Nación

Los militares alegan "neutralidad" en la crisis, mientras son señalados de cómplices de la dictadura

Ejército desmiente a exministra de Gobernación

Institución niega que realiza espionaje político, como dice Ana Isabel Morales



La vocería del Ejército de Nicaragua desacreditó y se desvinculó de las declaraciones vertidas por la exministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, en un video difundido en las redes sociales. La exfuncionaria sandinista señaló a la inteligencia  militar de espiar a opositores en los barrios junto a la Policía de la dictadura Ortega-Murillo.

“Se trata de una exfuncionaria del Gobierno, que no tiene ningún vínculo con la institución castrense y hace referencia a actos inexistentes”, expresó el Ejército a través de un comunicado oficial. 

El Ejercito rechazó y desautorizó de “forma categórica” a Morales y mantuvo su postura de “neutralidad” frente a la peor crisis política que ha sufrido el país en tiempos de paz, con una matanza desatada por Ortega, que ha dejado 325 nicaragüenses asesinados sin que los militares intervengan en la defensa de los derechos humanos y el mantenimiento de la paz social en el país.

“Los comentarios hechos por la ex ministra o cualquier otra persona tratando de situarnos donde nuca hemos estado los rechazamos y desautorizamos categóricamente como igualmente lo hemos hecho ante las campañas calumniosas y la manipulación de información sobre el quehacer de esta institución al servicio de la nación”. 

Las declaraciones de la ex de Gobernación contradicen la postura de la comandancia del Ejército. El alto mando militar ha asegurado que se ha mantenido al margen de la crisis sociopolítica iniciada en abril de 2018, pese a que no ha desarmado a los paramilitares de la dictadura como lo ordena la Constitución Política. Estas revelaciones de Morales señalan a la inteligencia militar de estar involucrada en el estado policíaco impuesto por la dictadura Ortega-Murillo.

En el video, la ex de Gobernación recomendó a los militantes a estar “alertas” de la “derecha” que “anda una campaña, excitadísimos, como en Venezuela, porque creen que después de Venezuela van contra nosotros”. Según Morales, ciudadanos azul y blanco —a quienes identifica como “opositores”— andan en los barrios tomando fotos, “chequeando sandinistas, chequeando casas, chequeando movimientos”. 

“Nosotros ya sabemos cómo es eso, cómo es ese juego… entonces los viejos tenemos que enseñarle a los más jóvenes el contrachequeo y la vigilancia; apoyar a los compañeros de la inteligencia policial y de la inteligencia del Ejército que está trabajando en el territorio”, sostuvo Morales.

El Ejército insistió que cumplen con las misiones que la Constitución Política y las leyes le mandatan.