiares les niegan la entrada. Y cuando han permitido el paso de algunos, solo es por unos cuantos minutos, que alcanzan apenas para un abrazo”, sostuvo el educador.

Anomalías contra detenidos

Los abogados que defienden a los presos políticos han revelado anomalías que se cometen con los ciudadanos detenidos, que van desde juzgarlos lejos de su jurisdicción hasta ofrecer testigos que llegan a leer todo su testimonio en un proyector.

Para Gonzalo Carrión, director jurídico del Cenidh, el hecho de que el poder judicial niegue la entrada a los defensores de derechos humanos, familiares y medios de comunicación independientes, deja en evidencia que esconden mucho y temen que ante la presencia de periodistas, los acusados puedan animarse a tomar la palabra, que es parte de su derecho, y denuncien cualquier tipo de maltrato o violación a sus derechos humanos.

“Los medios independientes tienen información de cómo en realidad sucedieron los hechos. Incluso podrían desbaratar la farsa y la mentira de los procesos. Por eso es que el Poder Judicial, tiene mucho que esconder”, insistió Carrión.

Hasta el 15 de febrero de 2019, el Comité Pro Liberación de Presos Políticos, maneja una lista preliminar de desaparecidos y detenidos de al menos 777 ciudadanos. A pesar de que Ortega abrió una ventana de diálogo con la OEA, continúa sin ceder ni responder a las propuestas realizadas por la oposición y organismos internacionales.

La ruta de un diálogo

Los simpatizantes de Ortega han empezado a compartir tweets con imágenes del gobernante sandinista y con mensajes que invitan a pensar de que el régimen podría retomar el diálogo, siempre y cuando este sea “afectuoso” pues “garantiza la paz y tranquilidad”.

Las imágenes excluyen los colores rojinegros de la bandera del partido de Gobierno. No tienen la típica letra oficialista y el azul y blanco abunda en los afiches.

A juicio de Eliseo Núñez, exdiputado opositor y abogado, si Ortega quiere retomar el diálogo, primero debe permitir que exista libertad de expresión irrestricta en Nicaragua, es decir, que 100% Noticias esté abierto, que el papel para los periódicos entre a Nicaragua, que los periodistas exiliados regresen al país, y que cese el acoso para los hombres y mujeres de prensa.


“En segundo lugar debe ocurrir la liberación de los presos políticos y en tercer lugar el cese absoluto del estado policíaco. Ortega tiene que permitir la movilización, meter a la Policía a sus cuarteles y dejar de reprimir a la gente, de secuestrar gente. Esas podrían ser las principales condiciones para sentarte a un diálogo”, opinó el exdiputado.

“Es bueno repetir lo que todos pensamos y decimos todos los días. No se puede iniciar ninguna negociación con rehenes: todos los presos y presas políticas deben ser liberados. No se puede iniciar ninguna negociación con represión y sin las libertades esenciales de expresión y movilización. Deben asegurarse las libertades de los nicaragüenses y debe cesar la represión”, manifestó la exguerrillera sandinista e historiadora, Dora María Téllez.

Presos políticos en huelga de hambre

Al menos dos grupos de presos políticos se declararon en huelga de hambre en protesta contra los malos tratos que reciben de las autoridades, informó este viernes la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Los reos “le han pedido a sus familiares que no les lleven alimentación, porque están cansados de que se les estén violando sus derechos”, dijo el secretario ejecutivo de la CPDH, Marcos Carmona, en un conferencia de prensa.

Según la CPDH, los presos exigen que se les respeten garantías de ley, como poder comunicarse con sus abogados defensores o su derecho a recibir visitas, que actualmente “se las cancelan de manera arbitraria”.

El grupo de detenidos en las nuevas instalaciones de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía de Nicaragua, al suroeste de Managua, inició la huelga de hambre el jueves, y el otro, que está en la cárcel “La Modelo”, en la ciudad de Tipitapa, situada al este de la capital, lo hizo el miércoles.

Carmona anunció que la CPDH tomará acciones legales contra las autoridades de Nicaragua que practiquen malos tratos contra los presos políticos.

“Ya no podemos, nosotros, como CPDH, solamente estar denunciando, también vamos a tomar acciones contra estos funcionarios que están violando y abusando de su autoridad, cometiendo prevaricato, abusando de sus funciones, esto no puede seguir”, dijo el secretario ejecutivo de la organización, Marcos Carmona, en conferencia de prensa.

Carmona reconoció que difícilmente los procesos contra las autoridades serán admitidos por el sistema de justicia de Nicaragua, pero insistió en que la CPDH no seguirá limitándose a denunciar. “Instamos a los familiares a ver acciones que vayan encaminadas a la judicializar a estos malos funcionarios, que creen que están por encima de la ley desde hace mucho tiempo”, resaltó.