Nación

Silencio oficial en caso del Aeropuerto

Vehículos que presuntamente estaban a disposición de Castillo Guerrero y sus allegados. Carlos Herrera | Confidencial.

Investigan de "forma privada" al gerente por "derroche" y le intervienen bienes y empresas



Fuentes vinculadas a la Presidencia de la República, justificaron la investigación ordenada contra el gerente del aeropuerto, Orlando Castillo Guerrero, así como el decomiso de algunos de sus bienes y la intervención de sus negocios, por “el derroche exorbitante” que exhibía y la confusión de sus actividades privadas con el Estado.

“Hay una preocupación de parte del comandante y la compañera Rosario, sobre todo en tiempos de elecciones, de que el derroche de esta clase de funcionarios afecten la imagen del Gobierno”, dijo la fuente.

A Castillo se le atribuyen compras de automóviles de lujo, costosos viajes al exterior no relacionados con su función pública, grandes inversiones en residencias en Nicaragua y en el exterior, así como el manejo de grandes capitales para adquirir un grupo de empresas privadas en diversos rubros.

Sin embargo, este sería el primer caso de un alto funcionario público investigado por “derroche”, pues cuando otros Ministros, Magistrados, y operadores políticos oficiales, han sido señalados de prácticas similares, la presidencia más bien los ha apañado y se ha hecho de la vista gorda.

La fuente se limitó a decir que se trata de “un asunto delicado”, pero no descartó que también pudiera resolverse “de forma privada como un asunto de familia”, porque no existe ninguna acusación de parte de entidades públicas como la Contraloría o la Policía. Por el contrario, la investigación está a cargo del abogado José Mojica Mejía, un conocido representante de la familia presidencial en diversas empresas y negocios privados como el canal 8 de televisión, la distribuidora de combustible DNP, y la empresa de seguridad El Goliat.

Castillo Guerrero, es hijo del Ministro de Telcor Orlando Castillo, una persona muy cercana al presidente Ortega y además mantenía estrechas relaciones desde hace varios años con Rafael y Laureano Ortega Murillo.

El caso se maneja con total hermetismo por parte del presidente Ortega y la primera dama Rosario Murillo, quien ha evitado referirse a la investigación sobre el caso del gerente del Aeropuerto Internacional, durante los mensajes que diariamente brinda al país sobre la actividad gubernamental.