Nación

Diáspora nicaragüense se consolida

“Demandamos una Navidad sin presos políticos”

Masacre

Owaldo León: “Ese es uno de los requisitos para hablar de cualquier otro cambio en Nicaragua”



Para el especialista en relaciones internacionales y miembro de la Coalición por la Libertad en Nicaragua, Owaldo León, al régimen de Daniel Ortega le “tocará aceptar” que la liberación de los presos políticos es una de las principales demandas “para poder hablar de cualquier otro cambio en Nicaragua”.

“Este fue uno de los puntos principales (en la agenda de la diáspora nicaragüense este fin de semana) y la conclusión a la cual llegamos al finalizar el foro”, dijo León al programa televisivo Esta Noche.

Este fin de semana, más de 150 nicaragüenses de diferentes organizaciones sociales radicadas en Estados Unidos, Costa Rica y Europa se reunieron en Washington para plantarle cara al régimen orteguista desde el exterior. Hasta el momento, solo han difundido una declaración que se leyó el sábado, al finalizar la actividad, donde exponen un plan de acción que “responde a las realidades de cada grupo autoconvocado”.

“Necesitamos un plan de acción donde se adopten sugerencias para llevar adelante una salida constitucional al régimen y también la necesidad de intercambiar información entre los diferentes grupos, así como fortalecer las relaciones entre los grupos que están en Estados Unidos como en otros países”, manifestó el especialista.

La coalición de nicas en el extranjero también respalda a la Unidad Nacional Azul y Blanco, un bloque que abarca a movimientos sociales surgidos a partir de abril con el fin de exigir una salida pacífica a la crisis de Nicaragua que el 19 de noviembre cumplirá siete meses.

El trabajo de la diáspora nicaragüense, además del cabildeo político, consiste en crear “una plataforma” para las diferentes agrupaciones sociales que permanecen en el exterior.

“A nivel de dirección existen buenos contactos y personas que están haciendo un gran trabajo de cabildeo con diferentes sectores”, agregó Owaldo León.

Otro grupo de nicaragüenses radicados en EE. UU. también han implementado campañas donde exhortan a empresas estadunidenses a no realizar negocios con instituciones “manchadas de sangre de nicaragüenses”. Según una carta escrita por un grupo de nicas en Estados Unidos, el Ejército de Nicaragua es “cómplice” por “proporcionar armas de guerra a las fuerzas armadas irregulares y, en muchos casos, se unen a estas fuerzas irregulares para matar a civiles”.

A pesar que el régimen de Ortega ha tachado de injerencista a a todos los organismos internacionales que le han demandado un cese a la represión, la diáspora nicaragüense ha manifestado que su trabajo “no es injerencista”, sino “un derecho que tenemos como nicaragüenses y de estar al tanto de lo que sucede”.