Nación

Venció la valentía de una población que retó a los armados de Ortega: "¡Ni un paso atrás!"

El grito en toda Nicaragua: “¡Qué se vayan!”

Miles marcharon en todo el país demandando la renuncia de Daniel Ortega. Cortesía | Confidencial

Ciudadanos de Jinotega, Matagalpa, Granada, Chinandega, León, Masaya, entre otras ciudades, salieron a las calles a exigir el fin de la dictadura



Miles de ciudadanos en Jinotega, Estelí, León, Granada, Chinandega, Masaya, salieron a las calles para sumarme a la marcha “Juntos somos un volcán”, convocada por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia para exigir el cese inmediato de la represión en todo el país.

En el primero de tres días de protestas  contra el Gobierno, que continuará este viernes con un paro nacional, los pobladores demandaron la dimisión de Ortega, a quien responsabilizan por las muertes de casi 300 nicaragüenses en casi tres meses.

En algunas de estas ciudades, por el mismo temor a la represión solamente se realizaron plantones. La población también marchó en respaldo a los sacerdotes de la Iglesia Católica por su labor de apoyo al pueblo nicaragüense y condenando los ataques sufridos por los religiosos este lunes en Diriamba.

Consignas como “¡eran estudiantes, no eran delincuentes!”, en referencia a gran parte de los fallecidos durante la represión y “de que se van, se van”, fueron continuamente repetidas durante las marchas a las que muchos asistieron con los rostros cubiertos, para evitar represalias de las turbas orteguistas.

Masaya valiente

Los pobladores de Masaya salieron de forma simultánea a la población de Managua a marchar exigiendo el fin de la violencia y el acoso que han vivido durante los últimos meses. “El pueblo de Nicaragua está cansado de esta dictadura”, gritaban durante el recorrido.

Mientras pasaban cerca de la Rotonda San Jerónimo, que estaba siendo vigilada por encapuchados y policías fuertemente armados, los manifestantes prosiguieron su recorrido y obligaron a los armados a bajar su posición de guardia.

“No estamos armados”, gritaron a los paramilitares apostados en el lugar. La manifestación concluyó en la plaza Pedro Joaquín Chamorro de Monimbó, donde los asistentes bailaron al son de marimbas.

Solidaridad con sacerdotes

En Jinotega, decenas de personas se congregaron en el atrio de la Iglesia Nuestra Señora de los Ángeles, en solidaridad con los sacerdotes agredidos cuando visitaron Diriamba esta semana para mediar para detener la violencia y además condenaron la profanación de la Parroquia Santiago Apóstol de Jinotepe. 

Mientras en Matagalpa, los pobladores realizaron un plantón en el atrio de la catedral San Pedro Apóstol. Los manifestantes  repudiaron, en ambas ciudades, los allanamientos y la persecución vivida por los jóvenes que han participado en los tranques.

En Estelí los participantes de la marcha “Juntos somos un volcán” denunciaron el secuestro de cinco jóvenes que estaban refugiados por la situación de asedio vivido en esa ciudad. “Vivos se los llevaron, vivos los queremos de regreso”, exigieron los representantes del Movimiento 19 de abril de esa ciudad.

Unidos contra el régimen

En Chinandega, los pobladores se sumaron para marchar por las principales calles de la ciudad. La caminata se realizó con gritos de la población que portaban sus banderas azul y blanco acompañados de pancartas y bajo el sonido de disparos al aire de morteros artesanales.

Los leoneses se concentraron en la salida León-Managua y realizaron un recorrido hacia el centro de la ciudad. Cientos de personas demandaron el fin de la violencia contra las manifestaciones pacíficas y demandaron a la ciudadanía a seguir sumándose a las protestas.

El recorrido finalizó en la plaza Sutiaba, donde los pobladores rindieron homenaje a todos los asesinados en esa ciudad desde que iniciaron las protestas el pasado 18 de abril.

El pueblo granadino también realizó la tarde del jueves su marcha “Juntos somos un Volcán” que inició desde la Plaza de Xalteva y recorrió las principales calles de la ciudad colonial exigiendo la salida de Daniel Ortega y de Rosario Murillo.

La marcha concluyó en el atrio de la Iglesia Xalteva donde realizaron un homenaje a todos los asesinados durante las protestas.