Confidencial

El lado oscuro de las redes sociales

Nuestros niños y adolescentes son los principales usuarios de Internet y esto, además de darles beneficios para educarse, los hace vulnerables. Las estadísticas revelan que más del 70% de usuarios jóvenes son menores de edad, una cifra que va en aumento a medida que pasa el tiempo. Se calcula que en los próximos cinco años, los usuarios entre 12 y 20 años alcancen más del 80% del total de los cibernautas.

La compañía de seguridad informática ESET realizó una encuesta dirigida a adolescentes latinoamericanos. El estudio reveló que el 36% ha sido víctima de incidentes con su seguridad en Internet. De ellos, 3.4% corresponden a casos de ciberacoso. Esta realidad nos lleva a preguntamos si esta herramienta facilita las agresiones por este medio, o si son las redes sociales el medio ideal que por sus características fomentan este tipo de conducta. La respuesta no es sencilla.

Partiendo del hecho de que los padres somos (en su mayoría) inmigrantes digitales, nos ha tocado adaptarnos a los cambios tecnológicos en la medida en que ocurren. Nuestros hijos son nativos digitales, lo que los convierte en individuos que naturalmente interactúan con la web y con avances tecnológicos. La relación que niños y adolescentes mantienen con la tecnología puede convertirlos en el blanco de cyber-acoso y cyber-bullying.

¿Cómo se manifiestan el ciberacoso? 

Se caracteriza por actos consecutivos de agresión a la integridad moral y psicológica de la víctima, perpetrados por el abusador utilizando medios digitales. Por la naturaleza de este tipo de acciones, la víctima no consigue evitarlas ya que ocurren en la esfera digital. La democratización del Internet permite compartir contenido de casi cualquier tipo.

La mecánica para realizar ciberacoso puede variar, pero las que incluyen el uso de imágenes denigrantes de las víctimas o la publicación de videos son las más viralizadas en la red, aumentado la audiencia a la que llega, a diferencia del hostigamiento realizado vía mensajería de texto, que se limita al emisor y receptor.

Dentro de las principales manifestaciones:

Flaming: envío de mensajes ofensivos vía email o SMS.
Cyber-stalking: acoso online que incluye amenazas de daño o intimidación excesiva, incluye la indagación a través de las redes sociales de la víctima.
 Suplantación de identidad: hacerse pasarse por la víctima y enviar o subir archivos de texto, video o imagen al Internet, que hacen quedar mal al agredido.

¿Por qué el cyber bulling es más frecuente?

A diferencia del bullying, que tradicionalmente se manifiesta de persona a persona, la audiencia del ciberacoso es global. El mundo digital permite que se propaguen con mayor rapidez las imágenes o el contenido ofensivo.

Sumado al nivel de exposición, el agresor experimenta una sensación de anonimato cuando hostiga a su víctima en las redes sociales. la falta de contacto físico permite que se desarrolle este sentimiento. Además, el agresor asume una identidad, nombre y personalidad distinta.

Cuando el bullying ocure en la escuela, el agresor está circunscrito a un espacio y tiempo definido dentro del horario escolar. Hoy en día, la movilidad, los teléfonos inteligentes y los niveles de conectividad hacen posible hostigar desde la comodidad del hogar sin tener que trasladarse físicamente a donde está la víctima.

El papel de los padres

La alerta entre los padres de familia ha aumentado ante el creciente número de casos de ciberacoso. Un dato notorio de la encuesta realizada por ESET demuestra que, en el 11.5% de los casos, los adolescentes que tienen algún incidente con su seguridad digital no acude a sus padres u otro adulto para pedir ayuda.

Es necesario tomar en cuenta recomendaciones claves de seguridad, dentro de las que se encuentran:

 Evitar que el contenido sea público a todos los usuarios de cada red social. Es necesario activar la funcionalidad de privacidad del contenido, sean fotos, comentarios o videos.
 Mantener contraseñas seguras para cada cuenta de correo y red social
 Si nuestros hijos están siendo acosados lo mejor es guardar las pruebas de este acecho.
 Evitar el uso de cámaras web
 Recomendar a nuestros hijos ignorar los mensajes marcados como spam
 No mantener la computadora en el cuarto de nuestros hijos, por el contrario ubíquela en un punto visible dentro de la casa
 No aceptar solicitudes de amistad de usuarios desconocidos
 Evitar descargar juegos o aplicaciones de origen dudoso
 No facilitar números de cuentas, tarjetas de crédito o información financiera a quien lo solicite
 Mantener los programas anti-virus actualizados en la computadora
 Activar aplicaciones de control parental
 Aplicar reglas de uso del internet, como horarios, tipos de contenido, contacto con extraños, etc.

Todas estas recomendaciones son vitales para que los padres garanticen la seguridad digital de sus hijos. Sin embargo, lo más importante es involucrarnos, educarnos y conversar con nuestros hijos, siempre respetando su privacidad. Entablar una relación de confianza nos permite ser parte de todos los aspectos de su vida, incluso los que suceden en el mundo digital.

Taller en Seguridad Digital para Padres

Para involucrarnos en temas de educación digital, responsabilidad en la red, seguridad en redes sociales y dispositivos móviles, estaré realizando el “Taller Seguridad Digital para padres”, el sábado 30 de Abril en el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra en Hispamer a partir de las 9:00 am. Con una inversión de U$ 15 compartiremos una guía paso a paso para los que somos padres en la era digital.

Los boletos pueden ser adquiridos vía online a través de TicketTangoescribiendo a info@tecnotool.com o el día del evento.