Política

EE. UU. urge a Ortega negociar de “buena fe”

Embajador Sullivan: "Continuamos urgiendo al Gobierno de Ortega a que tome acciones concretas para, ahora, unirse al diálogo liderado por la Iglesia"



El Gobierno de EE.UU. urgió a Daniel Ortega que negocie de “buena fe” con la coalición opositora del país, en un diálogo que busca una salida pacífica a la crisis que ha dejado centenares de muertos desde abril del año pasado.

“Continuamos urgiendo al Gobierno de Ortega a que tome acciones concretas para, ahora, unirse al diálogo liderado por la Iglesia y para negociar de buena fe”, dijo al ser preguntado por Efe uno de los portavoces del Departamento de Estado, Robert Palladino, en una rueda de prensa.

El embajador de EE. UU. en Nicaragua, Kevin Sullivan, dijo este miércoles que su Gobierno está “complacido con los avances” del diálogo y le parece “bien” ese camino para “lograr soluciones”.

También valoró positivamente que las partes invitaran al cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes como testigo y acompañante de ese proceso.

EE. UU. ha pedido evaluar la crisis en Nicaragua mediante la Carta Democrática de la Organización de los Estados Americanos (OEA), después de que un grupo independiente de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) concluyera que el Gobierno de Ortega cometió crímenes de lesa humanidad.

El Consejo Permanente de la OEA ha comenzado a aplicar la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua, lo que podría culminar con su suspensión del organismo continental.

Asimismo, las partes negociadoras informaron que esperan la confirmación del cardenal Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, como la de los pastores de las Iglesias Evangélicas, para que participen como testigos y acompañantes.

Brenes, también arzobispo de Managua, informó que el Episcopado decidirá el viernes si acepta o no la invitación para participar como testigo y acompañante en las negociaciones.

El Episcopado nicaragüense jugó un rol trascendental como mediador y testigo en el diálogo nacional entre el Gobierno y la Alianza Cívica iniciado en mayo pasado, que fue abandonado de forma unilateral por el presidente Ortega dos meses después.

Los representantes de la Iglesia Evangélica tampoco han decidido si aceptarán o no la invitación.