Economía

BID contrató por 500 mil dólares a expertos en “economía global”, pero no en turismo

¿Dónde está la estrategia nacional de turismo?

Preocupación y escepticismo en sector turístico: empresarios aún esperan resultados del trabajo de la empresa Avasant, contratada por el BID



Hace dos años, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aprobó una donación de 500 mil dólares (‘cooperación técnica no reembolsable’), para efectuar un Diagnóstico y una Estrategia para el desarrollo del turismo en el país.

El Banco contrató a la empresa consultora Avasant, una firma cuya sede principal está en California, con oficinas en India, Hong Kong, Inglaterra, España, y Emiratos Árabes Unidos, pero al vencerse el plazo para la entrega del producto este domingo tres de diciembre, hay preocupación en el sector turístico pues nadie conoce la estrategia nacional de turismo y el resultado del producto contratado por el BID.

La empresa Avasant, dirigida por su CEO y Socio Principal, Kevin S. Parikh, se presenta como una firma de ‘Asesores Estratégicos para la Economía Global’, pero pese a su extenso currículo y lista de clientes, no registra alguna experiencia específica en el campo del turismo, más allá de haber desarrollado una estrategia digital de negocios para el segundo aeropuerto internacional más grande de Estados Unidos.

La empresa es experta en transformar la experiencia de los usuarios, a través de los canales digitales; administrar la cartera de proveedores de las empresas; modernizar los sistemas de tecnologías de la información; automatizar procesos, etc., pero nunca había diseñado una estrategia de turismo.

Empresarios turísticos consultados por Confidencial, mostraron su escepticismo acerca de la idoneidad de Avasant para preparar la estrategia nacional de desarrollo del sector, considerando que desconocen su expertise en un área especializada como el turismo.

“No estamos de acuerdo con la contratación de Avasant. No creemos que esa empresa haya sido la mejor elección para preparar esta estrategia, pero al final, esos son arreglos entre el BID y el Gobierno, y no sabemos cómo es que se hizo ese arreglo. En el mejor de los casos, esperamos que salga un buen producto”, dijo una fuente del sector.

Dos funcionarios del Gobierno consultados por Confidencial, explicaron que en este caso, siendo que la totalidad de los recursos provienen del Banco en calidad de donación, “ellos lideran y deciden en todo el proceso”, y así ocurrió durante la administración de Carlos Melo, representante del BID en Nicaragua hasta agosto de este año.  “En algún momento le hacen la consulta al gobierno, pero es solo una consulta de cortesía. La única participación seria del gobierno ocurre al final del proceso, cuando el Banco le entrega el producto (la Estrategia), y el Gobierno decide si la acepta o no”, explicaron.

Captura de pantalla del sitio web de Avasant. Confidencial | Reproducción

Raúl Calvet, presidente de Calvet & Asociados, con tres décadas de experiencia en la industria de turismo, reveló que no conocía a Avasant. “No conocimos el proceso que se siguió para contratar a esa empresa”, dijo el empresario, aunque admitió que “no es indispensable que lo conozcamos”, porque eso (la contratación) es responsabilidad de los funcionarios públicos “y hay que dejar que los funcionarios públicos hagan su trabajo”, declaró preocupado porque dos años después “aún no conocemos los resultados”.

A su juicio, habría sido más provechoso para el país y para el sector, contratar a una empresa mexicana con experiencia demostrada en ese terreno, o a alguna de cualquier nacionalidad que ya hubiera desempeñado funciones similares en Costa Rica, Panamá, Colombia o Perú, y que conozca quiénes son los compradores, quiénes los distribuidores, y cómo son esos mercados.

Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), se excusó de opinar acerca de la empresa contratada, señalando que “vos sabés cómo son los procedimientos del BID, y esto es una cuestión del BID con el gobierno. Nosotros no participamos en el proceso de contratación. Simplemente nos avisaron que ya estaba la empresa contratada, y que nos íbamos a reunir con ellos al inicio del proceso”, refirió.

Tanto ella, como su colega, Calvet, están a la espera de que les presenten el resultado de los casi USD 300,000 ya desembolsados por el BID, y el remanente de US$ 200,000.

BID defiende contratación

Confidencial preguntó al Banco Interamericano de Desarrollo, cómo fue seleccionada Avsant y si hubo alguna competencia o licitación. Gina Montiel, de la representación del BID en Panamá contestó que “el proceso de selección de la empresa contratada (Avasant) cumplió con los requisitos y procedimientos establecidos por el BID”.

