Nación

Monseñor Álvarez: "Para quedar claro, los que han estado en El Chipote encarcelados saben lo que es estar ahí"

Denuncian “cacería” de jóvenes que luego son encerrados en “El Chipote”

Detenidos El Chipote

Decenas de familiares de Tipitapa, Managua y Sébaco denuncian detenciones ilegales por parte de paramilitares y la PN



Decenas de familiares provenientes de Tipitapa, Matagalpa y Sébaco permanecen en los portones de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) en Managua, a la espera de la liberación de sus seres queridos, detenidos en los últimos días por agentes de la Policía Nacional y paramilitares, en una operación que ellos consideran como una “cacería” de jóvenes y de ciudadanos que apoyaron en algún momento las protestas.

Marily Roque Ordónez, de 27 años, está en las celdas de El Chipote desde el 26 de junio. “José”, un familiar de la joven que prefirió no brindar su nombre, denuncia que Marily fue secuestrada por paramilitares y policías de tránsito en Matagalpa, junto a Solange Massiel Centeno Peña, Francisco Antonio Castro, Roberto José Cruz Altamirano, y Eduardo Manuel Tijerino, todos miembros del Movimiento 19 de abril de dicha ciudad.

A los jóvenes los detuvieron “encapuchados de civil” cuando regresaban de visitar a personas heridas. “Ella (Marily Roque Ordóñez) no es delincuente. Ella es inocente. Los delincuentes andan afuera. Ella es inocente igual que los otros jóvenes y por eso estamos pidiendo justicia”, grita José.

Marily Roque y los otros jóvenes matagalpinos son acusados de un “rosario de cargos”, como señala “José”, entre los cuales están: crimen organizado, narcotráfico, tráfico de armas, secuestro, entre otros.

“José” no es el único que exige justicia para su familiar en la entrada de la DAJ. Decenas de familias provenientes de Tipitapa empiezan a plantarse aquí desde la mañana del lunes 2 de julio. No se moverán hasta que liberen a sus familiares, la mayoría de ellos detenidos desde el viernes 29 de junio en lo que ellos llaman “redadas masivas” realizadas por la Policía Nacional en este municipio. 

Según una activista que ha estado en los tranques de Tipitapa, pero por motivos de seguridad prefiere omitir su nombre, calcula que unos 15 jóvenes, entre ellos menores de edad, fueron secuestrados y llevados a la Dirección de Auxilio Judicial. Algunos de ellos han participado en los tranques, mientras a otros los sacaron de sus casas y sus pertenencias fueron incautadas. 

Mayra Inés Cantón tiene una foto de su hermano de 19 años mientras espera que salga de El Chipote. Cada hora es para ella un suplicio, que es momentáneamente transformado en esperanza cuando llegan delegados de derechos humanos al área. 

Mayra Cantón cuenta que el domingo 1 de julio llegaron a su casa antimotines armados que tiraron gases lacrimógenos y se llevaron a su hermano. También incautaron celulares y prendas.

“Mi hermano nunca anduvo en tranque y la verdad no sé por qué me lo están involucrando en esto, será porque es joven digo yo. Pero esta no es manera”, cuenta.

La escena se repite cada día en El Chipote: esposas, padres, hermanos e hijos permanecen día y noche aquí. A las 11 de la mañana y a las 05 de la tarde hacen fila para entregarle a los custodios el almuerzo o la cena de su familiar detenido. Por la mañanas, miembros de la Alianza Cívica, la Coalición Universitaria o jóvenes autoconvocados llegan a gritar consignas y a protestar junto a las familias. La palabra “justicia” se repite una y otra vez, acompañada de llantos y gritos de indignación.

CIDH y curas logran ingresar a El Chipote

Por la tarde de este lunes, llegó una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) encabezada por la comisionada Antonia Urrejola, quien afirmó a su salida del centro de detención que no se había constatado “casos de tortura” dentro de la Dirección de Auxilio Judicial. 

De igual manera, Urrejola afirmó a los medios de comunicación que se logró con las autoridades de la DAJ el “compromiso” de que los familiares de los detenidos entren a visitarlos en los próximos días. 

Horas después, monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, llegó a la DAJ desde las 05:00 de la tarde acompañado del padre Ramiro Tijerino. A eso de las 08:00 de la noche, ambos salieron y manifestaron que los detenidos se encuentran “regularmente bien”. Afirmaron también que dentro de El Chipote hay 18 jóvenes detenidos de Sébaco y 5 de Matagalpa, miembros del Movimiento 19 de abril de esa ciudad.

Ante la insistencia de la prensa sobre la condición de los detenidos en El Chipote, monseñor Rolando Álvarez se limitó a responder: “Para quedar claro, los que han estado en El Chipote encarcelados saben lo que es estar ahí”.