Política

Departamento de Estado presenta su informe anual sobre derechos humanos

EE.UU. critica el “autoritarismo” y las violaciones del régimen orteguista

Represión

Documento sirve de guía al Congreso estadounidense a la hora de determinar la ayuda exterior que se concede a cada país



El Gobierno de Estados Unidos criticó este miércoles por graves violaciones de derechos humanos a Nicaragua, junto a Venezuela, Cuba, China y Rusia, en un informe en el que destacó que Nicaragua “tiene un sistema político altamente centralizado y autoritario, dominado por el presidente Daniel Ortega Saavedra y su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo Zambrana”.

El informe anual sobre Derechos Humanos del Departamento de Estado, publicado este miércoles y relativo a 2018, sirve de guía al Congreso estadounidense a la hora de determinar la ayuda exterior que se concede a cada país, y el Gobierno de Donald Trump ha sugerido que lo podría tener en cuenta a la hora de imponer sanciones.

“El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Ortega ejerce control absoluto sobre las funciones del poder ejecutivo, legislativo, judicial y electoral, a pesar del estatus oficial del país de ser una república constitucional multipartidista”, sintetiza el documento.

Protestas de abril

En una rueda de prensa, el secretario de Estado, Mike Pompeo, se refirió a las protestas que estallaron el 18 de abril de 2018 por unas reformas de la seguridad social y que se convirtieron en un clamor que pedía la renuncia de Ortega.

“En Nicaragua, cuando los ciudadanos protestaron pacíficamente (…), se toparon con disparos de francotiradores. Los críticos del Gobierno se han enfrentado a una política de exilio, cárcel o muerte”, manifestó Pompeo.

El informe señala que el presidente Ortega y la vicepresidente Murillo “ordenaron” a las fuerzas policiales y paramilitares que sofocaran, con uso de la violencia, protestas pacíficas.

“A partir de agosto, el gobierno de Ortega instituyó una ´política de exilio, cárcel o muerte´ dirigida hacia cualquiera que fuera percibido como oposición, reformó leyes sobre el delito de terrorismo para criminalizar actividades prodemocráticas y usó el sistema judicial para caracterizar a activistas de la sociedad civil como terroristas, asesinos y golpistas”, resume el texto.

Destaca que hasta noviembre pasado, la represión orteguista “dejó al menos 325 muertos, más de 2,000 personas heridas, cientos de personas detenidas ilegalmente y torturadas y más de 52,000 exiliados en países vecinos”.

Deterioro de los derechos humanos

En el informe se afirma que los derechos humanos se “deterioraron significativamente” durante el 2018. “Hubo informes de ejecuciones ilegales o arbitrarias cometidas por el gobierno o sus agentes; desapariciones forzosas por parte de las fuerzas para-policiales; tortura; abuso físico, incluyendo violación sexual, por parte de funcionarios de gobierno; y arrestos y detenciones arbitrarias”.

Agrega que el Gobierno canceló el estatus legal de varias ONG, apropiándose de sus bienes e impidiendo sus operaciones. “Hubo una corrupción generalizada; trata de personas; ataques contra personas lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI); y discriminación contra minorías étnicas y de personas y comunidades indígenas”.

El documento examina el comportamiento de los Gobiernos de todo el mundo respecto a los derechos humanos, aunque no el de EE. UU.