Opinion

Diccionario político actualizado (III)

¿Qué es acecinar en Nicaragua? No confundir con asesinar: acción de guardias y paramilitares, para quienes es igual acecinar que asesinar.

A

Acecinar: acción de las amas de casa: salar la carne, ponerla a secar al aire o al sol; luego, aderezarla principalmente con yuca, y cocinarla a fuego lento entre hojas de chagüite, para que resulte un rico “baho” o, a lo nica, un “bajo”.  (No confundir con el verbo asesinar: acción de guardias y paramilitares, para quienes es igual acecinar que asesinar a los que protestan contra los dictadores: asesinan sus cuerpos a fuego violento, dejan sus cuerpos al aire bajo el sol, y después, sus chagüites políticos los aderezan… ¡con “la yuca” de que se mataron entre ellos mismos!

Acelerar: hacer más rápido un movimiento, tal como ocurre con los movimientos represivos de guardias, paramilitares y sapos  fanatizados: cuando persiguen, apalean, secuestran, encarcelan y mata manifestantes mujeres, hombres adultos y jóvenes— que no logran escaparse a tiempo.

Acelerón: aceleración rápida y repentina, único recurso de quienes desarmados y pacíficamente participan en las marchas e intentan ejercer su derecho constitucional y humano de hacerlo por las calles, plazas y vías públicas, pero que los dictadores no respetan, acelerando sus órdenes de reprimirlos como sea y con lo que sea.

Acendrar: (figurativo) purificar una cualidad o un sentimiento, por ejemplo, acendrar las virtudes.  Algo más que imposible para quienes no tienen ninguna virtud, ni siquiera la de respetar el derecho ajeno para conservar la paz –como pensaba don Benito—menos cuando se trata de la paz social, porque los gobernantes corruptos practican la violencia para cercenar derechos humanos, y de ese modo desvían fácil su conciencia… hacia la comisión de cualquier otro delito.

Acentuar: un verbo muy chiche de practicar para las autoridades administrativas deshonestas, pues les es fácil poner énfasis en la corrupción con solo el acento prosódico en la A en el verbo robar. Una necesaria advertencia: cuidarse mucho de los policías, porque con solo el énfasis en el verbo matar… ¡fácilmente lo pueden convertir en una masacre!

Aceptar: mostrar conformidad con situaciones impuestas, o recibir todo lo que le ofrecen a uno. Eso, en teoría, pero en la realidad política y social, el pueblo le da la vuelta a esa acepción con su inconformidad ante esas situaciones impuestas por los dictadores, y es cuando entran en acción los policías; los militares disfrazados de parapolicías; los paramilitares disfrazados de policías voluntarios; y los sapos disfrazados de militantes.  Aunque, en verdad, esa inconformidad no la domarán… ¡ni con toda su fauna armada!

Acerar: darle al hierro las propiedades del acero, aunque en nuestro país, esa actividad pierde interés ante el hecho de que el verbo acerar es mejor aplicado en su acepción de fortalecer moralmente, como es el caso del movimiento patriótico azul y blanco, porque la represión le ha fortalecido su voluntad de lucha…

Acercar: poner o llevar algo, o a una persona cerca, o más cerca, de un lugar o de algún objetivo deseado.  Igual está haciendo el pueblo en nuestro país, que con heroísmo, sangre y sacrificios, acerca cada  día el momento en que rescatará sus libertades y derechos secuestrados.

Acérrimo: se dice del adversario de la libertad y los derechos populares, quien, creyente en el poder de sus fuerzas represivas y su tenacidad política, se muestra decidido a frustrar esos objetivos patrióticos que encabezan los muchachos, bajo la insignia azul y blanco.

Acertar: dar en el punto previsto; dar la solución o la respuesta apropiada a un problema determinado. El pueblo, por ejemplo, ha acertado con su lucha cívica y pacífica, pues le está “dando en el clavo” al problema de la violencia de los dictadores.

Acertijo: frase, o enunciado, que encierra un enigma (frase equívoca u oscura); idea o expresión difícil de entender, como las ideas o los enunciados con supuesta “religiosidad” en los discursos televisivos oficialistas, y con tales equívocos… que solo ellos entienden.

