Economía

Advertencia del Departamento del Tesoro a empresas de energía, bancos y petroleras

EE.UU. mantiene sanciones contra Pdvsa-Albanisa

Embusa

César Zamora, presidente de la Cámara de Energía: cumplimos leyes nacionales y estadounidenses que sean aplicables



El Departamento del Tesoro de Estados Unidos reafirmó a los socios de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN), a los miembros de la Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (Asobanp), y a representantes de las petroleras UNO y PUMA, que siguen vigentes todas las sanciones impuestas a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y sus subsidiarias.

En septiembre del año pasado, el consejero económico de la embajada estadounidense, William Muntean, advirtió a las empresas asociadas a la Cámara Americana de Comercio de Nicaragua (Amcham), de los riesgos de sufrir una sanción por tener relaciones comerciales o financieras con Albanisa, lo que les podría llevar a cometer actos ilegales.

Producto de esas advertencias, los bancos nacionales que tenían depósitos de Albanisa pidieron a la empresa de capital mixto venezolano nicaragüense, retirar esos fondos, lo que dio como resultado, un crecimiento del 236% en los depósitos de BanCorp entre enero y diciembre de 2017.

Las sanciones, impuestas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, las implementa la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), y fueron dictadas para castigar al régimen de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, pero también para impedir que el sistema bancario estadounidense llegue a negociar con corruptos.

Aunque en la cita participaron banqueros, petroleros y generadores, solo César Zamora, presidente de la Cámara, se quedó para hablar ante los medios de comunicación social, ante quienes reiteró que las empresas de la Cámara cumplirán siempre las leyes nicaragüenses y estadounidenses que les sean aplicables.

Aparentemente, la principal preocupación de los generadores de electricidad es que una característica de su mercado les hiciera merecedores de una sanción. El riesgo es mayor para el propio Zamora, que tiene la ciudadanía estadounidense, y trabaja para una empresa de ese mismo país.

El líder gremial dijo que oficiales de OFAC explicaron a los generadores de electricidad que las transacciones ocasionales que hacen con las empresas de Albanisa no son sancionables, porque no constituyen una deuda que esté pactada a más de 90 días, además que las sanciones no tienen intención de afectar al pueblo de Nicaragua y al sector eléctrico, aclaró.

Zamora reveló que después de la reunión de septiembre pasado, la Cámara envió una carta a la embajada estadounidense, para conocer las posibles afectaciones a las empresas que generan electricidad.

“Somos empresas y ciudadanos nicaragüenses, que respetamos las leyes nicaragüenses. Algunos también somos estadounidenses, así que nos vemos directamente afectados por estas disposiciones”, aseguró insistiendo en que cumplirán todas las leyes que deban cumplir.

El contagio con Albanisa

Muntean, el consejero de la embajada, dijo que la reunión de este jueves con los empresarios, fue para “proporcionarles información adicional sobre el cumplimiento de las sanciones” dictadas contra Pdvsa el 25 de agosto pasado, las que también afectan a Albanisa, su filial en Nicaragua.

Recordó que durante la administración Trump se han dictado otras rondas de sanciones para impedir que empresas, ciudadanos y residentes estadounidenses entre otros, contraten deuda, efectúen transacciones con ciertos bonos, paguen dividendos a Venezuela, y hasta que negocien con monedas digitales, como el Petro.

Muntean detalló que las sanciones a Pdvsa, se aplican también a Albanisa, sea que se trate de transacciones comerciales, financieras, o de otro tipo, a menos que la OFAC lo permita expresamente, o esté incluido en las excepciones de ley, sin que exista un monto mínimo que las haga inimputables.

El diplomático también alertó a las empresas nicaragüenses que quizás no son sancionables al amparo de las leyes estadounidenses, a tomar en cuenta el ‘riesgo reputacional’ de que se les asocie con una entidad acusada de corrupción.

Aunque hasta ahora, las advertencias han sido muy puntuales para los generadores de electricidad, los distribuidores de combustibles y los banqueros, eso no significa que no haya otros sectores que no deban revisar con lupa sus transacciones con esa empresa de capital mixto.

En especial considerando que, como dice Muntean, “Albanisa es una pulpería” que tiene actividad en distintos campos de la economía.

Aunque parte de esa actividad ha mermado, en especial, la importación de hidrocarburos venezolanos y la exportación de alimentos a ese país como parte de su ‘sistema de compensación comercial’, Albanisa todavía maneja importantes activos, entre los que se incluyen sus unidades generadoras de electricidad y su sistema de distribución de combustible.