Opinión

El riesgo de malinterpretar a Kim Jong-un

Corea del Norte

El pensamiento norcoreano es indudablemente artero, y también delata la voluntad de supervivencia del régimen y su deseo de dominar la situación actual



Los gobernantes a los que se considera “locos” siempre han sido los más difíciles de evaluar para los observadores políticos. Pero en realidad, rara vez es un problema de psicopatología: por lo general, el rótulo sólo señala una conducta diferente a lo que los analistas convencionales esperaban.

Hoy, el problema de analizar a líderes supuestamente lunáticos reapareció con la crisis nuclear con Corea del Norte. Que el dictador norcoreano Kim Jong-un esté o no loco no es una cuestión meramente académica: es el nudo del asunto.

El gobierno del presidente estadounidense Donald Trump declaró inequívocamente que no tolerará que Corea del Norte adquiera la capacidad de amenazar con armas nucleares el territorio continental de Estados Unidos. Según el asesor de seguridad nacional de Trump, H. R. McMaster, la postura de la administración refleja la creencia de que Kim está loco y que por eso la “teoría clásica de la disuasión” no es aplicable en su caso.

Durante la Guerra Fría, el presidente estadounidense Dwight Eisenhower razonó que incluso si Stalin (y más tarde Mao) era un asesino, no dejaba de ser racional, y no querría perecer en un contraataque estadounidense. La lógica de “destrucción mutua asegurada” en la que se basa la disuasión nuclear funcionaba.

Pero si el líder de un estado con armas nucleares es un lunático, indiferente a su seguridad física y a la de quienes lo rodean, la estrategia de disuasión se cae a pedazos. Si Kim está loco, la única opción es eliminarlo antes de que su régimen suicida pueda matar a millones de personas.

Pero ¿está Kim realmente loco, o simplemente tiene una visión del mundo que desconcierta a los analistas occidentales? Su dramática propuesta de celebrar una cumbre con Trump en mayo no parece muy acorde con la historia de que está loco. Más bien, se ve como un acto de alguien que sabe lo que hace.

Hay tres posibles análisis estratégicos que Kim tal vez esté haciendo. En primer lugar, es posible que el plan del régimen sea ofrecer concesiones que en realidad no tiene intención de cumplir. No hay que olvidar que la duplicidad norcoreana ya provocó el fracaso de un acuerdo sobre armas nucleares entre Estados Unidos y Kim Jong-il, padre del actual líder. Fue en 2002, cuando Estados Unidos descubrió que Corea del Norte mantenía un programa secreto de enriquecimiento de uranio apto para la producción de armas nucleares, en abierta violación de sus promesas anteriores.

De hecho, Corea del Norte demostró una y otra vez que no juega según las reglas. Inicia negociaciones para obtener concesiones (por ejemplo, ayuda alimentaria) y después retoma sus actividades cuestionables, con lo que todo vuelve a foja cero. No hay razones para creer que esta vez vaya a ser diferente. Pero no hay que confundir la conducta tortuosa del régimen con irracionalidad o locura. Con el solo hecho de expresar disposición a negociar, Kim ya obtuvo algo de la legitimidad política que necesita imperiosamente.

En segundo lugar, más que un lunático, Kim parece muy atento a la historia reciente. Saddam Hussein en Irak y Muammar el-Qaddafi en Libia terminaron pagando el precio de renunciar a sus programas nucleares; en cambio, Kim mejoró las capacidades nucleares de su régimen, y ahora el hombre más poderoso del planeta lo trata públicamente casi como a un igual. El régimen norcoreano siempre buscó este reconocimiento por encima de cualquier otra cosa.

Una tercera y última posibilidad es que Corea del Norte esté tratando de ganar tiempo. Aunque aceptó detener las pruebas nucleares y de misiles hasta la cumbre, podría usar los próximos meses para desarrollar tecnologías relacionadas. Por ejemplo, todavía necesita perfeccionar el mecanismo de reingreso atmosférico de los misiles balísticos intercontinentales, para que puedan golpear el territorio estadounidense en forma exacta y fiable. Además, durante el desarrollo de la cumbre, Corea del Norte no tiene que temer un ataque militar de Estados Unidos. Sería perfectamente racional y sensato que Kim busque este objetivo.

En resumidas cuentas, lo más probable es que la “oferta” de Corea del Norte termine siendo mucho menos de lo que parece. Pero aun así es posible extraer información estratégica valiosa del gambito diplomático de Kim. El pensamiento norcoreano es indudablemente artero, pero también delata la voluntad de supervivencia del régimen y su deseo de dominar la situación actual. Esto hace pensar que Kim no está “loco” después de todo, y que la disuasión convencional seguirá funcionando, como lo ha hecho desde 1945.

Eso es buena noticia para todos, pero especialmente para la administración Trump, ya que es casi seguro que en las próximas conversaciones no conseguirá concesiones significativas de Corea del Norte.

John C. Hulsman es presidente y cofundador de la consultora en riesgo político global John C. Hulsman Enterprises (www.john-hulsman.com). Copyright: Project Syndicate, 2018