Acerbo: conjunto de bienes materiales, de valores morales y culturales de la colectividad, de los cuales algunos han pretendido apropiarse, apropiándose primero de los bienes materiales de la nación…para convertirse también en dueños de sus bienes culturales.

Achacabanar: hacer chabacano, o convertir algo en chabacano con actos y palabras de mal gusto.  Verbigracia: lo que los dictadores han hecho con los símbolos patrios, como el escudo nacional: cambiarle sus formas y sus colores oficiales. Una completa chabacanería, un auténtico ejemplo del mal gusto…

Achacar: atribuir, imputar.  Exactamente, lo que los dictadores han estado haciendo desde el 18 de julio 2018 de manera masiva, en grande, indiscriminada y perversa en contra de las nuevas generaciones: achacarles un “intento de golpe de Estado”, como pretexto para secuestrarlos, encarcelarlos, torturarlo y asesinarlos.

Achanchar: en Argentina, perder potencia el motor; en Colombia, Ecuador y Perú, hacer vida sedentaria.  En Nicaragua: a) ensuciar las cosas; b) actividad propia de políticos corruptos, quienes, tanto ensucian lo que tocan, que convierten en una chanchera el lugar donde actúan, razón por la cual, con ese nombre han sido conocidos el congreso y la asamblea nacional; c) achancharse, hacerse el chancho, recurso de los políticos corruptos cuando se les piden cuentas.

Achantar: apabullar, o acobardar, lo que los dictadores han pretendido ver reflejadas en la conducta y el ánimo de los nicaragüenses, para lo cual han tomado en su contra todas las imaginables medidas represivas, pero totalmente en vano.

Achicar: reducir de tamaño cualquier cosa; acobardar; sacar el agua de un lugar. Ejemplos políticos de achicar: a) reducir, a veces hasta el consumo total, alguna partida del presupuesto nacional, o de una institución; b) reducir el Estado, según fórmula del FMI: quitar subsidios de beneficio social, mandar a la calle a empleados y trabajadores, acortar las pensiones de jubilados, rebajar salarios; y, simultáneamente, bajar impuestos a las grandes empresas o quitárselos en algunas áreas comerciales; abrirles las piern… ¡perdón!… abrirles las puertas del país a transnacionales para impulsar el desarrollo… de la tuberculosis en los pulmones de los mineros que hacen trabajos extractivos de los recursos naturales. (Si quieren un ejemplo de algunos resultados de achicar el Estado, ahí está Ecuador).

Achicharrar: voz de origen onomatopéyico; freír, asar, tostar en exceso alguna comida (cuando hay); y si no hay nada que tostar ni asar ni freír para comer –mala costumbre de la gente más empobrecida—, el cuerpo comienza a secarse, hasta quedar como una pasa grande, y finalmente quedar achicharrado dentro de una caja de madera…(también cuando hay).

Achuchar: en España, empujar; dar empujones; manosear; azuzar a los perros.  En Nicaragua, amenazar a manifestantes con azuzar a los perros, actividad para la cual destinan a individuos con mal carácter, maltratadores y cara de perros…

Acicalar: pulir; adornar una cosa; o una ciudad para ocultarle sus defectos estructurales y sociales (fachadismo, en Nicaragua); arreglar mucho a una persona poco agraciada; afinar; aguzar; bruñir las armas blancas y de fuego, para no fallar contra el blanco, el moreno, el negro…

Acicatear: estimular, incitar a alguien; en términos políticos actuales, significa estimular de parte del oficialismo por cualquier medio (pagando, presionando, amenazando o confundiendo en política) para dividir a la oposición representada por la Alianza Cívica y la Unidad Nacional Azul y Blanco.

Acorazar: revestir con planchas metálicas un vehículo; hacerse fuerte, prepararse para soportar un ataque; lo que hacen los dictadores con sus vehículos y su residencia… ¡pese a que solo ellos son los atacantes!

Más en Opinion

Send this to a friend