Política

Subsecretario de democracia y derechos humanos del Departamento de Estado de EE.UU.

“Elecciones libres, justas y transparentes”

Michael Kozak: “Creemos que tanto la observación nacional e internacional es importante para una elección libre”



Michael Kozak, subsecretario adjunto del Buró de Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Laborales del Departamento de Estado, visitó esta semana Nicaragua para conocer el contexto electoral del país, cuando faltan menos de siete meses para las elecciones presidenciales previstas para noviembre, aunque un documento reciente de la vocera del Ejecutivo, Rosario Murillo, deja entrever que el comandante Daniel Ortega podría convocar a elecciones y postularse nuevamente a un tercer periodo.

En entrevista con Confidencial, Kozak afirma que la transparencia electoral es una de las preocupaciones de Estados Unidos, asegura que todavía hay tiempo para organizar misiones de observación electoral — “importantes para garantizar una elección libre” — que generan “una percepción” de transparencia en los comicios, aunque asegura que Estados Unidos no ha pedido participar como observador en el proceso. “En Nicaragua, como todo en todo el mundo, creemos que las elecciones deben ser libres, justas, y transparentes y que cada voto debe contar. Creemos que tanto la observación nacional e internacional es importante para una elección libre y justa en cualquier país”, dice.

¿Qué lugar ocupa el tema de la transparencia electoral en las relaciones entre Estados Unidos y Nicaragua?

Como se ve en nuestro informe de derechos humanos publicado recientemente, una de las grandes preocupaciones en Nicaragua es la transparencia en las elecciones. De manera que hemos estado hablando aquí con diversos grupos y el gobierno sobre qué se puede hacer para que el proceso de las elecciones sea más transparente. El proceso electoral es un tema de preocupación dentro de un marco más amplio de preocupaciones alrededor de los derechos humanos y el enfoque particular del informe en el caso de Nicaragua gira alrededor de una serie de temas concernientes al proceso electoral.  Este es un tema que nos interesa fervientemente en todas partes del mundo.

Después de las elecciones de 2011 hubo recomendaciones de la OEA, el Centro Carter y la Unión Europea sobre mejoras que debían hacerse en el sistema electoral de Nicaragua. Esas recomendaciones no se han cumplido. ¿Desde Estados Unidos consideran que hay condiciones para un proceso electoral limpio?

Las recomendaciones de estas organizaciones siempre tienen valor y los gobiernos deben trabajar con los observadores y sus propios sistemas electorales para mejorar los procesos.  En Nicaragua, como en todo el mundo, creemos que las elecciones deben ser libres, justas, y transparentes y que cada voto debe contar. Creemos que tanto la observación nacional e internacional es importante para una elección libre y justa en cualquier país.

Creemos que, en el caso de las elecciones, no solo importa la calidad del proceso, sino que la percepción sobre el proceso también es importante. Es por esta razón que Estados Unidos, como Estado miembro de la Organización de Cooperación en Seguridad en Europa, había invitado a observar nuestro propio proceso electoral por personas de esa organización, que incluye a Rusia y Bielorrusia y otros países.  No se trata solo de lo que nosotros mismos pensamos sobre las elecciones, sino que es importante que a nivel mundial la gente vea que es un proceso  adecuado y que pueden confiar en él.

Hasta ahora el Consejo Supremo Electoral no ha convocado a elecciones. ¿Cree que este retraso obstaculizará la organización de observación electoral nacional e internacional?

Yo creo que una observación electoral puede ser organizada si hay una invitación ahora.

¿Participará Estados Unidos con una misión de observación electoral si hay convocatoria a elecciones?

No estamos pidiendo un papel para los Estados Unidos como observador. Ojala que algunas de las organizaciones y los expertos en este tema pueden participar.

El Departamento de Estado publicó un informe en el que muestra preocupación por la situación de los derechos humanos en Nicaragua. ¿Cómo afectan las denuncias por violaciones a derechos humanos en el país las relaciones con Estados Unidos?

Como todas las relaciones bilaterales, nuestra relación bilateral tiene áreas de interés nacional mutuo y también áreas de desacuerdo. Tenemos un diálogo respetuoso en las áreas de interés y el compromiso de impulsar el progreso en otras áreas.

¿Han planteado al Gobierno de Nicaragua estas preocupaciones? ¿Qué respuesta han tenido?

Yo no puedo hablar por el gobierno de Nicaragua. Pero el informe aborda los temas de la declaración universal de derechos humanos y otros instrumentos internacionales.  Las preguntas son las mismas para todos los países.  De forma que la embajada en Londres responde las mismas preguntas que responde la embajada en Managua, solo que las respuestas surgen del contexto local.  El propósito es que el informe sea objetivo y basado en los hechos.  No es un documento que trata de emitir juicios, sino que es un documento que informa sobre los hechos. La razón por la que hacemos el informe es para que sea utilizado por los funcionarios de nuestro gobierno, en el Congreso, en el poder Ejecutivo, para que puedan tomar decisiones sobre una gran variedad de temas, como acuerdos de comercio, apoyo a temas de seguridad o casos de inmigración. Toman los hechos descritos en el informe para tomar decisiones sobre esos otros temas.  No se trata de ninguna manera de hacer un sistema de puntaje.  El propósito es que los hechos presentados sean veraces y que hablen por sí mismos.

La embajadora Dogu ha dicho que sigue de cerca la noticia de la compra de tanques rusos por parte del gobierno de Nicaragua, ¿qué interés genera esta compra para Estados Unidos?

Estoy aquí para discutir los derechos humanos.  La Embajadora puede responder mejor a preguntas sobre otros aspectos de la relación bilateral.