Negocios

Instaló una planta fotovoltaica en el Olof Palme y construye otra en El Velero

Vincenzo Esposito, el empresario italiano de los Go Kart

Go Kart

“Laureano nos dio todo el apoyo para los "Go Kart". Es una de las mejores personas que he conocido hasta ahora, como político”, dice Vincenzo Esposito



Laureano Ortega Murillo, asesor presidencial para inversiones, se sentó al volante del carrito con motor (Go Kart) número 1, para hacer la salida de honor en la nueva pista Speed Karting Managua, ubicada en el Paseo Salvador Allende, a orillas del lago Xolotlán. En el carrito número 3 le acompañaba Vicenzo Esposito, un empresario italiano que invirtió un millón de dólares en el parque de diversiones, mientras un poco más atrás, en el carrito número 5, marchaba Virgilio Silva, presidente ejecutivo de la Empresa Portuaria Nacional, que administra los terrenos en que se construyó la pista

Esposito se define como un constructor italiano que también promueve negocios en energía renovable, y planea extenderse hacia la generación de electricidad a partir de desechos y quizás, regresar a sus orígenes: la construcción de viviendas.

“He tenido entrenamiento como constructor, porque soy hijo de constructor. A los diez u once años, me pusieron en la obra a ver cómo funcionaba con los albañiles, con los excavadoristas. Iba a la escuela y trabajaba, porque así lo quería mi papá. Trabajé con mi familia hasta los 30 años en la construcción de casas, escuelas, iglesias y supermercados; en acero, en concreto, en obras públicas y privadas. ¡De cualquier manera!”, rememora.

También le puede interesar: Los 24 “asesores” de Ortega

Vino a Nicaragua en 2013, cuando uno de sus socios, que tenía experiencia en construir con estructuras metálicas, analizaba la idea de instalar en Nicaragua una pista de carreras para Go Kart. El socio no se animó. Vincenzo sí lo hizo, y encontró una tierra de oportunidades en la que se quedó a vivir, y a la que piensa trasladar al resto de su familia.

Una planta de energía en el Olof Palme

Esposito se encontró con el proyecto de remodelación del centro de convenciones ‘Olof Palme’, y les ofreció instalar un sistema fotovoltaico, aun sin ser experto en esa tecnología.

“Yo tenía el conocimiento, y tenía personas que conocían el cómo. Entonces, vine aquí promoviendo la energía renovable fotovoltaica, y tuvimos una primera reunión, una reunión política, donde agradecí mucho que me dieran la confianza para poder seguir”, refiere.

Admite que “muchas cosas no se cumplen en una sola reunión: el impacto inicial es el que te da confianza para seguir. Muchas veces te sientas, hablas de millones, de esto o lo otro, pero es muy poco probable que en una sola reunión se concrete una inversión”.

El proyecto cuajó en una planta de dos megavatios de energía renovable fotovoltaica, con dos megavatios de batería. “Ninguno sabe que esa es una de las plantas de almacenamiento más tecnológicas de Centroamérica. Nadie en la región tiene un almacenamiento de baterías de dos megavatios”, defiende con orgullo.

Detalla que se trata de 480 piezas de batería, con un peso de 170 a 180 kilos cada una. “Tiene un centro técnico que es muy raro en Centroamérica”, añade.

Después comenzó a construir en El Velero, una planta de energía solar de 12 megavatios, junto con tres socios italianos con quienes constituyó la empresa Roma de Nicaragua S. A. (Romanisa). Esposito asegura que “ya está todo listo: los arreglos, la cerca, solo estamos esperando los paneles. Deberían comenzar en 15 días, para entregar energía a la red a través de una línea de 13 kilómetros que llega a la Planta Che Guevara”.

Después de construir el parqueo y la planta eléctrica del ‘Olof Palme’, Esposito se adjudicó otras dos obras públicas: dos plantas solares de 200 Kw: una en el Edificio Libertad (donde opera la empresa Xinwei), y en el Edificio 19 de Julio (un inmueble del Estado ubicado en las inmediaciones de Telcor, en carretera Norte).

El italiano refiere que “cada una de esas plantas ahorra más de 5,000 dólares al mes. En poco más de tres años se paga la inversión”.

Argumenta que otros proveedores cobraban más de 3,000 dólares por kilovatio, pero él cobró mucho menos de la mitad, y que en un día nublado, las plantas solares pueden generar a 70% de su capacidad. “Si el proyecto no es de mayor envergadura, es porque ya no caben más paneles en el techo”, aclaró.

Laureano y la pista de los Go Kart

Al explicar su relación con los representantes de gobierno, explica que fue “muy transparente y cristalina, y eso te pone en una situación de tranquilidad. En el mundo de las inversiones, la política es un artículo que no nos interesa. Lo que nos interesa es cumplir”.

Esposito relata cómo hizo sus contactos con Laureano Ortega Murillo: “Nos reunimos dos veces con ProNicaragua. Luego tuvimos una reunión privada con Laureano, quien nos dio todo el apoyo. La idea inicial era hacer la pista de carreras en el Paseo Xolotlán, o en los terrenos de la Empresa Portuaria Nacional”, recuerda.

“Nos dijeron que tenía que ser por otro lado, porque el parque es más bien para niños, y cierra a las diez de la noche, así que vimos que era mejor hacerlo en el otro lado, en el Salvador Allende, donde hay más recreaciones, más restaurantes, es más atractivo, y nos dieron un lote de 5,000 metros cuadrados, donde pensaban hacer un parque acuático. Yo lo vi y les dije: mira, 5,000 metros para hacer un parque acuático es muy pequeño”, detalla.

Yo tengo que decir que Laureano es una óptima persona”, dice Esposito. “Es de verdad una persona que cumple, de confianza, buena. Es una persona humilde, una persona que te da el corazón. Es alguien que lo ves que canta en el teatro. Es alguien que te emociona como persona”, recita. “Tengo que decir que es una de las mejores personas que he conocido hasta ahora, como político”, declara.

Lea también: El Cavaradossi de Managua.

Esposito asegura que no tiene negocios con Albanisa ni con Caruna… aunque lo intentó. “Buscamos recursos con ellos, pero ellos tienen sus propios planes de inversión. Puede ser que no creyeron en mi proyecto. No sé”, reflexiona.

De regreso a la carrera de los Go Kart, luego de dar las vueltas de exhibición, Laureano Ortega llegó en primer lugar, apenas unos centímetros por delante de Esposito. Es difícil saber si ganó o lo dejaron ganar.

Diversión, a dólar el minuto
Go Kart
Carlos Herrera | Confidencial.
  • Parque de diversiones recibe 300 clientes en días de semana y 700 en fines de semana

Esposito apostó a que encontraría en Managua suficientes entusiastas de los carritos Go Kart que quisieran ir a correr a su pista cualquier noche de la semana, pagando diez dólares por diez minutos (en vez de salir de copas con los amigos)… y hasta ahora está ganando la apuesta.

El factor novedad de los Go Kart opera a favor de la nueva atracción capitalina, que recibe entre 280 a 320 clientes en días de semana (atienden a partir de las cuatro de la tarde de lunes a jueves, y de las tres de la tarde los días viernes, cerrando a las doce o una de la mañana).

El fin de semana es mejor para los Go Kart. Octavio Guerrero, director comercial de Speed Karting Managua, detalla que reciben unas 700 personas el sábado y otros tantos el domingo, cuando atienden “de once a once”, aunque es normal que tengan que cerrar más tarde.

Los planes de la empresa estima un periodo de tres a cinco años para recuperar la inversión, y aunque Esposito confiesa que sería “la persona más feliz de este mundo”, si el flujo de fin de semana se repitiera todos los días, Guerrero admite que “ahorita estamos en un pico alto, pero si se mantuviera, la inversión se recuperaría en dos años”.

Vincenzo explica que el cobro de diez dólares por diez minutos de carrera “es una cuenta que se hizo de manera rápida. Un dólar la vuelta. Normalmente, en México o Costa Rica hacen una cuenta diferente, y cobran un poquito más, cobrando por vuelta”.

Detalla que el costo de la gasolina, el aceite y mantenimiento representa el 65% de esos diez dólares, y que del 35% restante pagan impuestos, alquiler del terreno (que es propiedad de ENAP), salarios, etc., “pero estamos confiando en que saldremos adelante”.

Los planes del biogás

Go Kart
Carlos Herrera | Confidencial.

En julio pasado, Vincenzo Esposito entró en un joint venture con BTS Biogas una sociedad italiana que produce electricidad y calor a partir de desechos naturales.

Su idea es ofrecer soluciones energéticas a empresas como los mataderos bovinos y porcinos, o las granjas avícolas, para que usen los desechos de los animales (la sangre o las heces, por ejemplo), y cualquier otro insumo de origen animal o vegetal para ponerlos en un biodigestor.

“Son tecnologías simples, donde uno tiene que tener el conocimiento, o la conexión con la persona que sabe y tiene experiencia en eso”, dice el italiano.

Esposito declara que no tiene socios nacionales, pero sí “muchos amigos, a los que estoy tratando de mostrarles cómo esta pista de “Go Kart” es el inicio de algo que estoy seguro que funciona. Tengo muchas relaciones con muchas personas, y estoy buscando socios para el biogás. Luego estoy buscando gente que invierta conmigo para hacer buenas, buenísimas casas que no sean tan costosas, que tengan mucho espacio, mucho aire”, detalló.