Economía

Entregas a domicilio ayudan a paliar la crisis económica en Nicaragua

Repartidores y emprendedores han encontrado una tabla salvavidas en medio de la crisis económica que vive Nicaragua

Todos los días, de diez de la mañana a diez de la noche, Héctor Salmerón recorre las calles de Managua en su motocicleta. Es repartidor de Jumpers, una plataforma que brinda el servicio de entrega a domicilio de comida, artículos de supermercado, para el hogar, regalos y productos de emprendedores nicaragüenses. 

Realiza casi 20 viajes cada día, la demanda ha subido en las últimas semanas a raíz de la llegada de la pandemia de covid-19 al país. A la vez, Salmerón ha visto cómo el tráfico ha disminuido en la ciudad y cómo una buena parte de las personas se ha resguardado en sus viviendas para prevenir el contagio. Así, él siente que realiza una misión importante, un servicio a la comunidad, al arriesgarse diariamente saliendo a las calles para realizar las entregas casa a casa y que así los demás no tengan que exponerse. 

“Me considero como enfermero, aliviamos a la gente. La gente está preocupada y nerviosa, nosotros les damos un buen servicio. Uno se siente como héroe, nos enfrentamos no solo al coronavirus, sino a accidentes”, explica. Ahora sale también bajo las fuertes lluvias de la temporada, lo que aumenta el riesgo, pero está contento con este trabajo que asumió hace dos meses. Antes laboró como taxista, pero era peligroso y las ganancias pocas, su nuevo empleo le genera un salario en base a la cantidad de entregas realizadas y eso le alcanza para sostener su hogar junto a su esposa y dos hijos. “Trabajamos tres, pero aún así la situación es limitada. Los precios han subido. En estos tiempos es una bendición este trabajo”, dice este hombre de 47 años. 

De Clickeat a Jumpers

Como Salmerón, en Jumpers trabajan más de 60 motorizados. Conforman la parte medular de esta empresa nicaragüense que nació en 2016 bajo el nombre Clickeat con apenas cuatro comercios y como sitio web. Para entonces “nadie creía que eso podía pegar”, cuenta Elman Amador, gerente general. 

“Siendo pioneros de este tipo de servicio en el país, tuvimos bastante aceptación pero también un trabajo arduo de educar al consumidor en las normas, usabilidad y en general todo lo relacionado a compras en línea”, comenta. Hoy día Jumpers es una aplicación móvil que las personas pueden descargar en su celular para ordenar y pagar en línea, y los repartidores entregan desde comida de restaurantes hasta cualquier artículo que alcance en una moto o un microbús. 

La emergencia sanitaria del coronavirus ha incrementado la demanda del servicio por parte de la población, por lo que ahora cuenta con más repartidores, pero también ha surgido mayor interés en negocios que quieren ser parte de la oferta dentro de la aplicación. Hasta la fecha han afiliado a más de 200 comercios en distintas categorías desde supermercados, ferreterías, comida rápida hasta pequeños emprendimientos como Yogo Yogo, una empresa nicaragüense que produce y vende yogurt helado bajo en grasas desde 2019. 

Fátima Cervantes, copropietaria del negocio, admite que inició su emprendimiento con temor puesto que ya el país enfrentaba la crisis económica que se originó en 2018, tras la represión estatal de las protestas ciudadanas. Sin embargo, junto a su esposo, arrancaron y les fue bien, lograron crear una clientela fiel a su producto.

“Lamentablemente este año nos hemos visto afectados por la pandemia como muchísimos negocios y nuevos emprendimientos, pero esto nos ha llevado a crear estrategias para poder mantenernos a flote, como el uso del delivery. Es una buena opción para todos los negocios, no solo de comida sino de todas las índoles, y como emprendedores recomendamos esta vía para mantener nuestras ventas”, explica. 

Servicio de precaución en medio de pandemia

“Nuestra industria se ha vuelto vital durante esta crisis del coronavirus”, considera Amador, ya que contribuyen a que la población se quede en casa, medida de distanciamiento físico que han recomendado organismos internacionales y locales.

La mayoría de Gobiernos de la región han implementado una cuarentena nacional, no así el gobierno de Nicaragua, por lo que han sido la ciudadanía y la empresa privada las que han tomado medidas por iniciativa propia. Salmerón explica que en su caso, como repartidor, le toca extremar medidas de higiene. Usa diariamente mascarilla, el lavado de manos es constante, siempre lleva consigo alcohol en gel. “La mayoría de la gente nos recibe y nos piden que les dejemos el pedido en la puerta, o salen con guantes”, describe.

“Nuestro protocolo de entrega cambió radicalmente: incluye una lavada de alcohol gel cada que el gestor tenga que tocar la comida, poniendo cambio de efectivo en bolsitas plásticas, manteniendo distancia de dos metros entre el cliente y el gestor y dejando la comida donde el cliente nos indique para reducir el contacto. También desinfectamos los bolsos diariamente y brindamos mascarillas a todos nuestros gestores aliados para salvaguardar su salud y la de los clientes. Finalmente, agregamos un sello de seguridad a cada bolsa de los pedidos para garantizar que lleguen sin abrir”, amplía Amador.

El crecimiento de Jumpers durante la pandemia no solo ha sido en cantidad de negocios deseosos de formar parte de la plataforma o de motorizados buscando empleo, sino también en cantidad de usuarios que en el último mes ha crecido en un 80%, de los cuales un 20% vive fuera del país. Se trata de una alternativa al envío de remesas, ya que quienes viven en el exterior pueden enviar regalos, comida y otros productos a sus seres queridos en Nicaragua utilizando la aplicación para pedir y pagar en línea.

Salmerón admite que realizar su trabajo sí le da un poco de temor, debido a que el coronavirus es altamente contagioso, pero le hace sentir que vale la pena recibir las gracias de los clientes, las propinas, el salario con que aporta a los gastos de su casa en estos tiempos de incertidumbre económica. 

Más en Economía

Share via
Send this to a friend