Nación

Departamento de Estado documenta ataques del régimen contra el clero

EEUU denuncia “persecución religiosa” contra la Iglesia católica

Ortega Nicaragua anticlericalismo

“El gobierno de los EEUU apoya a las comunidades religiosas en su lucha por los derechos humanos, la democracia y la libertad”, refiere informe



Mike Pompeo, Secretario del Departamento de Estado norteamericano, presentó este 21 de junio su informe anual sobre la “Libertad Religiosa Internacional”, y destacó de forma amplia la persecución que el régimen Ortega-Murillo ha acometido contra la iglesia católica en Nicaragua desde abril de 2018.

El Departamento de Estado enumera minuciosamente los episodios violentos sufridos por el clero católico y los templos. El acápite del informe sobre Nicaragua ahonda sobre el ataque paramilitar a la iglesia de la Divina Misericordia en Managua el pasado 13 de julio, la persecución contra el obispo Silvio Báez, el asedio constante en contra del sacerdote Edwin Román en Masaya, la agresión perpetrada por turbas sandinistas en Diriamba contra los obispos y el nuncio Waldemar Sommertag, así como “los incidentes de vandalismo y la profanación de artículos sagrados en las iglesias católicas de todo el país”.

“Al final del año, el gobierno no había investigado las muertes, sino que había procesado a los estudiantes por los incidentes y había acusado verbalmente a la Iglesia Católica de ser una ‘mente terrorista y criminal’”, expone el documento.

El Departamento de Estado señala que el gobierno de Ortega y Murillo tomó represalias contra clérigos que percibía como críticos del gobierno.

“Los líderes católicos y evangélicos protestantes que proporcionaron refugio y asistencia médica y defendieron los derechos humanos de los manifestantes pacíficas fueron rutinariamente víctimas de represalias, incluidas calumnias, investigaciones arbitrarias por parte de agencias gubernamentales por cargos infundados, retención de exenciones fiscales, reducción de las apropiaciones presupuestarias, y negando los servicios religiosos a los presos políticos”, resume el informe.

Las “prácticas del gobierno”

Entre las prácticas del gobierno contra los líderes católicos, el Departamento de Estado detalló los insultos que el comisionado Ramón Avellán profirió al padre Edwin Román. El ataque que sufrió en julio el obispo Abelardo Mata, así como la persecución sufrida por monseñor Silvio Báez que, actualmente se encuentra en Roma en un exilio forzado, a juicio de muchos sectores de la población.

“El obispo Silvio Báez, quien fue uno de los miembros más abiertos de los líderes de la Iglesia Católica sobre abusos a los derechos humanos y al pedir un estado secular, fue un objetivo frecuente del hostigamiento gubernamental”, narra el informe del Departamento de Estado. “El 23 de octubre, la comunidad de San Pablo Apóstol, una denominación católica que no reconoce la Conferencia de Obispos de Nicaragua o el liderazgo del Vaticano y se comprometió públicamente a apoyar al gobierno, convocó una conferencia de prensa para los medios oficiales, y anunció que tenía una grabación de audio. Acusaban a Báez de conspirar con activistas de la oposición para derrocar al gobierno”.

Incluso, el Departamento de Estado resalta que el hijo de la pareja presidencial, Laureano Ortega Murillo, calificó a Báez en sus redes sociales como “asesino y traficante de golpes”.

El informe también habla sobre la retaliación económica del régimen hacia la iglesia. Según el relato del Departamento de Estado, el gobierno proporcionó o retuvo exenciones de impuestos para iglesias individuales sobre la base de la afiliación política. Afirma que también fueron recortadas las asignaciones presupuestarias nacionales para las iglesias católicas y protestantes evangélicas individuales, que representaron una reducción del 42 por ciento de $ 1.3 millones a $ 740,000, luego de las manifestaciones antigubernamentales.

Profanación de iglesias

Otro tema al que el Departamento de Estado le dedicó atención a es la profanación de iglesias. El último caso sucedió en la ciudad de León hace una semana, cuando turbas del gobierno apedrearon a los manifestantes que participaban en la misa de aniversario de Sandor Dolmus, el monaguillo asesinado por paramilitares.

“Los partidarios y activistas del FSLN interrumpieron de manera rutinaria los servicios católicos en Managua, Masaya y Granada tocando ruidosamente la música partidista frente a las iglesias y, en algunos casos, interrumpiendo los servicios con propaganda política y hostigando verbalmente al clero y miembros de la congregación”, afirma el informe. Además, denuncia que el gobierno usó “las festividades religiosas, el simbolismo y el lenguaje religioso para promover su agenda política”. “Una práctica que, según los líderes católicos, socavó la integridad religiosa de la Iglesia”, agrega.

El Departamento de Estado aseguró que El Vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, instó repetidamente al gobierno a cesar la violencia y los ataques a la Iglesia Católica. “Expresó el apoyo del gobierno de los Estados Unidos a las comunidades religiosas en su lucha por los derechos humanos, la democracia y la libertad”, sostiene el documento.