Nación

Se reúnen en Washington para convocar a la solidaridad internacional

Diáspora nica: “Hay que erradicar a los caudillos”

Nicas que viven en el exterior se reunieron para analizar la situación del país. Cortesía

Llaman a la unidad nacional frente al régimen de Daniel Ortega.



Más de 150 nicaragüenses, pertenecientes de diversas organizaciones basadas en Estados Unidos, Costa Rica y otros países se reunieron este fin de semana en la capital norteamericana para organizar una coalición para promover la solidaridad internacional con las víctimas de la represión y la persecución de la dictadura en Nicaragua.

Para los nicaragüenses, tanto dentro como fuera del país, es urgente la unidad nacional para vencer al régimen dictatorial de Daniel Ortega y eliminar de una vez por todas “la figura del caudillismo” que tanto daño le ha hecho a Nicaragua, aseguraron los participantes del primer encuentro de líderes nicaragüenses en el exterior.

“Tenemos que eliminar para siempre la figura del caudillo de nuestra historia. Si ustedes creen que alguien que está acá será un Mesías que va a resolver todos los problemas, están equivocados, así solo tendremos de nuevo a un caudillo, por eso debemos unirnos y luchar contra el individualismo”, remarcó Juan Sebastián Chamorro, miembro de la Alianza Cívica y de la Unidad Nacional Azul y Blanco.

Chamorro manifestó que es necesaria la unidad en la movilización ciudadana en las calles “porque si la calle se deja, se enfría todo”. Además indicó que se necesita unidad para presionar a nivel internacional, unidad de la diáspora que vive fuera del país y unidad en el apoyo a la gente que lo necesita ante los ataques del régimen de Ortega.

El vocero estudiantil y miembro de la Coalición Universitaria y de la Alianza Cívica, Lesther Alemán, expresó que a pesar de las agendas separadas “todos debemos trabajar por sacar a esta dictadura”.

“El mayor acierto de Daniel Ortega ha sido unir a Nicaragua y todos ahora tenemos un solo enemigo que es él”, remarcó.

Deben pagar por sus crímenes

Durante el encuentro realizado en Washington, varias voces insistieron en la necesidad urgente de una verdadera unidad nacional. Para Violeta Granera, coordinadora del Frente Amplio por la Democracia (FAD) se necesita “estar juntos” en un liderazgo colectivo para “romper con el caudillismo”.

El encuentro es impulsado por la Coalición por la Libertad de Nicaragua, una plataforma que pretende unir la diáspora que luchan por democracia en el país, por la visibilidad de la crisis sociopolítica que se vive en Nicaragua desde abril y para darle seguimiento a las acciones internacionales contra el régimen de Daniel Ortega.

“El primer desafío que tenemos es liberar a todos los presos políticos y hacer justicia por todos los asesinados (…) por eso es indispensable  que ante los diversos escenarios de salida del régimen exista unidad tanto de la diáspora como del pueblo que ha decidido iniciar esta revolución cívica”, expresó.

La Unidad Azul y Blanco “no es una unidad electoral”, precisó Granera. Sin embargo, agregó que todos deben formar parte de esa “unidad política para dar la batalla a una dictadura que nos está exterminando” y que debe pagar por los crímenes cometidos contra la población.

Sacar a la dictadura de Ortega no es el único reto, si no que se debe hacer una nueva Nicaragua que sea mas respetuosa de la diversidad. En eso coincidió, Mónica López Baltodano, integrante de la Articulación de Movimientos de la Sociedad Civil, para quien se necesita “madurez” para enfrentar al régimen dictatorial.

“La unidad tiene muchos desafíos, pero tenemos una responsabilidad de carácter histórico por la que se hace necesario empujar una unidad con confianza con tolerancia y respeto por la diversidad”, insistió.

Llamado a los sandinistas “secuestrados”

López aseguró que para derrocar al régimen de Ortega se debe trabajar en “el debilitamiento de la dictadura desde adentro”.

“Si creemos que vamos a derrocar a Ortega ubicándonos a un costado, vamos a fracasar, debemos enviar un mensaje para que el régimen haga implosión desde dentro. Hay mucha  gente en el Estado y en el partido que está secuestrada y son prisioneros de sus propias necesidades y tenemos que saberlos entender, pero también darles un mensaje claro sobre la necesidad de cambio”, dijo.

Juan Sebastián Chamorro recordó que “en cada generación en los últimos 197 años de nuestra vida independiente no ha habido una sola generación de nicaragüenses que no haya visto, presenciado o experimentado el exilio, la violencia y la cárcel”.

Sin embargo, insistió en que “este proceso es distinto” porque “es la primera vez que la lucha cívica ha demostrado que se puede generar un cambio”.