Centroamérica

Presidente del Grupo Continental rechaza cargos

EE. UU. acusa a Rosenthal en Honduras

Según la justicia estadounidense, la familia Rosenthal se dedicaba al lavado de dinero proveniente del narcotráfico.



La acusación estadounidense contra tres miembros de la acaudalada familia Rosenthal, agitó a los estamentos políticos y empresariales de Honduras, dada la trayectoria del líder del clan, Jaime Rosenthal Oliva, un hombre de negocios de origen judío, ampliamente conocido entre sus pares de la región.

Su historial lo muestra como empresario presidente del grupo Coninental, exvicepresidente, ex precandidato presidencial, y dirigente deportivo, entre otras actividades. En 2014, Rosenthal Oliva figuró entre los doce empresarios más millonarios de Centroamérica, según un informe de la revista Forbes.

El pasado miércoles 7 de octubre, Yankel Rosenthal, sobrino de Jaime, fue detenido en Miami y acusado de “lavado de dinero negro relacionado con el narcotráfico”. La jueza Chris McAliley le leyó los cargos al millonario, que debió comparecer ante el tribunal con un uniforme carcelario, esposado por las manos y la cintura.

Poco después, el Departamento del Tesoro de EE. UU., anunció la sanción “a la organización de lavado de dinero de los Rosenthal”. Por su parte, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC, por sus siglas en inglés), dijo que “esta acción tiene como objetivo a tres lavadores de dinero hondureños de la familia Rosenthal y algunas compañías clave”.

Los tres miembros de la familia Rosenthal “proveen servicios de lavado de dinero y otros para apoyar actividades de tráfico internacional de narcóticos de múltiples traficantes de drogas centroamericanos y de sus organizaciones criminales”, añade la denuncia.

La respuesta de la familia acusada se conoció por medio de un comunicado en el que rechazaron “vehementemente… las acusaciones hechas” en su contra y dijeron que demostrarán “en el juicio correspondiente que somos inocentes de todo lo que se nos acusa” porque “son falsas”.

La acusación hace temer por la estabilidad de las empresas del Grupo Continental, que es la compañía madre de un conglomerado de negocios en Honduras involucrado en la actividad bancaria, servicios financieros, bienes raíces, agricultura, turismo, y medios de comunicación, aunque la sede de su sociedad principal, denominada ‘Inversiones Continental’, está en Panamá.

Yani Rosenthal, hijo de Jaime y primo del encarcelado Yankel, dijo que las acciones emprendidas por Estados Unidos afectarán a todas las empresas del Grupo Continental, donde “trabajan más de 11,000 personas y en la medida que sean afectadas se tendrá que reducir esa plantilla. Estas personas necesitan sus trabajos y son los testigos de nuestro esfuerzo y que jamás hemos realizado algún tipo de ilícito”, aseguró.

La familia también salió al frente de los rumores sobre la estabilidad de las empresas del conglomerado, asegurando que “honraremos todos los compromisos adquiridos ya sea préstamos, depósitos o cualquier otra obligación que podamos tener con clientes, amigos, empleados o bancos que nos han otorgado crédito”.

La familia “venderá cualquier activo o cualquier empresa de que sean dueños para que persona alguna que haya confiado en nosotros se sienta segura de que nunca tendrá una pérdida por nuestra culpa. Cualquier ahorro o inversión que hayan hecho con nosotros, será respaldado por la familia con todo lo que tenemos”, añadieron.

“El Grupo Continental ha operado por más de 80 años y la mayoría de los hondureños conoce nuestro trabajo, saben que somos dedicados y saben que nosotros en ningún momento hemos sido ni narcotraficantes ni lavadores de dinero”, recalcó la familia demandada, que ya buscó asesoría y representación legal en Estados Unidos.

La acusación

Las autoridades judiciales estadounidenses procedieron en contra de la reconocida familia hondureña, “y una cuarta persona”, por considerar que “proveen servicios de lavado de dinero y otros para apoyar actividades de tráfico internacional de narcóticos de múltiples traficantes de drogas centroamericanos y de sus organizaciones criminales”.

Esta acción, según el subsecretario interino de Terrorismo e Inteligencia Financiera, Adam J. Szubin, “está enfocada directamente en los tres miembros de la familia Rosenthal y sus propiedades, en relación con sus actividades de lavado de dinero y tráfico de drogas”, añade la información oficial.

“Este paso enfatiza el hecho que el Gobierno de los Estados Unidos está completamente comprometido para proteger el sistema financiero estadounidense de criminales como los Rosenthal”, agregó Szubin.

Dijo además que están “plenamente comprometidos en trabajar con las autoridades hondureñas para tomar las acciones necesarias para proteger al sistema financiero hondureño de abusos por parte de narcotraficantes y de otros actores ilícitos, con el propósito de salvaguardar aún más a las instituciones financieras hondureñas”.

El comunicado señala además que “la acción de la OFAC tiene como objetivo a siete empresas clave de los Rosenthal, incluyendo su sociedad principal con sede en Panamá, Inversiones Continental (Panamá), conocida como Grupo Continental”.

Según un cálculo de la revista Forbes, en el 2013, el conglomerado contaba con activos por US$1,173 millones y facturó US$155,8 millones en ese año.