Reporte ciudadano

Familia lamentan campaña "inmoral" de difamación

Denuncian a “madre impostora” que negaba la muerte de joven en masacre orteguista

Desde medios oficialistas compartieron el video de una mujer que se hacia pasar por la madre y aseguraba que el joven no había muerto



Familiares de Carlos Alberto Bonilla López, asesinado durante las protestas en Ciudad Sandino el pasado 20 de abril, denunciaron este martes al Gobierno por realizar una campaña de desinformación “inmoral”, al compartir desde uno de sus medios oficialistas un video en el que una mujer se hace pasar por la madre del joven y asegura que el está vivo.

“Es lamentable que la gente se esté prestando a estas infamias apoyando a un partido político antes que a una nación que sufre por la pérdida de tantas personas asesinadas injustamente”, dijo Rigel Bonilla López, hermano del joven asesinado, en entrevista con CONFIDENCIAL.

El joven fue el primero en denunciar el contenido que calificó de “repugnante” y lamentó que “esas barbaridades” fueran publicadas por una página de sandinistas de Nagarote y posteriormente se hayan compartido desde las redes sociales de Canal 8. Sin embargo, el material fue borrado horas después.

El tuit de Canal 8 que luego fue borrado. | Cortesía

“¿Cómo es posible que jueguen con el luto de las verdaderas familias afectadas por la muerte de sus seres queridos?”, cuestionó Bonilla López.

Asimismo, se preguntó “¿cuánto le habrán pagado a esa mujer para mentir?”.

Denuncian ante el Cenidh

Los padres del joven de 17 años también se presentaron indignados ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) para denunciar a la mujer por prestarse a “una campaña de difamación y de mentiras” y al medio de comunicación oficialista por difundir ese video.

El certificado de nacimiento demuestra los nombres de sus verdaderos padres. | Cortesía

Durante su comparecencia presentaron el certificado de nacimiento de su hijo, donde se refleja que Idalia López y Franklin Bonilla son sus verdaderos padres. También mostraron la cédula de identidad de su hijo.

“Es doloroso tener que aclarar que hay personas inescrupulosas que andan haciendo cosas que no se deben (…) no sé de donde esa señora saca tanta infamia para mentir y golpearnos más el dolor que ya sentimos”, declaró su padre.

En el video la supuesta madre de Bonilla llora y pide que no utilicen el nombre de su hijo “para hacerle males al Gobierno”. Según ella el joven se llama José Alberto Esparza, nació en León y vive en Nagarote.

Al respecto, el padre del joven asesinado dijo desconocer “los motivos” para que esa mujer mienta pero pidió que rectifique esa información que circula en redes sociales.

“Estoy indignado, estoy dolido, que nos dejen en paz, que dejen a mi hijo en paz, están ensuciando la memoria de mi hijo”, insistió. “Los muertos sí existen y uno de ellos es mi hijo”, recalcó.

El padre del joven nacido en Bluefields expresó que se está cometiendo un delito grave porque “la usurpación de identidad es penada por  ley”.

“Ella (la señora del video) lo debería de aclarar, incluso yo pido una aclaración del canal que lo transmitió”, exigió Bonilla.

Gonzalo Carrión, director jurídico del Cenidh, lamentó que el Gobierno a través de medios oficialistas estén queriendo manipular a la población.
“Es un delito que medios que son oficialistas aparecen haciendo este espectáculo que redunda en un show criminal, deprimente, y como dice el padre es una infamia”, afirmó.

Piden esclarecer su muerte

Los familiares del joven asesinado, en medio de las protestas, dijeron que las autoridades aún no han esclarecido las circunstancias del hecho, ocurrido cerca de la Alcaldía de Ciudad Sandino.

El certificado de defunción se limita a indicar que el joven falleció por un edema cerebral severo. | Cortesía

En el acta de defunción entregada les indican que el joven falleció por un edema cerebral severo aunque el cuerpo presentaba un impacto de bala en el ojo derecho.

“Queremos que nos digan las verdaderas causas de su muerte y que se castigue a los culpables”, declaró su hermano Rigel Bonilla López.