Nación

Dora María Téllez: Allanar mi casa demuestra “desespere” de la dictadura

“Esta represión sin ton ni son” se asemeja a la empleada por el somocismo durante sus últimos días, sostiene la historiadora

Cuatro patrullas policiales llegaron la tarde de este lunes a la casa de Dora María Téllez. Los oficiales rompieron los portones de la vivienda y allanaron sin ninguna orden judicial el inmueble, ubicado en el municipio de Ticuantepe. La exguerrillera sandinista no duda que llegaron a buscarla para capturarla. “Pero, como dicen los campesinos, se fueron en vano”, ironizó la también historiadora.

Téllez no estaba en su casa porque desde que estalló la crisis sociopolítica, y la dictadura Ortega-Murillo comenzó a señalarla de “financiar el golpe de Estado” con un recibo falseado por la suma de tres mil dólares, optó por la clandestinidad.

La exguerrillera sandinista y fundadora del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) aseguró que el allanamiento de su vivienda es síntoma “del desespere” del régimen Ortega-Murillo. “No saben qué hacer”, sostuvo.

La incursión policial sucedió la tarde de este lunes siete de enero. De acuerdo al relato de Téllez, previo al asalto de su casa tres drones sobrevolaron la propiedad. La exguerrillera catalogó el vuelo de los drones como “espionaje político”, una técnica que ya había sido usada contra el periodista Miguel Mora antes de su captura.

No era la primera vez que los drones espiaban la casa de Téllez. Según ella, ocurre desde el 14 de octubre y el aparato despega desde una propiedad de la alcaldesa sandinista de Ticuantepe, Ligia Ramírez.

Los oficiales rompieron los portones de la casa y le informaron a los trabajadores que estaban dentro de ella que estaban “buscando una escopeta”. Téllez denunció que en la parte trasera de su vivienda hubo un enorme despliegue policial.

“Está clarísimo que esperaban encontrarme adentro de mi casa. Si dicen que andaban buscando una escopeta, ¿por qué mandan un ejercito de policías? Eso denota que la dictadura tiene miedo”, sostuvo Téllez. “Además, la escopeta es solo una burda excusa porque la Policía sabe cuáles son las portaciones de armas que tengo vigentes”.

El allanamiento sin orden judicial duró un par de horas. La misma Téllez confirmó que los oficiales no encontraron la escopeta, y que los oficiales tampoco destruyeron la propiedad contrario a lo que ha sucedido con la redacción de Confidencial, 100% Noticias y viviendas de ciudadanos en Masaya.

Téllez ha sido uno de los blanco principales de los ataques de la dictadura. La responsabilizan de “desestabilizar” al país. Su nombre ha sido mencionado en distintos procesos judiciales contra presos políticos; sin embargo, hasta ahora no han girado orden de captura en su contra.

“Es un misterio por qué la agarran contra mí. Pero estoy clara que me acusan de todo lo que quieran. No me importa. Las acusaciones del orteguismo me resbalan. Ni me intimidan ni me siento amenazada”, aseguró Téllez. “Tengo más de 60 años, estoy viviendo horas extras, he vivido bastante, no le tengo miedo a la dictadura. Están en una condición de desesperación elevada”.

Allanamientos ilegales, nuevo modus operandi

El allanamiento ilegal de propiedades es el nuevo modus operandi de la policía de la dictadura. Aparejada a la represión selectiva contra periodistas, ONG, líderes sociales y de opinión vienen estos asaltos de propiedades sin ningún fundamento jurídico.

La escritora Gioconda Belli catalogó el allanamiento de la casa de Téllez y los otros casos registrados como una “muestra de debilidad” de la dictadura. Una combinación de represión y terror.

“Están manteniendo el poder a punta de represión y terror. Están apostando a que todo el disgusto, el rechazo y la oposición en este país se sienta amenazada con la cárcel, allanamientos para que no puedan moverse. Política de tolerancia cero a ningún tipo de manifestación que exprese la posición de la gente a todo lo que está pasando”, afirmó Belli.

Por su parte, Téllez aseguró que “esta represión sin ton ni son” se asemeja a la empleada por el somocismo durante sus últimos días. La exguerrillera ve a la dictadura Ortega-Murillo en “etapa terminal”, pese a que la administración sandinista proclama que el “fallido golpe de Estado ha sido superado”, y que la economía alza vuelo.

¿Cuáles son los resultados que tienen con esta represión? No resuelven la situación económica, no atraen inversionistas, no mejoran las condiciones del empleo; la condición del gobierno es cada vez peor, hay más aislamiento internacional. No resuelven nada. Lo que ves aquí es terminal, las últimas patadas de la dictadura”, advirtió Téllez.

Más en Nación

Send this to a friend