Economía

Empresarios demandan rebaja de 15 a 20 por ciento en tarifa de energía

Seis cámaras empresariales suscriben demanda; INE ignora; y presidente de Cámara de Energía cataloga el llamado de populismo empresarial

Seis cámaras empresariales solicitaron al Gobierno “y a todos los actores del sector energético” adoptar las decisiones necesarias para bajar la tarifa eléctrica a precios de 2017, y tomar medidas de previsión que permitan disminuir a la mitad, el precio de la electricidad que pagarán los consumidores en los meses siguientes.

Los empresarios proponen que “el precio de la energía eléctrica… debería ser un 15% a 20% menor; es decir, debemos regresar al menos al precio que teníamos antes del año 2018”.

El llamado, suscrito por las cámaras de Comercio y Servicios (CCSN); Turismo (Canatur), Industrias (Cadin); Agroquímicos (Anifoda); Desarrollo (INDE); y Exportadores (APEN), pide “ajustar los precios de la energía eléctrica en función de la evolución y tendencia de los precios del petróleo”.

El Instituto Nicaragüense de Energía (INE), publicó el aumento de la tarifa social (consumo menor a 150 kWh al mes), vigente este mes, que contiene un aumento de 0.24%, al pasar de 634.23 córdobas en marzo, a 635.77 en abril.

El llamado de las cámaras se fundamenta en que “hasta la segunda semana de abril el precio [del petróleo] es 60% más bajo que en diciembre 2019, y en lo que va de esta semana está en negativo para precios en mayo 2020 y muy bajo para los meses subsiguientes”.

CEN: “No es momento de populismo”

Los firmantes señalan que el recorte en los subsidios que se ofrecen a los consumidores, dio como resultado que la tarifa promedio se elevara en 20% a lo largo de todo el año 2019, elevando los costos de producción, lo que se sumó a otras cargas impositivas y de la seguridad social, con lo que las empresas y el país perdieron competitividad frente a sus competidores centroamericanos.

El resultado de esa caída en los precios internacionales de los hidrocarburos es que “los costos variables de las empresas generadoras con derivados del petróleo han disminuido considerablemente”.

César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua, reaccionó señalando que “hay pocos recursos, y tienen que ir para los que menos tienen. Si vamos a pedir, que sea para los que más lo necesitan. Este no es momento de populismo empresarial, sino de ver las cosas con la seriedad del caso”.

Aunque el llamado también está dirigido a esa cámara (sin señalarla por su nombre), Zamora recuerda que “esto corresponde únicamente al Gobierno. Las cámaras no tenemos autoridad para concederlo”, por lo que los peticionarios “tienen pocas probabilidades de que suceda. No es políticamente viable” en este momento, señaló.

La razón para oponerse a esta petición es que “el sector privado ha invertido alrededor de 1000 millones de dólares para energía. Lo que hay que hacer viable es que eso no se pierda”, y es, a su juicio, lo que pasaría si se concede la baja en la tarifa, porque dejaría a la distribuidora sin recursos para pagar a los generadores.

Es más barato generar, ¿por qué no le bajan?

De forma adicional, señalan que “Nicaragua ha incrementado considerablemente la generación de energía eléctrica con fuentes renovables”, detallando que, si hace una década, el 80% de la generación se hacía con derivados del petróleo, hoy ese porcentaje representa entre 40% a 50% del total.

Hay otra razón para justificar este llamado, desde el punto de vista financiero y es que “el país es parte de un mercado eléctrico centroamericano con oferta importante de generación renovable a precios competitivos”, pero “las ventajas de ambas situaciones no se han aplicado hasta hoy en la tarifa de energía eléctrica a los consumidores finales”.

Además de compartir con los usuarios el alivio de la factura petrolera, las seis cámaras firmantes sugieren tratar de aprovechar el contexto de precios menguantes del petróleo vía “evaluar la ventaja de comprar y almacenar a la brevedad los derivados del petróleo para generación eléctrica”.

Comprar en este momento y almacenar todo el búnker barato que se pueda, permitiría “aprovechar la ventaja de su precio bajo y aplicarlo en la tarifa en los próximos meses de 2020”, lo que “contribuirá a disminuir el precio de la energía eléctrica entre un 40% – 50% del valor actual”.

Las seis cámaras insisten en la necesidad de “apoyar a los sectores productivos y turismo, especialmente a la pequeña y mediana producción y al consumidor domiciliar, priorizando una reducción de la tarifa eléctrica aún mayor para estos sectores que son los más afectados”.

Enmarcan esta petición en “la grave situación de la economía nicaragüense afectada, primero por la crisis sociopolítica y ahora por la pandemia del coronavirus [que] amerita una atención prioritaria, con medidas de mitigación en uno de los elementos más importantes en la vida diaria, el servicio de energía eléctrica, servicio de interés nacional”.

En las últimas décadas, “Nicaragua ha sobresalido por sus tarifas eléctricas altas, por la falta de transparencia en los costos que las definen”, y no se vislumbra una “perspectivas de disminución de las tarifas”, ni la posibilidad de que se ofrezcan suspensiones temporales de pagos o pagos diferidos, como han hecho otros países “ante la difícil situación agravada por la pandemia”.

Al respecto, Zamora invitó a “pensar en la reactivación más que en la emergencia. Hay pocos canales de comunicación con el gobierno, y nos debemos a que nuestros negocios puedan levantarse en el futuro. La crisis nos halló divididos, y cada quien actúa en defensa de sus intereses, porque así está el país”, recalcó.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend