Nación

“Es una canallada”, afirma padre de Álvaro Conrado sobre pintas orteguistas

El día que el adolescente asesinado se hubiera graduado, orteguistas manchan paredes de templo, la Policía asedia iglesia, y turbas empañan graduación

Álvaro Conrado se estaría graduando este sábado 23 de noviembre, si no ha sido víctima de un disparo de alto calibre de la dictadura, el 20 de abril de 2018, en los predios de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), frente al Estadio Denis Martínez, en Managua.

Los compañeros de clases del adolescente nicaragüense, asesinado a los 15 años durante la masacre orteguista contra la Rebelión de Abril, han dedicado la promoción de este sábado en su honor, pero la iglesia Santo Domingo de Guzmán, ubicada a escasos metros del Colegio Loyola y donde se realizará la ceremonia, amaneció llena de pintas y mantas ofensivas en las que se lee: “Tu sangre fue en vano”, “Te usaron como carne de cañón”. Más tarde, turbas orteguistas empañaron el acto de graduación.

La mañana de este sábado, cuando los padres llegaron al templo, para adornarlo por la ocasión, se encontraron con las inmensas pintas en las paredes de la parroquia.

“Tus asesinos hoy te rinden homenaje”, se leía también en las paredes. Conrado fue asesinado cuando en plena insurrección estudiantil, llegó a la UNI para llevar agua a los jóvenes que se habían revelado contra el Gobierno y fueron reprimidos a balazos.

El adolescente recibió un disparo y pronunció aquellas escalofriantes tres palabras: “Me duele respirar”. Desde entonces, su gesto y su vida se convirtieron en un símbolo de las protestas contra la dictadura. El año pasado, la promoción de bachilleres del Loyola, también fue dedicada a él, como esta del 2019, en la cual se estuviera graduando.

CONFIDENCIAL comprobó que la iglesia Santo Domingo y el Colegio Loyola están vigilados por la Policía. Seis agentes estaban apostados frente a la puerta principal del templo y cuatro patrullas más, con antimotines, merodeaban por la zona. Horas más tarde, simpatizantes sandinistas también instalaron altoparlantes cerca de la iglesia, desde los cuales sonaba la propaganda partidaria: “El comandante se queda”.

En las redes sociales también circuló la foto de una manta con la frase “Tus asesinos hoy te rinden homenaje, tu sangre fue en vano”. La dictadura ha achacado el asesinato de Álvaro Conrado a las mismas fuerzas opositoras.

“Es una canallada (lo que están haciendo nuevamente)”, dijo el padre del adolescente Álvaro Conrado Avendaño.

“Show” en Colegio Centroamérica

El viernes, en el Colegio Centroamérica, colegio jesuita como el Loyola, se realizó la promoción de bachilleres y un minoritario grupo de padres de familia, que incluía a funcionarios públicos y empresarios, a quien la dictadura ha beneficiado con jugosos contratos, se tomaron por asalto la tarima principal y corearon frases como “Daniel se queda”, ondeando banderas rojinegras del FSLN.

El descontento de los simpatizantes de la dictadura fue por la dedicatoria de la promoción: “A la madre Patria, que con dolor grita libertad”.

Los estudiantes decidieron esa dedicatoria voluntariamente. Siete padres de familias reclamaron al director aduciendo que los alumnos escogieron la dedicatoria presionados. Convocaron a una reunión de padres y perdieron, pero no aceptaron.

Al momento de la votación de 80 padres, 72 votaron a favor por la dedicatoria que habían escogidos sus hijos, siete pros dictaduras votaron en contra y uno se abstuvo. Fueron aplastados.

Esos siete padres fueron los que montaron el show y entorpecieron la promoción el pasado viernes.

CCA
Padres del Colegio Centroamérica que ondearon banderas rojinegras en la promoción 2019 del centro escolar jesuita. // Foto: Cortesía

La intolerancia llegó a la sala de promociones del Centroamérica cuando los bachilleres subieron al estrado a ondear banderas Azul y  Blanco, y el minoritario grupo de siete padres subió también al estrado para ondear las rojinegras. Los bachilleres se bajaron y los padres comenzaron a gritarles sapos, según contó a CONFIDENCIAL Zalomé López, madre de una de las jóvenes que se bachilleraban.

“Desde temprano, estaba el señor (José) Treminio (ex viceministro de Educación y otrora dirigente de la Juventud Sandinista) con un microbús con altos parlantes dirigiendo y planeado lo que iban hacer. Pusieron música del Gobierno”, dijo López.

“Ellos llevaron a un grupo de padres de hijos que no se estaban bachillerando para mirarse más, pero realmente eran minoritarios”, dijo López.

López señala que Treminio agredió a sus dos hijos menores cuando descontrolado no soportaba que le gritaran sapos, asesinos y que estaban defendiendo a Ortega por dinero. Junto a Treminio estaba su esposa, la ex periodista de Canal 8 Maricela Caldera que también gritaba consignas favorables para la dictadura.

La población en las redes sociales identificó a un asesor del Poder Judicial, a un juez y a otros hijos de funcionarios públicos en la manifestación a favor del Gobierno.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend