Nación

"Censura aberrante", dice relator para Libertad de Expresión de la OEA

Dictadura criminaliza a periodistas y libertad de expresión 

Fabrican delitos inexistentes contra jefa de prensa y director de 100% Noticias, y ordenan captura de Luis Galeano, Jackson Orozco y Jaime Arellano



Bajo las mismas acusaciones por las cuales el régimen orteguista secuestró y ahora procesa judicialmente al director de 100% Noticias, Miguel Mora, y su jefa de prensa, Lucía Pineda Ubau, un juez ha emitido orden de captura en contra del exreportero de ese canal de noticias, Jackson Orozco; el periodista y conductor del programa de debates Café con Voz, Luis Galeano; y el comentarista Jaime Arellano, en una “aberrante” muestra de la escalada represiva de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo en contra del periodismo independiente de Nicaragua.

La orden fue girada por el juez Sexto del Distrito Penal de Audiencia de Managua, Henry Morales Olivares, a petición de la fiscal auxiliar, Lilliam Sosa, durante la audiencia preliminar contra Pineda Ubau, confirmó a Confidencial el abogado Julio Montenegro, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), que ha asumido la defensa del director y la jefa de prensa del canal de noticias, clausurado y confiscado desde la noche del viernes por la Policía.

Según la acusación, los periodistas y el comentarista hicieron uso del canal de noticias para propiciar e incitar al odio “por razón de discriminación política hacia los miembros del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)”, controlado por la pareja gobernante.

“El acusado Miguel de los Ángeles Mora Barberena –dice el alegato orteguista– , forma parte de una estrategia para desestabilizar el país y alterar el orden constitucional”, acciones que aseguran “también promueven los ciudadanos Jaime José Arellano Arana, Lucía Pineda Ubau, Jackson Orozco Poveda y Luis Galeano, desde sus respectivos espacios como IV Poder, Café con Voz, Jaime Arellano en la Nación y otros programas de corte noticioso”.

El periodista Luis Galeano rechazó y condenó la clausura del canal y el secuestro de Mora y Pineda Ubau, que a su juicio se venía planificando desde hace semanas. “La visión que tiene el régimen es que acabándose los medios de comunicación independientes esto (el supuesto golpe de Estado que alega el Gobierno) está controlado. (Pero) no comprendieron, no han comprendido y parece que no van a comprender que lo que el pueblo nicaragüense quiere es justicia, libertad y democracia, verdad, y que quienes han cometido crímenes, que han sido ordenados por el señor Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, paguen por esos crímenes”, expresó Galenao a través de un Facebook Live que hasta la medianoche de este domingo tenía cerca de 160 000 reproducciones.

“Si cierran los medios de comunicación, quedarán las redes sociales, y si controlan las redes sociales, quedará el periodismo de catacumbas. Lo que no vamos a hacer es claudicar, no nos vamos a rendir”, agregó Galeano.

Pineda Ubau acusada de “conspiración” y “terrorismo”

Lucía Pineda Ubau, es periodista y jefa de prensa del 100 % Noticias. Cortesía / Confidencial
Lucía Pineda Ubau, es periodista y jefa de prensa del 100 % Noticias. Cortesía / Confidencial

La periodista y jefa de prensa de 100% Noticias, Lucía Pineda Ubau, fue presentada la mañana de este domingo ante el Juzgado Séptimo de Audiencias, en un proceso a puerta cerrada, tras más de 24 horas secuestrada por la Policía. La periodista es acusada por los delitos de “provocación, proposición y conspiración para cometer actos terroristas”. Estos son los mismos delitos por los que también fue acusado el periodista y director del canal de noticias Miguel Mora, la mañana del sábado. Ambos periodistas fueron secuestrados por la Policía Nacional el viernes por la noche, tras una orden de cancelar sus transmisiones, que incluyó el cierre y confiscación de sus instalaciones.

Una nota de prensa del Poder Judicial, asegura que Pineda “propició e incitó al odio por razones de discriminación política, difundiendo en la televisora y en redes sociales información falsa con la intención de generar zozobra y odio hacia los simpatizantes y miembros del Frente Sandinista”.

Periodistas nacionales y extranjeros y organismos de derechos humanos han denunciado la escalada represiva de la dictadura orteguista contra el periodismo independiente, que ocho días atrás ya había asalto y confiscado ilegalmente la Redacción de Confidencial, Revista Niú, Esta Semana y Esta Noche, dirigidas por el periodista Carlos Fernando Chamorro.

En esta nueva etapa de represión, advertida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el orteguismo confisca, encarcela y fabrica delitos en contra de los periodistas críticos al régimen, que suma 325 muertos confirmados, más de 3000 heridos, decenas de desaparecidos, más de 600 presos políticos y más de 60 000 exiliados que huyen de la persecución política.

A Pineda Ubau se le acusa de incitar al odio contra la Policía Nacional, provocando –dice la acusación– daños a la propiedad pública y privada, amenazas y asedios. La audiencia en los Juzgados se realizó a puerta cerrada y con un fuerte despliegue policial en las afueras del Complejo Judicial, que fue criticado por las autoridades costarricenses, pendientes del caso dado que la periodista también cuenta con la nacionalidad de ese país.

La abogada defensora Leyla Prado, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), detalló que la periodista no ha sido golpeada, pero sí ha sido sometida ha interrogatorios masivos y presión sicológica. Además, ha tenido que comer de los alimentos que le comparten otras presas políticas, porque las autoridades de la cárcel le han negado la comida.

