Nación

Mujeres protestaban cerca de la Asamblea Nacional para exigir la despenalización del aborto terapeútico

Liberan a feministas detenidas por protesta pro aborto

La protesta era parte de una campaña que exige al Estado nicaragüense restituir el derecho de las mujeres a abortar en caso de complicaciones médicas



Seis mujeres activistas que exigían la despenalización del aborto terapéutico fueron retenidas este miércoles por más de una hora en el Distrito Uno de la Policía Nacional, en Managua. Las periodistas Patricia Orozco y Duyerling Ríos del programa radial Onda Local, y las activistas feministas Celia Contreras, Luisa Molina, María de Jesús Tenorio y Jessica Hernández, ya fueron liberadas pero no se les brindó una explicación oficial por su detención. Con ellas también se encontraba el bloguero Abixael Mogollón, quien fue esposado durante el arresto.

Los activistas se encontraban en horas de mañana cerca de la Asamblea Nacional, protestando a favor de la despenalización del aborto terapéutico, como parte de la campaña 28 de septiembre, en la que movimientos feministas exigen al Estado nicaragüense restituir el derecho de las mujeres a abortar en caso de complicaciones médicas. Ahí, fueron interceptados por oficiales de la Policía Nacional.

“Primero llegaron dos policías vestidos de civil, que supuestamente eran policías pero no nos quisieron prestar la identificación y querían que les diéramos cédula y nos rodearon después como 20, 30 policías en moto, en camioneta y nos dijeron que teníamos que ir al distrito uno”, explicó Orozco, minutos después de ser liberada.

A juicio de la periodista, esa acción se trato de un acto de intimidación contra quienes protestan en contra del gobierno del comandante Daniel Ortega. “Es una actuación irregular de la policía, pero ellos no pueden hacer eso,”, añadió la directora de Onda Local.

En 2016 se cumplen 10 años, desde la reforma al Código Penal que penalizó el aborto terapéutico, con el apoyo del ahora gobernante Frente Sandinista. Antes de 2006, la legislación nicaragüense facultaba a practicar la interrupción del embarazo si era “determinado científicamente, con la intervención de tres facultativos por lo menos, y el consentimiento del cónyuge o pariente más cercano a la mujer”.