Reporte ciudadano

Denuncian uso de ganadería ilegal en Indio Maíz en mataderos de Nicaragua

Diagnóstico revela que desde zona núcleo de Reserva se alimenta cadena de comercialización de ganado que se exporta como carne certificada

La Fundación del Río denunció que la “ganadería extensiva y destructiva que se ha establecido de manera ilegal dentro de la zona nucleo de la Reserva Indio-Maíz se vincula con la cadena de comercialización del ganado, que llega a los mataderos de Nicaragua y que se exporta como carne certificada a otros países”.

“Señalamos que los procesos de trazabilidad bovina se han convertido en un negocio de aretes/chapas, intermediación y de poca transparencia, que favorecen esta situación”, explicaron.

En una denuncia pública explican que esta denuncia “forma parte de los resultados alcanzados en el diagnóstico participativo” que desde el año pasado vienen realizando “en conjunto con aliados locales en el sureste de Nicaragua”.

Ruta de contrabando

Esta organización asegura que según sus investigaciones “el ganado que se ubica en Indio-Maíz tiene cuatro puntos de salida hacia los mataderos nacionales a través de mecanismos que permiten blanquear la carne para hacerla parecer proveniente de zonas legales y que además existe una quinta ruta que lleva este ganado de contrabando hacia Costa Rica”.

“Los cuatro puntos de salida mencionados se encuentran en la zona de amortiguamiento de la Reserva, dos en el municipio de El Castillo y dos en Nueva Guinea. A estos sitios es llevado el ganado proveniente de Indio-Maíz atravesando una red de intermediarios, básculas y documentación irregular que oculta su ilegal procedencia”, explican.

“Uno de los grandes soportes que tienen los ganaderos para realizar estas acciones es el programa de trazabilidad bovina que implementa el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) con apoyo de las Alcaldías y la Policía Nacional. El fracaso en la aplicación de este programa permite que el ganado engordado en áreas de bosque entre a la cadena de la carne sin mayores complicaciones, las alcaldías de El Castillo, Bluefields y Nueva Guinea tienen sus ojos puestos en la recaudación de impuestos en este negocio y no les interesa la protección de la Reserva Indio Maíz”, denuncian.

Desinterés de mataderos y ganaderos

También lamentan que notan “un enorme desinterés por parte de los mataderos y las asociaciones ganaderas del país para asegurar que el ganado que compran provenga realmente de lugares permitidos y no de las área protegida, como es el caso del ganado que sale de la Reserva Biológica Indio Maíz”.

“Esta situación nos preocupa, ya que estas empresas deberían asegurar que su carne no haya sido obtenida a costa de los últimos bosques que le quedan al país y ofrecerles a los consumidores carnes que vengan de procesos mas sostenibles, basados en los compromisos internacionales asumidos”, apuntan.

La Fundación del Río expresa que “pone de acceso público el diagnóstico sobre la situación de la ganadería ilegal dentro la Reserva Biológica Indio Maíz, así como también las evidencias fotográficas, el relato de los testimonios y la evidencia geográficas de las rutas de salidas de este ganado a los mataderos de Nicaragua”.

“Además nos mostramos abiertos a plantear esta situación ante los medios de comunicación, asociaciones ganaderos, mataderos y a nivel internacional para que esta condición no siga presentándose y cambien el rumbo del deterioro dentro de la Reserva Biológica Indio Maíz”, insisten.

En la denuncia pública mencionan que los procesos de cambio de uso de suelo dentro de la zona núcleo de la Reserva Biológica Indio Maíz hasta el 2019 “demuestran que existe un area de 12 649 hectáreas de uso agropecuario, incluyendo la siembra de pasto para ganado, y unas 20 829 hectáreas de bosque que se ha venido degradando”.

“La ganadería ilegal en la reserva es uno de los factores de cambio de uso de suelo que aumenta la deforestación dentro de esta area protegida”, indican.

Más en Reporte ciudadano

Share via
Send this to a friend