Pineda tiene más de 20 años de experiencia en la televisión nacional. Ha trabajado cubriendo marchas, huracanes, entre otros eventos, con un sello personal que le ha permitido ganarse la simpatía de la ciudadanía nicaragüense. Actualmente, Pineda ejercía como periodista y jefa de prensa de 100% Noticias, que ha transmitido desde el primer día la brutal represión de la dictadura contra las protestas cívicas que estallaron en abril.

Por su labor de informar, los periodistas y trabajadores de este medio de comunicación han sido asediados desde hace varios meses. Hace un par de semanas, Miguel Mora denunció que a su vivienda la estaba sobrevolando un dron. Asimismo, él y su equipo fueron retenidos por la Policía en varias ocasiones, llegando a recibir amenazas de muerte directamente de agentes policiales. Por estas razones, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares para Mora, su esposa Verónica Chávez, también periodista del canal, y la periodista y presentadora Leticia Gaitán.

Mientras, doce horas después de su secuestro y el cierre de su canal de televisión, el director de 100% Noticias, Miguel Mora, fue presentado por la Policía Nacional en los Juzgados de Managua, el sábado por la mañana, para un proceso exprés en el cual lo acusan de “fomentar el odio y la violencia”, una acción que “encuadran en el tipo penal de: provocación, proposición y conspiración para cometer actos terroristas”, negándole además, las garantías mínimas de defensa, al prohibir la entrada de defensores de derechos humanos al Complejo Judicial.

Miguel Mora es presentado en los juzgados de Managua. Cortesía / Confidencial
Miguel Mora es presentado en los juzgados de Managua. Cortesía / Confidencial

Miguel Mora y Lucía Pineda son los primeros periodistas encarcelados con un proceso judicial en contra. En meses anteriores la dictadura ha perseguido, hostigado, encarcelado y golpeado a otros periodistas locales, entre ellos el periodista leonés Álvaro Montalván, liberado tras una golpiza policial.

La audiencia inicial para Mora y Pineda ha sido programada para el 25 de enero de 2019, y ambos son representados por abogados de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), la única institución de derechos humanos que aún opera legalmente el país, luego que la ANPDH cerrara sus oficinas meses atrás y la aplanadora orteguista cancelara la personería jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), a quien también le fueron confiscadas sus oficinas en Managua y otras ciudades. Sin embargo, el Cenidh sostiene que mantendrá su labor de promoción y defensa de los derechos humanos.

Esta semana, el Gobierno también expulsó al Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI) y el Mecanismo de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), de la CIDH. La expulsión ocurrió menos de 24 horas antes de que el GIEI presentará el informe final de su misión, que confirma que entre el 18 de abril y el 30 de mayo, el Gobierno de Ortega y Murillo cometió crímenes de lesa humanidad, con un saldo de 109 muertos. Desde entonces, la represión solo ha escalado, multiplicando las siniestras cifras.

El secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, valoró que la detención de estos periodistas es una “grave marcha autoritaria contra las libertades públicas en Nicaragua”.

Asimismo, el relator especial para la Libertad de Expresión, Edison Lanza, declaró a Confidencial que “los actos de esta noche (del viernes), el allanamiento, la salida del aire por orden del Gobierno, la prisión de su director y la periodista a cargo de la redacción Lucía Pineda, es una forma de censura aberrante y radical que adopta el Gobierno de Nicaragua”.

En octubre, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) otorgó al periodismo independiente de Nicaragua el Gran Premio Libertad de Prensa 2018, como muestra de  reconocimiento al coraje y la valentía de periodistas nicaragüenses que han sido asesinados, perseguidos, censurados, y que continúan amenazados por el régimen de Daniel Ortega. El premio justamente fue recibido en representación del gremio por Miguel Mora, en Salta, Argentina.

La noche del domingo, el reportero de sucesos nocturnos Ronald Rodríguez, de Acción 10, también resultó agredido durante una cobertura en el Reparto Shick, de Managua, donde sujetos aún no identificados apedrearon su vehículo de trabajo y lo lesionaron. Además, le robaron su cámara de video.

El reportero Ronald Rodríguez, de Acción 10, denuncia la agresión sufrida. Foto: Cortesía

En abril pasado, durante el estallido de las protestas, el periodista blufileño Ángel Gahona, fue asesinado mientras transmitía en vivo el desenlace de las protestas en esa ciudad. La justicia orteguista condenó por su asesinato a los jóvenes de la etnia creole Brandon Lovo y Glen Slate. Sin embargo, familiares, testigos y amigos de la víctima rechazan la condena porque asegura que la dictadura protege al verdadero asesino, y reclaman investigar a los miembros de la delegación policial de esa ciudad caribeña.

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro, que trabaja por la defensa y promoción de la libertad de expresión y de prensa en Nicaragua, contabilizó en los primeros seis meses de las protestas en Nicaragua, al menos 420 agresiones contra periodistas y medios de comunicación, en una fase represiva que está en aumento.

Este viernes, la CIDH otorgó medidas cautelares al equipo de Confidencial y Esta Semana, que establecen la protección de la vida e integridad física del director, periodistas, editores, productores, camarógrafos y gerentes, por considerar que sus derechos “se encuentran en una situación de gravedad y urgencia”.