Política

Dora María Téllez: “Los Ortega Murillo están desmoralizados con la salida de Evo Morales”

La exguerrillera cree que estamos a punto de un nuevo alzamiento de los movimientos sociales y que además hay un cansacio de sus bases del FSLN

Aunque Daniel Ortega se muestra fuerte haciendo amenazas a los empresarios y respondiendo con represión a quienes desafían el estado policial de facto, para la exguerrillera Dora María Téllez, esto es muestra de descontrol y de la desmoralización, que se agudizó con la salida de Evo Morales.

“Lo que veo es una situación de desmoralización porque sienten que no tienen capacidad de convocatoria. Han topado a los empleados públicos (…) Sienten que no pueden detener la resistencia popular y dentro de las filas del Frente Sandinista la gente tiene la percepción de que no están llegando a ninguna parte. Y lo de Bolivia les dice que este modelo no tiene ninguna viabilidad”, afirma.

Y este sentir también se ha manifestado dentro de las filas del Ejército de Nicaragua y de la Policía Nacional. Sin embargo, enfatiza que en esta última institución más que un descontento, hay un cansancio físico para ellos y una preocupación, pues saben que eventualmente serán expulsados de las fichas de los Ortega Murillo.

“Estas personas ya se están convirtiendo en personajes incomodos para los Ortega. Ellos necesitan personajes que traten de borrar la imagen a nivel internacional de los crimines cometidos desde abril de 2018. Pero, a diferencia del Ejército, la Policía es un engranaje totalmente de represión, por eso es que está completamente liquidada”, reitera.

A pesar que desde abril de 2018 muchos policías han desertados de las filas de esta institución, no ha surgido el mismo efecto que ocurrió en Bolivia –que los militares y policías pidieron la renuncia de Evo Morales -, pues la estructura y la organización no lo permite, porque quienes se han ido, son rápidamente reemplazados y muchos otros están sometidos a amenazas personales.

“Dentro del Ejército hay una parte que ha estado inconforme con el alineamiento de Avilés. Porque Avilés ha parecido como activista del orteguismo y hay una parte de la oficialidad muy importante que considera que eso está empañando el papel constitucional del Ejército actual y de futuro”.

Edén pastora toma distancia de Murillo

The Tyrant
Rosario Murillo fue elegida vicepresidenta de Nicaragua en las elecciones presidenciales de 2016.  EFE/Jorge Torres

Sobre las declaraciones que dio Edén Pastora, conocido por el seudónimo de Comandante Cero, en las que aseguró que se debería reactivar el Congreso Sandinista para elegir al sucesor de Daniel Ortega, Téllez señala que esto representa a una parte del sandinismo que pide un cambio.

“Esto es una toma de distancia importante con el “murillismo”. Y esta toma representa una corriente dentro del Orteguismo que quiere reestablecer el viejo partido que dejó de existir hace muchos años. (…) Y en el fondo Pastora dice ‘queremos un cambio’”.

Crónica | «Yo fui sandinista»

Asimismo, explicó durante el programa Esta Semana, que la nueva estrategia de Ortega con los empresarios, es en sus palabras: “el garrote”. Para así obligarlos a través de presiones y amenazas a retomar la alianza que tenían antes de que surgieran las protestas en su contra.

“Allí el dilema lo tienen los empresarios. Pero yo veo a los empresarios definidos en que este país, se tiene que resolver la crisis política para que se resuelva todo el resto. (Aunque) Lo que no sucede es lo que miles de personas demandan y es que encabecen un paro general indefinido que ponga en crisis final a la dictadura de los Ortega Murillo”, se lamenta y afirma que se deben tomar en serio las amenazas que el dictador lanzó en contra de la empresa privada.

Irritación popular

Marcha
La madre de las marchas pacíficas, el 30 de mayo, en Managua. Franklin Villavicencio | Confidencial

Sin embargo, para ella el cansancio dentro de las bases orteguistas y fuera de ellas, está provocando una nueva efusión que en cualquier momento podría estallar con mayor intensidad que la de abril de 2018.

“La realidad de las explosiones sociales no siempre está nítidamente a la vista, pero lo que sí está completamente a la vista es de que estamos llegando otra vez a un punto crítico y en una circunstancia de que los Ortega Murillo están desmoralizados, desesperados, aislados, golpeados y en un punto de que la oposición se ha ido organizando. Pues ahora estamos hablando de la creación de agrupamientos que no existían al inicio. Y estamos otra vez llegando al tope de lo que nos llevó Ortega el año pasado”, afirma.

Más en Política

Send this to a friend