Economía

Upanic prevé especulación de precio en frijoles, tras impacto de Eta y Iota

Productores consideran necesario incentivar la siembra de apante, en especial, para el abastecimiento del frijol

La especulación en el precio del frijol, uno de los principales alimentos en la canasta básica de los nicaragüenses, está latente tras una pérdida estimada del 35% al 45% de los 1.8 millones de quintales, que se esperaban obtener en el ciclo de postrera, según la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), que continúa evaluando la dimensión de los daños y pérdidas en los diferentes cultivos, por el impacto de los huracanes Eta y Iota.

Álvaro Vargas, presidente de Upanic, descarta un desabastecimiento de frijol y que se ponga en riesgo la seguridad alimentaria, porque el ciclo de primera fue favorecido por las lluvias, con una cosecha de 1.7 millones de quintales que incrementó las exportaciones y también permitió almacenar el grano.

Sin embargo, el monitoreo semanal de Upanic sobre los precios de los productos del sector agro en los mercados, muestra que, antes de Iota, un quintal de frijol costaba 1200 córdobas, y esta semana, subió a 1700 córdobas.

El precio está por debajo de los 2000 córdobas que costaba en ese mismo período de 2019, por lo que Vargas estima que el precio aumentará.

“Va a tener un repunte y en ese sentido, nos queda hacer conciencia, en los comerciantes y en los intermediarios, de que no especulen con el precio, que no es correcto que producto de la especulación los nicaragüenses paguemos más por este producto de primera necesidad”, reflexionó.

Recordó que, entre los problemas que siguen enfrentando los productores, está los daños en los caminos productivos, que impacta, principalmente, el acopio de leche, la cosecha de café, el acceso a otros productos y el ingreso de maquinaria e insumos. El informe del Gobierno sobre los efectos de Eta y Iota, calcula daños en 1975 kilómetros de caminos hacia regiones productivas.

Otros rubros afectados

La producción de arroz de riego también reportó pérdidas. Upanic asegura que unas 5000 de 36 000 manzanas que se tenían proyectadas para este ciclo fueron afectadas por las lluvias. En el caso del maíz, los datos son muy generales, pero sí conocen de incidencias en el cultivo.

Las lluvias también provocaron un retraso en el corte de caña y maní, y este último está siendo atacado por algunas plagas producto de la humedad.

En el caso del café, se espera que pierda un poco de calidad, porque algunos granos se han reventado o caído, y la maduración se va a acelerar producto de la lluvia, obligando a una mayor demanda de mano de obra, con los desafíos que ya representa la pandemia de covid-19.

Incentivan siembra de apante

Con los destrozos dejados por los huracanes, en especial para garantizar el abastecimiento de frijoles en 2021, Vargas considera necesario que se promueva la siembra de apante, en aras de recuperar lo perdido.

Detalló que, con datos de Jinotega, Matagalpa, Nueva Segovia y Chontales, han confirmado que algunas zonas perdieron hasta el 70% de su producción, y aún siguen monitoreando otros departamentos.

La siembra de apante inicia en la mitad de diciembre y finaliza en enero en las zonas húmedas de Nicaragua, como algunas de las afectadas por los ciclones. Desde Upanic, agregó, desarrollan un proyecto para dotar de semillas certificadas, insumos y herramientas a productores que lo perdieron todo. Según cálculos de la organización, unos 115 000 productores siembran en este ciclo, y aunque algunos no reportaron muchos daños, hay otros que se quedaron sin nada, ni siquiera para el consumo familiar, como acostumbran.

La vicepresidenta y vocera del régimen, Rosario Murillo, anunció este miércoles que, a partir de la próxima semana, enviarán al Caribe Norte “bonos de agricultura familiar”, que incluye semillas de frijoles para la siembra de apante, pero no mencionó otras zonas, ni explicó cómo se van a distribuir, ni la cantidad de bonos. Únicamente aseguró que serían “miles”.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend