Política

Dictadura excarcela a 91 presos políticos

En prisión quedan 57 reos de conciencia. A los excarcelados les aplican "régimen especial de convivencia familiar"

La dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo excarceló la mañana de este 30 de diciembre a 91 presos políticos, entre ellos los integrantes de la llamada “banda de los aguadores”. El ministerio de Gobernación hizo pública la excarcelación horas después que los primeros reos de conciencia llegaron a sus casas. La liberación todavía no es definitiva puesto que a algunos reos de conciencia les otorgaron casa por cárcel.

“El gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional a través del Ministerio de Gobernación, ratifica la voluntad de contribuir a la reconciliación nacional y al reencuentro de las familias para la convivencia armoniosa que nuestra Nicaragua merece”, asegura el comunicado de Gobernación. “Se ha reintegrado a sus hogares, en régimen especial de convivencia familiar, sujeto a las obligaciones y deberes pertinentes”.

“¡Salimos! ¡Lo logramos!”, dijo Olga Valle, una de las presas políticas de la “banda de los aguadores”, la agrupación de jóvenes y activistas que fueron criminalizados por el régimen cuando llevaban agua a las madres en huelga de hambre en la iglesia San Miguel de Masaya. “Había gente de La Modelo y otros penitenciarios. No sabemos quienes”, aseguró Valle en un video publicado en las redes sociales.

Entre los excarcelados están: Ivania del Carmen Alvarez Martinez, Roberto Büchting Miranda, Amaya Eva Coppens Zamora, Derlis Hernandez Flores, Neyma Hernandez Ruiz, Olama Hurtado Chamorro, Wendy Juarez Aviles, José Dolores Medina, Melvin Peralta Centeno, Hansell Quintero Gomez, Atahualpa Quintero Moran, Jesus Tefel Amador, Olga Sabrina Valle Lopez, Wilfredo Brenes Dominguez, Jordan Lanzas Herrera, Marvin  Lopez Ñamendiz, Bryan Cornejo, Pedro Gutiérrez, Eduardo José Cuba, Rommel Stuart Espinoza, Francisco Hernández, Melquisedec, Scannierth Merlo, María Guadalupe Ruiz Briceño, Marcos Campos, Bryan Kelser Alemán, Francisco Jiménez Rayo, Leonardo Rayo, Leonardo Flores, Marcos Campos y Rolando Alvizua.

Sabemos de qué no es una libertad total, es casa por cárcel, pero independientemente de eso estoy feliz porque tendré a mi hija en mi casa, podré cuidarla, seguir de cerca su salud. Me llena de felicidad pero debemos tener claro que la lucha debe seguir, este debe ser un cambio radical porque mientras no seamos libres estaremos siempre con la zozobra que hemos tenido“, expresó Tamara Zamora, madre de Amaya Coppens y miembro del Comité de padres de presos y presas políticas.

Zamora agregó que todavía no tienen el número exacto de presos políticos que fueron trasladados hacia sus casas, sin embargo, expresó que están pendientes con cada familiar para actualizar las cifras. Enfatizó en continuar unidos y no detener la lucha en contra del régimen orteguista.

“Nosotros debemos seguir organizados en los territorios. Pienso que ahora más que nunca tenemos que estar organizados y tener una posición firme.  Si lo que se nos viene es el adelanto de elecciones pues primero tenemos que transformar el sistema electoral y judicial”, afirmó.

Por su parte Diana Lacayo, presidenta de la asociación de familiares de presos políticos, y madre de Scannierth Merlo Lacayo, manifestó sentirse feliz por tener a su hijo de regreso en su casa después de más de un año de que este fuese confinado a las celdas del sistema penitenciario en Tipitapa.

“Nos tenemos que reunir para realizar un conteo de cuántos presos fueron trasladados a sus casas. Pero quiero agradecer a los nicaragüenses que apoyaron cada acción de protesta que realizamos. Y tenemos que continuar en la lucha porque no podemos dejar a los muchachos ahí adentro, sigamos en la lucha, tenemos que continuar”, consideró Lacayo.

“Hoy nos llenamos de esperanzas. Gracias a Dios están excarcelando a presos políticos incluyendo a los aguadores. Un reconocimiento especial al Nuncio Apostólico por su trabajo humanitario y su participación en este esfuerzo”, dijo José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) e integrante de la Alianza Cívica. “Además del esfuerzo de la Nunciatura tantos esfuerzos que se juntaron para este resultado: la presión interna, la presión de la comunidad internacional y sobretodo el esfuerzo de los familiares de presos políticos”.

Gobernación también agradeció la gestión del nuncio Waldemar Stanisław Sommertag y a la Cruz Roja Internacional por “certificar” la excarcelación.

 

Quedan 57

En prisión quedaron 57 presos políticos luego de la excarcelación, de acuerdo a José Pallais de la Alianza Cívica. “Aún quedan hermanos en las celdas. El régimen debe liberar a todos y todas los presos políticos. Exigimos al régimen que deje el asedio y la persecución a los excarcelados”, pidió la Alianza Cívica.

Los familiares de los reos de conciencia mantenían la campaña “navidad sin presos políticos”, pero no eran escuchados por el régimen hasta el día de hoy. Sin embargo, en las prisiones del régimen estaban más de 160 presos políticos.

Carlos Herrera | Confidencial

La campaña “Navidad sin presos políticos” consistió en una serie de acciones legales y sociales de la  Asociación de Familiares de Presos Políticos para lograr que el régimen liberara a más de 160 opositores convictos. La estrategia incluyó dos huelgas de hambre en las que participaron al menos 14 mujeres, una de las cuales fue suspendida tras nueve días para proteger la vida de un sacerdote, sitiado junto a ellas por la Policía en Masaya sin acceso a agua, energía ni ayuda humanitaria. La segunda huelga, en la que participaron unas cinco mujeres en la Catedral de Managua, fue suspendida en el primer día debido al ataque y amenazas de un grupo de simpatizantes sandinistas. “Pasar la Navidad sin nuestros hijos fue horrible, espantoso, creíamos que íbamos a pasar con ellos, pero seguimos en la lucha”, sostuvo Diana Lacayo.

Más en Política

Send this to a friend