Mundo

EI pierde líderes y territorio

Muere importante dirigente rebelde sirio en bombardeo en afueras de Damasco; Ejército iraquí retoma parte de Ramadi

Beirut, 25 dic (EFE).- El líder del Ejército del Islam, Zahran Alush, uno de los cabecillas rebeldes más conocidos de Siria, murió hoy en un bombardeo en la región de Guta Oriental, el principal bastión opositor de las afueras de Damasco, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Las circunstancias y el momento de su muerte son aún confusas.

La ONG, que citó fuentes de alto rango dentro de la organización insurgente, señaló que Alush falleció junto a otros cinco cabecillas del grupo, uno de ellos su responsable de seguridad, y ocho milicianos durante una reunión que mantenían en Guta Oriental.

Se desconoce si el bombardeo fue llevado a cabo por aviones del régimen sirio o de Rusia. A consecuencia del mismo también hubo decenas de combatientes rebeldes heridos, algunos graves.

Según esas fuentes, Alush se reunía con otros responsables de la organización para preparar un ataque contra posiciones del grupo chií libanés Hizbolá y de las fuerzas del régimen.

Sin embargo, otras fuentes aseguraron al Observatorio que Alush pereció ayer por el impacto de cuatro cohetes durante un encuentro de cabecillas del Ejército del Islam en un área ubicada entre las localidades de Saqba y Duma, en Guta Oriental.

Por el momento, el Ejército del Islam no ha confirmado el fallecimiento de su líder.

Alush, nacido en 1971, era uno de los líderes rebeldes más conocidos en el territorio sirio y su organización armada es una de las más poderosas en el territorio sirio.

Su base principal es la ciudad de Duma, la mayor urbe del Guta Oriental, aunque también opera en otras partes de Siria.

Las autoridades acusan a este grupo del disparo de cohetes desde Guta Oriental contra el centro de Damasco.

 

Fuerzas iraquíes recuperan parte de Ramadi

Bagdad, 25 dic (EFE).- Las fuerzas iraquíes consiguieron hoy recuperar el 50% del barrio administrativo de la ciudad de Ramadi, al oeste de Bagdad, en el cuarto día de ofensiva para arrebatar esa urbe al grupo yihadista Estado Islámico (EI), informó a Efe una fuente de seguridad.

Los servicios de la lucha antiterrorista iraquíes, apoyados por la aviación de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, realizaron este nuevo avance en Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar, después de duros enfrentamientos con los yihadistas.

La fuente agregó que las tropas, que cuentan también con el apoyo de la Policía de Ramadi y de la aviación militar iraquí, están ya a unos pocos cientos de metros de los edificios gubernamentales entre los que se encuentra la sede del Gobierno provincial de Al Anbar.

Asimismo, explicó que los yihadistas emplearon artefactos, coches bomba y francotiradores para obstaculizar el avance de las fuerzas iraquíes. Según la fuente, al menos 60 yihadistas y 15 miembros de las fuerzas iraquíes murieron hoy durante los choques registrados en el barrio de Al Huz.

Por otra parte, otros 11 integrantes del EI, cuatro de ellos armados con cinturones explosivos, perecieron en enfrentamientos con las fuerzas iraquíes en la zona de Al Madiaq, al este de Ramadi, en un ataque contra el Ejército.

Coincidiendo con estos avances, el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, aseguró en un discurso con motivo de la Navidad que tras la liberación de Ramadi, el Ejército se embarcará en la recuperación de Mosul, capital de Nínive y en manos también de los yihadistas.

Las Fuerzas armadas iraquíes, en coordinación con la coalición internacional liderada por Estados Unidos, lanzó el pasado martes una operación para liberar el centro de Ramadi, después de haber conseguido recuperar algunos barrios periféricos a principios de este mes.

El grupo EI proclamó un califato en junio de 2014 en las zonas que controla en Siria y en Irak, donde conquistó amplias áreas del norte, noreste y oeste.

Más en Mundo

Send this to a friend