Por su parte, Miriam Castillo, vocera del BID en Managua dijo que “el BID la seleccionó (a Avasant) por haber tenido experiencias positivas en otros proyectos financiados con recursos del BID en países centroamericanos”, insistiendo en que “la contratación cumplió con los requisitos y procedimientos establecidos por el BID”.

Aun cuando el periodo inicial de dos años concluye este domingo 3 de diciembre, la oficina del BID en Panamá asegura que “la cooperación técnica ha avanzado según el calendario establecido. Se estima que la versión final del estudio terminará a inicios de 2018”, o en general “durante el primer semestre de 2018”, según Castillo, de la oficina nicaragüense.

¿Otro diagnóstico? ¿Otra estrategia?

En la justificación del proyecto, el BID determina que “esta CT [Cooperación Técnica] tiene como objetivo formular una estrategia para la atracción e inversión en el sector, que permita maximizar el desempeño del sector turístico, y que impulse la imagen de Nicaragua como destino turístico importante en la región y en el mundo”.

“Se requiere realizar un diagnóstico actualizado sobre los principales retos que enfrenta el sector turismo en el país, al tiempo que se formula una estrategia para la atracción e inversión en el sector, que puedan catalizar la entrada de turismo de mayor nivel de ingresos al país. De igual manera, se requiere una estrategia para impulsar la imagen turística del país en el exterior”, señala.

Calvet es escéptico acerca de la necesidad de preparar otra estrategia para el desarrollo turístico del país. Se calcula que las autoridades del sector han preparado –u ordenado- unas seis estrategias desde 1994.

Lucy Valenti, presidenta de Canatur, recuerda que “nos reunimos un par de veces con el consultor local que estaba trabajando en eso”. La actividad “era parte del diagnóstico, y está bien, porque toda estrategia parte de un diagnóstico, pero Nicaragua no necesita más diagnósticos. Todos sabemos qué es lo que nos falta. Lo que hay que decirle a la gente es cómo lo va a hacer; cuándo lo va a hacer, y dónde lo va a hacer”, comentó Calvet.

Apostar fuerte al turismo

Aunque la reunión fue “hace varios meses”, Calvet asegura que “después de eso, no supimos los resultados”, por lo que “no tengo la más mínima idea de qué es lo que están haciendo”.

El arquitecto Víctor Tercero, el consultor nacional al que se encomendó preparar el diagnóstico sobre el que se sustentará la estrategia, no puede hablar del trabajo que realizó para el BID “por cuestiones contractuales”, pero brindó su opinión acerca de lo que necesita el país en este campo.

Tercero cree que “Nicaragua debe declarar el turismo como una estrategia, como un eje articulador del comercio y los servicios. Más que de una estrategia, se debe partir de la declaración pública que el turismo es una prioridad nacional”, explicó.

El consultor que elaboró el Diagnóstico en el que se basará la Estrategia, es experto en planificación regional y desarrollo rural, en 1992 elaboró la Estrategia Ecoturística para Centroamérica, y también es un empresario turístico, que posee dos hoteles, uno en Managua y el otro en Nandaime.

“Soy un pionero en el análisis territorial estratégico en diferentes sectores productivos: desarrollo rural, agropecuario, forestal, turístico, principalmente, y soy planificador urbano”, explicó el arquitecto Tercero, “por eso conjugo diferentes aspectos de mi experiencia personal y de mi formación, así que puedo conjugar los aspectos naturales, de desarrollo, cultural y económico”, especificó.

El presupuesto del BID

El BID destinó medio millón de dólares, para el proyecto NI-T1215, denominado ‘Estrategia para el Desarrollo del Sector Turismo en Nicaragua’, a efectuarse durante dos años, a partir del 4 de diciembre de 2015.

En su lista de objetivos y justificación de la cooperación técnica, el BID detalla que “el turismo se perfila como un sector económico clave en Nicaragua. En 2001 generó ingresos por USD 135 millones, mientras que para 2014 se registraron USD 445.4 millones, un incremento de 230 %”.

“A pesar de su atractivo natural, con potencial para satisfacer distintos tipos de necesidades, Nicaragua no ha jugado un papel importante en el turismo regional ni mundial. La industria turística del país enfrenta retos en infraestructura y servicios básicos, desarrollo y diferenciación de la oferta, y en atracción de demanda turística más rentable”, indica el documento.

“Si bien Nicaragua es uno de los países más seguros de la región, esto no se ha traducido en la atracción de más turistas que estén dispuestos a gastar más durante su estancia en el país”, añade.