Mundo

EEUU no ve separación de poderes en Venezuela

Carta Democrática

En Venezuela surgen voces que exigen renuncia de magistrados del TSJ tras golpe de estado



Washington, (EFE).- Estados Unidos opinó este sábado que la marcha atrás parcial del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) venezolano a dos de sus sentencias demuestra la “falta de separación de poderes” en Venezuela, e instó a que se “restauren completamente los derechos y autoridades” a la Asamblea Nacional al mismo tiempo que 51 Organizaciones no gubernamentales exigieron la renuncia de los magistrados del TSJ.

En declaraciones a Efe, un funcionario del Departamento de Estado de EEUU restó peso a la decisión del TSJ de dar marcha atrás a su intención de asumir las atribuciones del Parlamento, al asegurar que la corte “solo ha revertido parcialmente apenas dos de sus muchas sentencias recientes que eliminaban poderes a la Asamblea Nacional”.

“Y lo ha hecho después de consultas a última hora de la noche con el Ejecutivo (liderado por el presidente Nicolás Maduro), lo que demuestra aún más la persistencia de una falta de separación de poderes en Venezuela“, dijo el funcionario estadounidense, que pidió el anonimato.

“Seguimos urgiendo a que se restauren completamente los derechos y autoridades a la Asamblea Nacional elegida democráticamente, que se establezca rápidamente un calendario electoral y se liberen inmediatamente todos los presos políticos”, añadió la fuente.

El funcionario insistió en que “la responsabilidad de actuar sigue estando en manos del Gobierno de Maduro”.

“En lugar de privar a instituciones de Venezuela de la capacidad democrática de toma de decisiones, el Gobierno venezolano debería cumplir los compromisos que hizo durante el proceso de diálogo en 2016, sus obligaciones con su propio pueblo y sus promesas bajo la Carta Democrática Interamericana”, subrayó.

El TSJ venezolano informó hoy a través de un comunicado de que suprime algunas partes de dos polémicas sentencias que había emitido esta semana, lo que deja sin efecto su decisión de asumir las competencias del Parlamento.

Lo hizo después de que el Consejo de Defensa de la Nación, una instancia de consulta del jefe de Estado venezolano, se reuniera a petición de Maduro y exhortara al TSJ a revisar esas sentencias.

La decisión del Supremo venezolano de asumir las competencias de la AN había originado en la oposición venezolana y en todo el continente una fuerte reacción por parte de distintos países.

Estados Unidos forma parte de un grupo de países que el viernes preparaban un borrador de resolución para votarlo este lunes en la Organización de Estados Americanos (OEA), con el fin de que el organismo declarase que la decisión del TSJ de asumir las facultades de la AN era una “violación del orden constitucional”.

Pero la marcha atrás del TSJ no ha sido suficiente a ojos de Estados Unidos, que lleva más de un año expresando su preocupación sobre la separación de poderes en Venezuela, en particular desde que el Supremo venezolano declaró en enero de 2016 en desacato a la Asamblea Nacional elegida en las urnas el mes anterior.

La oposición venezolana tampoco ha celebrado la decisión, por considerar, en palabras del presidente del Parlamento, Julio Borges, que el “golpe de Estado” no se puede corregir suprimiendo una sentencia, y anunció que seguirá llamando a protestas en la calle.

Por su parte, el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, opinó hoy en un mensaje en su cuenta de Twitter que “de una ruptura institucional no se sale con aún más alteración del orden constitucional”.

ONGs piden renuncia de magistrados

Cincuenta y una ONGs venezolanas pidieron hoy la “renuncia inmediata” de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela en un comunicado conjunto.

En el texto señalan que el Estado de derecho en su país “no se solventa con la enmienda” de sentencias, en referencia a la renuncia del Supremo a asumir las funciones del Parlamento que se había atribuido.

Exigimos “la renuncia inmediata de todos los magistrados de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia”, así como “el inicio de oficio del procedimiento judicial que permita la determinación de las responsabilidades que correspondan a los magistrados de la Sala Constitucional”, expresa el comunicado.

Esta petición fue hecha en rechazo a que el Gobierno haya tratado como una controversia entre poderes la posición de la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, quien dijo que había una “ruptura del orden constitucional” con la decisión del Supremo de atribuirse las competencias del Parlamento.

Para las ONGs el calificativo del Ejecutivo constituye una simplificación de “graves hechos contra la Constitución”.

Aunque el TSJ anunció hoy que renunciaba a asumir las competencias del Parlamento, después de que el presidente Nicolás Maduro pidiera a la máxima corte que revisara la sentencia antes mencionada, las ONGs destacan que la restitución del Estado de derecho “no se solventa con enmiendas” de sentencias.

Las organizaciones firmantes del comunicado piden además la derogación del actual Estado de Excepción y “el sometimiento a la consideración de la Asamblea Nacional de cualquier futuro decreto sobre la materia”, así como la derogación de “todas las actuaciones de la Sala Constitucional”.

Estas asociaciones demandan también “retomar de inmediato el cronograma electoral” y tomar las medidas necesarias para detener el aumento de la pobreza en Venezuela, “lo cual incluye garantizar el acceso a los alimentos y medicinas para toda la población, sin ningún tipo de discriminación”.

Por último solicitan a la comunidad internacional mantener su atención sobre Venezuela, ya que a su juicio el “golpe de Estado” sigue vigente.

El texto esta suscrito, entre otras organizaciones, por Espacio Público, Acceso a la Justicia, Centro de Acción y Defensa por los Derechos Humanos (CADEF), Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello y Centro de Derechos Humanos de la Universidad Metropolitana (CDH-UNIMET).