Política

Nicas se movilizan en Estados Unidos y protesta en Washinghton

Demandan a OEA debatir sobre la matanza de Ortega

Demandan a OEA

Costa Rica, México y Estados Unidos, denuncian la masacre.



Washington, Estados Unidos (Enviado especial)-. Belinda Peña no durmió la noche de este sábado. A las dos de la madrugada partió desde el Estado de Nueva Jersey hacia Washington. Antes de dejar su casa, se aseguró de montar en el vehículo la pancarta que había preparado. “Stop Genocide in Nicaragua”, reza la cartulina blanca que la mañana de este domingo alzó frente a la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), durante la víspera de la inauguración de la 48 Asamblea General de este organismo hemisférico.

Peña se unió a la caravana de compatriotas que salió desde la ciudad de Nueva York, cuyo destino fue la calle 17, Avenida Constitution de la capital estadounidense. Más de una treintena de nicaragüenses se plantó en la entrada principal de la OEA para exigir que la masacre perpetrada por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo sea incluida en la agenda que discutirá la Asamblea General.

“Desde las dos de la mañana estamos viajando para hacer una representación del pueblo nicaragüense ante la OEA, para que seamos incluidos en la agenda”, dijo Peña, a las nueve de la mañana hora de Washington. “Queremos que el Gobierno de Ortega sea reconocido como un gobierno dictatorial, que está matando cada día como pasa en Venezuela”, agregó la mujer que vive en Estados Unidos desde hace 25 años.

No importó el persistente aguacero que empapó Washington este domingo. La diáspora nica permaneció por varias horas en las afueras del edificio “Casa de las Américas” gritando consignas: “Eran estudiantes, no eran delincuentes”, “Ortega y (Luis) Almagro son la misma cosa”.

“Le pedimos a la OEA la condena  de la dictadura Ortega-Murillo. Exigimos a los cancilleres de América Latina que condenen la represión y que pidan la dimisión de ellos. ¡Que deje al pueblo en paz!”, clamó Eduardo Salgado, emigrante nicaragüense.

Mientras los nicas sostenían su protesta bajo la lluvia en las afueras del edificio de la OEA, dentro se realizaba el “Diálogo de las organizaciones de la sociedad civil y otros actores” con miembros de los representantes de los Estados Miembros del organismo. Una actividad previa a la inauguración de de la Asamblea General que será instalada este lunes.

El tema de Nicaragua no está previsto en la agenda preaprobada por la OEA. Fuentes diplomáticas aseguraron a Confidencial que la masacre de Nicaragua no surgió en los grupos de trabajo previo sostenidos por los miembros del organismo, pero no descartó que pueda ser incluido a última hora ante el “agravamiento de la situación”.

Otras fuentes diplomáticas confiaron que que Canadá podría mocionar el tema nicaragüense previo a la votación de la agenda, y que Brasil podría secundar. Este domingo, durante la reunión con los organismos de la sociedad civil, Costa Rica fue el primer país en referirse a la masacre de abril. La crisis venezolana copará las discusiones.

Costa Rica, México y Estados Unidos

No todos los representantes de los países tomaron la palabra en la reunión con la Sociedad Civil. Entre quienes sí respondieron a los representantes civiles, Costa Rica, México y Estados Unidos se refirieron a la masacre nicaragüense.

“Costa Rica reitera su compromiso con la institucionalidad hemisférica en materia de Derechos Humanos y manifiesta su preocupación por los desafíos en esta materia en la región, en particular por las víctimas de la violencia en Nicaragua”, dijo Epsy Campbell, vicepresidenta y canciller tica.

El represente mexicano, Jorge Lomónaco, dijo en la reunión que tendremos que “trabajar juntos para hacer valer lo que prometimos sobre la Carta Interamericana: Que sean valores, no retórica”.

Carlos Trujillo, embajador estadounidense ante la OEA, recomendó al gobierno de Ortega cumplir las recomendaciones de Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Aseguró que Nicaragua necesita “reformas democráticas”, “rendir cuentas” y “buscar justicia”.

Por su parte, las organizaciones de la Sociedad Civil mencionaron en la reunión la masacre de Nicaragua. “Llamamos la atención sobre la escalada de violencia y represión en Nicaragua. En este país, las fuerzas policiales, así como grupos afines al gobierno están violentando los derechos de los y las nicaragüenses”, sostuvo la Coalición Internacional por los Derechos Humanos de las Américas.

Las organizaciones de derechos humanos del continente se agrupan en coaliciones para poder participar en esta reunión en la OEA. La Coalición Derechos Humanos y Libertades Fundamentales en América enfatizó que “hay graves delitos de lesa humanidad que no pueden quedan impunes ante un diálogo que sólo aspira a que pase la tormenta para mantener el poder”.

Por las organizaciones civiles nicaragüenses asistieron a Washington la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la doctora Vilma Núñez, y la ‘Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia’, compuesta por los universitarios, empresarios y miembros de la sociedad civil.

“Con firmeza y coraje llamamos la atención sobre la escalada de violencia y represión en mi país, Nicaragua, donde las fuerzas policiales, cuyo jefe supremo es Daniel Ortega, con grupos de choque organizados por su gobierno, están violentando los derechos de los y las nicaragüenses”, expuso la presidenta del Cenidh.

Núñez dijo que a la luz de más de cien muertos, y más del millar de heridos, “esta grave situación” no puede obviarse en la agenda de esta Asamblea General. Según ella, deben analizarla y exigir al Estado de Nicaragua el cese inmediato de la represión y el cumplimiento de las recomendaciones de la CIDH en su informe preliminar.

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, estaba en el podio central del evento. No solo la doctora Núñez se refirió de forma directa al uruguayo, quien ha anunciado un proceso de negociación de reformas electorales con el mandatario sandinista.

“Vemos con profunda preocupación la actuación displicente de la OEA. Sus tiempos y la lectura de lo que ocurre en el país no se corresponde con la gravedad de la situación que estamos viviendo”, increpó Guillermo Incer, director del Instituto de Investigaciones y Gestión Social (INGES). “En ese sentido, hemos venido a este Foro no a darle un voto de confianza a la OEA sino todo lo contrario, venimos a decirles que estaremos atentos a todo paso que den, pues no permitiremos arreglos a espaldas de lo que el pueblo de Nicaragua exige y por lo cual mucha sangre se ha derramado”, agregó.

La organización Human Rights Watch emitió un comunicado en el que insta a los ministros de relaciones exteriores de la OEA a discutir la situación nicaragüense. La solicitud fue canalizada a través de la vicepresidenta y canciller costarricense, Epsy Campbell.