Política

Departamento de Estado condena “criminalización de la disidencia”

EE.UU pide la liberación de los “detenidos arbitrariamente”

Misa y plantón por los presos políticos de León es asediada por policías y simpatizantes sandinistas.



El mismo día que se difundió una declaración de Estados Unidos condenando las detenciones arbitrarias cometidas por el régimen de Daniel Ortega, una misa de acción de gracia por la liberación de los presos políticos de León fue asediada e intimidada por simpatizantes sandinistas y la Policía Nacional.

“Pedimos la liberación de todas las personas detenidas arbitrariamente. También hacemos un llamamiento al Gobierno de Ortega para que garantice la seguridad de todos los que eligen ejercer sus derechos universales a la libertad de expresión y a la libertad de reunión”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

En la eucaristía realizada este sábado en la iglesia San Sebastián, en León, participó Claudio Olivas López, padre de Nairobi Olivas Valdivia, el estudiante de 18 años edad capturado el 25 de agosto tras una marcha. El universitario fue acusado por los delitos de asesinato agravado, incendio, terrorismo, daño agravado, robo agravado y lesiones graves y leves.

“Lo apresaron por andar protestando por la libertad de cátedra, por la democracia de este país. Fue injustamente apresado. Lo agarraron en la calle. No existió orden de captura. Se trató de una detención ilegal y se le está haciendo un proceso judicial arbitrario. Es un juicio meramente político. Mi hijo es un reo político”, aseguró Olivas López.

Para el Departamento de Estado norteamericano, la detención de seis destacados líderes universitarios constituye “el más reciente ejemplo de los miles de ciudadanos que han manifestado pacífica y democráticamente contra las acciones del gobierno, solo para terminar siendo hostigados, detenidos, desaparecidos o incluso asesinados”.  

Los seis estudiantes a los que se refirió en su comunicado el Departamento de Estado son: Ariana Moraga, Iskra Malespín, Judith Mairena, Gracia Rivera, Alejandro Centeno y Edwin Carcache, este último miembro del opositor miembro de la opositora Alianza Cívica y el único que permanece bajo custodia de las autoridades. Estados Unidos señaló que cinco de estos estudiantes han sido puestos en libertad. Sin embargo, condenó la “criminalización de la disidencia en Nicaragua”.

“Todos los gobiernos deberían promover la democracia, el buen gobierno y los derechos humanos para un mayor bienestar de sus ciudadanos.  Continuaremos respaldando al pueblo de Nicaragua y haremos que el gobierno de Ortega rinda cuentas por su represión y violencia”, insistió Nauert.

El asedio a la misa en León es otro ejemplo de la criminalización y la persecución contra los manifestantes pacíficos. La misa fue convocada a las 2:30 de la tarde de este sábado, y desde antes que iniciara oficiales y antimotines cercaron la iglesia San Sebastían observando a quienes ingresaban al templo.

Mientras el párroco brindaba su homilía una caravana de simpatizantes sandinistas pasó frente a la iglesia con los parlantes a todo volumen. Gritaban ofensas contra el templo y subieron el volumen con la canción “el comandante se queda”.

Pese a la intimidación, al concluir la misa los ciudadanos se plantaron afuera de la iglesia San Sebastián. Cantaron el himno nacional y comenzaron a decir consignas exigiendo la libertad de los presos políticos leoneses. Mientras eso sucedía, uno de los oficiales grababa a los presentes.

“Que (Dajiel Ortega) se de cuenta que el país, la juventud, el pueblo el general, lo que quiere es libertad y democracia”, dijo el padre de Nairobi.

Mientras que en Managua, un grupo de padres de familia convocó a una marcha para este domingo para demandar la liberación de los detenidos que enfrentan diversos procesos judiciales acusados principalmente de terrorismo. La manifestación, denominada “Marcha de los Globos”, tendrá como punto de partida la rotonda Cristo Rey, a las diez de la mañana.

“Los familiares de los presos políticos secuestrados por el régimen Ortega-Murillo estamos convocando a todo el pueblo de Managua a que participe en esa marcha que estaremos haciendo por la liberación de todos los presos políticos”, indicó Carlos Valle, un veterano opositor y padre de la estudiante Elsa Valle, acusada por la Fiscalía por los delitos de uso ilegal de armas de fuego, robos, tenencia y uso de armas restringidas, y porte de sustancias y artefactos explosivos.