Nación

Denuncian matanza en comunidad indígena de Bosawás

Unos ochenta colonos abrieron fuego contra los comunitarios y luego quemaron todas las viviendas . Hay seis muertos y diez desaparecidos.

Seis indígenas fueron asesinados y otros diez desaparecieron durante el ataque armado de un grupo de colonos en la comunidad Alal, en el territorio mayangna de Sauni As, en la reserva de Biosfera Bosawás. Las autoridades del Gobierno territorial denunciaron que el ataque, ocurrido la tarde del miércoles, fue una emboscada, a la par que reclamaban la presencia de las autoridades nacionales.

Sebastián Lino, miembro del Gobierno Territorial Mayagna, denunció que unos 80 colonos abrieron fuego contra los comunitarios y luego quemaron todas las viviendas para quedarse con sus territorios. Esta masacre sería la primera del año y es parte de la lucha que mantienen las comunidades indígenas por el saneamiento de sus territorios.

La Policía del régimen emitió una nota de prensa en la que señalan que recibieron información del “fallecimiento de dos personas del sexo masculino, a consecuencia del impacto de bala con arma de fuego. Hecho ocurrido en sector rural, comunidad Alal, ubicada a 52 kilómetros al noroeste del municipio de Bonanza (en la Costa Caribe Niorte)”.

Seis de los desaparecidos fueron identificados como Tránsito Meza, Víctor Díaz, Juan Emilio Devis, Carlos Martín, Miguel Dixon y Efraín Miguel. Las autoridades del Gobierno territorial se han trasladado hasta el lugar de los hechos para identificar a las otras víctimas.

“Son procesos de invasión de colonos que suceden tanto en Bosawás como en Indio Maíz, donde hay conflicto porque las comunidades indígenas se resisten a salir de sus territorios”, dijo el director de Fundación del Río Amaru Ruiz a los medios de comunicación.

Fue una emboscada

La agencia Efe publicó que el líder mayagna Larry Salomon explicó que los indígenas fueron emboscados, y demandó a la Policía de Nicaragua a investigar el ataque, y a las Fuerzas Armadas que brinden protección.

“La gente de Alal tuvo que huir porque los colonos arrasaron con todo, aquí no hay presencia del Ejército porque son comunidades alejadas, si va a suceder algo contra las familias indígenas es inevitable, por eso se toman medidas”, sostuvo Salomon.

La invasión de los colonos en los territorios indígenas es un problema que ya tiene varios años sin que las autoridades nacionales intervengan. Cortesía | Confidencial

Las medidas referidas por el líder mayagna son las de “organización y autodefensa”, es decir, realizar vigilancia, estar listos con sus arcos, flechas, machetes, ondas, y “armas de cacería, aunque de estas son pocas”. Dichas armas no han evitado que los indígenas pierdan territorio ante los “colonos”, ni la muerte de al menos 20 aldeanos desde 2015, según datos de la organización Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil).

El Cejil ha advertido que las comunidades indígenas del Caribe de Nicaragua corren el riesgo de ser exterminadas y se encuentran en una grave situación de abandono y vulnerabilidad debido a la constante invasión de sus territorios.

Los indígenas del Caribe nicaragüense reclaman que no se respeta la autonomía de sus territorios, y que los “colonos” han provocado asesinatos, secuestros, heridos, y desplazamientos forzosos, así como la pérdida de 1.5 millones de hectárea de bosques desde 2009.

Reclamo del Cenidh

El ataque ha sido condenado por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), quienes reclamaron la pronta actuación de las autoridades nacionales. “Al Cenidh le preocupa esta situación en la que se ha violentado principalmente el derecho a la vida y otras libertades de los indígenas”, escribieron en su cuenta de Twitter.

“Exigimos al Estado y a las instituciones encargadas de la seguridad nacional investigar y frenar el actuar ilegal de los colonos, que continúan invadiendo territorios”, continuó el Cenidh.

De igual forma, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) demandó al Gobierno de Nicaragua que cumpla con sus “obligaciones internacionales” de proteger la integridad y la vida en los territorios indígenas, ya que este tipo de ataques son de vieja data y no se conocen acciones que contribuyan a solucionar la problemática. “El Estado debe adoptar con urgencia políticas integrales para proteger el derecho de los pueblos indígenas a la vida, la integridad y el territorio”, escribió la CIDH.

 

Más en Nación

Share via
Send this to a friend