Nación

EE. UU. incluye a Nicaragua en su “lista negra” de tráfico de personas

La inclusión puede llevar a la imposición de sanciones como la congelación de ayuda no humanitaria y no comercial, o la exclusión de préstamos de FMI

Estados Unidos incluyó este jueves a Nicaragua, Afganistán, Argelia y Lesoto en su “lista negra” de países que no hacen lo suficiente para combatir el tráfico de personas, una medida que puede llevar a la imposición de sanciones, y mantuvo entre otros a Venezuela, Cuba, Rusia, Irán y Corea del Norte.

“EE. UU. no se mantendrá al margen mientras otros Gobiernos someten a sus ciudadanos a la trata de personas y los oprimen”, manifestó el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, en la presentación del informe anual sobre el tráfico de personas, relativo a 2019.

La inclusión en la “lista negra” puede llevar a la imposición de sanciones como la congelación de la ayuda no humanitaria y no comercial para los países sancionados o la exclusión de préstamos de instituciones, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), si así lo decide el presidente de EE.UU., Donald Trump.

En la “lista negra” aparecen 19 países, tres menos que el año pasado, y esta vez cambiaron algunos de sus integrantes con la entrada de Nicaragua, Afganistán, Argelia y Lesoto y la salida de otras siete naciones (Arabia Saudí, Mauritania, Gambia, Guinea Ecuatorial, la República Democrática del Congo, Bután y Bielorrusia).

Caso nicaragüense

Nicaragua había estado en un listado de observación durante tres años consecutivos y este año el Departamento de Estado decidió castigar al país por no “cumplir completamente los estándares mínimos para la eliminación del tráfico de personas y no estar haciendo esfuerzos significativos para ello”.

Específicamente, EE. UU. apuntó a la falta de investigaciones judiciales y condenas contra traficantes de personas, así como a la vulnerabilidad de las víctimas y la “corrupción endémica entre funcionarios y la extendida complicidad” dentro del Gobierno con este tipo de crímenes.

Este año por primera vez el informe usa el término “trata de personas autorizada por el Estado” para referirse a aquellos Gobiernos que no solo no protegen a sus ciudadanos, sino que ellos mismos actúan como traficantes, explicó a un reducido grupo de periodistas John Richmond, el jefe de la unidad contra trata de personas de la diplomacia estadounidense.

EE. UU. señala a diez países como “patrocinadores” de la trata: Afganistán, Bielorrusia, Birmania, China, Cuba, Eritrea, Corea del Norte, Rusia, Sudán del Sur y Turkmenistán.

El Departamento de Estado estima que 25 millones de personas de todo el mundo sufren bajo el yugo de esta lacra, una cifra que equivale a los habitantes de Australia.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend