Confidencial

Denuncian más torturas sicológicas y físicas en El Chipote

Familiares de Wilder García Saldaña esperando su liberación a las afueras de la DAJ, mejor conocida como El Chipote. Carlos Herrera | Confidencial

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) y tres sacerdotes de la Iglesia católica, lograron la tarde de este miércoles la liberación de 18 de 54 ciudadanos que estaban detenidos en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida también como El Chipote. La comitiva y familiares de los apresados tuvieron que esperar cuatro horas antes de que algunos fueron entregados a las dos de la tarde en la Catedral de Managua.

Los familiares se acercaron a uno de los portones de la Catedral a observar el momento en el que un microbús llegaba con sus liberados. Un guarda se acercó y pidió paciencia. Luego les dijo que una persona por detenido iba a ingresar, sin embargo, ante las ganas de abrazar y besar a sus seres queridos, el cuidador no tuvo más remedio que apartarse.

Madres, hermanos y amigos se ciñeron en fuertes abrazos. Parecía que sus familiares habían estado en un largo viaje y los llegaban a recibir después de un largo tiempo sin verlos. “Ay mi hijo, te quiero mucho, pensé que te iban a hacer algo malo”, le dijo una mujer a su hijo.

Axel Chavarría, estudiante de medicina de segundo año, fue uno de los jóvenes que estuvo detenido en El Chipote. Narró que fue capturado, junto a su mejor amigo, en el sector de Bello Horizonte. Unos encapuchados los sometieron y los arrojaron al suelo, les pegaron varias patadas y luego los trasladaron al Distrito Cuatro de la Policía Nacional.

Los delincuentes no te van a llevar al distrito policial. Todos los que nos atacaron eran policías que estaban vestidos de civil y encapuchados. Varias veces nos dijeron que nos iban a matar, que nos iban a tirar en la Cuesta El Plomo… que nos iban a orinar”, afirmó Chavarría.

El joven estudiante aseguró que un oficial de mayor rango evitó que los demás agentes los siguieran maltratando, sin embargo, fueron trasladados a las celdas de El Chipote. Mientras contó su experiencia, su madre lo abrazó en todo ese momento.

“Nosotros no estábamos haciendo nada. Ellos nos agarraron y nos comenzaron a golpear sin ningún motivo. Los otros detenidos dijeron lo mismo. Andamos bien lastimados. No solo fue tortura física, sino sicológica, a una muchacha le dijeron que la iban a violar, todo esto fue horrible”, detalló Chavarría.

Álvaro Leiva, secretario de la ANPDH, condenó el maltrato que recibieron los ciudadanos y detalló que Luis Pérez Olivas, jefe de la DAJ, se comprometió a monitorear en los distritos policiales de Managua, al resto de personas que estaban en la lista que inicialmente era de 54 personas. “Ocho personas se encuentran en un proceso, es decir, que en 48 horas ellos van a decidir si los pasan al Ministerio Público o los dejan libres”, afirmó.

Por su parte Leonel Alfaro, párroco de Catedral de Managua, explicó que el trabajo de la Iglesia católica era servir de intermediarios para garantizar que se respetara el derecho y la integridad de las personas, y para buscar la paz en medio de este conflicto.

Los ciudadanos que tenían lesiones en sus cuerpos, fueron atendidos en una zona habilitada por las autoridades de la Catedral de Managua.

Arrestos arbitrarios

Evelin Chamorro llegó muy preocupada a El Chipote, buscando a su hijo Kevin Chamorro. Su vástago fue secuestrado por un grupo de encapuchados que se movilizaban en el sector del Cine Salinas, a bordo de una camioneta Hilux. Fue a las nueve de la mañana, cuando él iba rumbo a los juzgados a una citatoria por un proceso de tutela con su expareja.

“A mi los vecinos me dijeron que lo montaron a la camioneta a la fuerza y que luego se fueron rápido del barrio. Lo primero que hice fue venir a buscarlo aquí porque dicen que a todas las personas las traen para acá”, contó Evelin.

Kevin no tenía ninguna orden de aprehensión en su contra. Lo único que preocupaba a la familia era una publicación en una página de Facebook, en la que se acusaba a él y su cuñado, de ser los autores intelectuales de la muerte de un oficial de la Ajax Delgado.

“Y eso es mentira, porque  mi hijo y mi yerno estuvieron en la casa cuando sucedió ese crimen. Yo no voy a tapar un delito y por eso lo digo. Además que circula un video donde salen los verdaderos culpables de la muerte de ese oficial… si mi hijo y mi yerno solo iban a buscar a mi hija, que andaba en la venta”, afirmó Evelin.

La madre de Kevin agregó que su hijo nunca ha andado en malos pasos y que lo que personas sin escrúpulos quieren hacer, es manchar el nombre de su hijo. Evelin esperó al igual que las demás personas, información sobre su familiar. Finalmente, a eso de las doce del mediodía, le aseguraron que su vástago estaba en la DAJ.

Lloró, de rabia y de emoción. “Pero es que a mi hijo no me lo pueden tener preso si él no hizo nada, si los que mataron fueron esos dos hombres de ese video”, decía Evelin a gritos. Al final, Kevin no fue uno de los liberados. Su madre dijo que presentará un recurso de exhibición personal para presentarlo en los tribunales.

El caso de Wilder Saldaña fue ligeramente distinto. A él varios oficiales vestidos de civil lo llegaron a buscar a su casa para trasladarlo a El Chipote. Un video que circula en las redes sociales muestra la forma violenta en que fue retirado de su casa de habitación y montado en la camioneta Hilux doble cabina.

“Le preguntaron que si él era Wilder Saldaña. Mi hijo les dijo que sí, y así con violencia se lo llevaron y ahora no me lo quieren entregar”, refirió Magdalena Saldaña, madre del hombre de 37 años.

Heisell Henríquez, esposa de Wilder, afirmó que supieron del paradero de su pareja, gracias a que Magdalena logró seguir la camioneta en la que lo trasladaron hasta las celdas de Auxilio Judicial.

Henríquez agregó que ella y su esposo han participado en las protestas pacíficas en contra del régimen del presidente Daniel Ortega y Rosario Murillo, por lo que no descarta que las autoridades capturaran a su pareja en represalia por asistir a las concentraciones ciudadanas.

Henríquez fue uno de los ciudadanos que la DAJ dejó bajo proceso, y según lo explicado por el secretario de la ANPDH, será hasta dentro de unas 48 horas que se conocerá si se le imputará algún delito o simplemente se le dejará en libertad.