Mundo

Estados Unidos propone un “Gobierno de transición” para Venezuela

La administración estadounidense promete “retirar las sanciones económicas” que han impuesto contra el país

En un notable giro táctico, Estados Unidos propuso este martes un plan para el retorno de la democracia en Venezuela a través de un “Gobierno de transición” que incluya representantes del actual presidente Nicolás Maduro y del líder opositor Juan Guaidó y desemboque en unas “elecciones libres y justas”.

La propuesta fue delineada en primer lugar por el encargado de Venezuela del Departamento de Estado de EEUU, Elliott Abrams. “Este plan propone que tanto Maduro, el antiguo presidente que se ha aferrado al poder, como Juan Guaidó, el presidente interino, se hagan a un lado de modo que miembros elegidos en la Asamblea Nacional de ambas partes puedan crear un Consejo de Estado que sirva como gobierno de transición, que organice elecciones presidenciales libres y justas”, indicó Abrams en un artículo en el Wall Street Journal.

Abrams agregó que “si las condiciones necesarias se cumplen”, la administración del presidente Donald Trump está “preparado para retirar las sanciones económicas” impuestas a Gobierno de Maduro.

Poco después, en una rueda de prensa, el secretario de Estado, Mike Pompeo, precisaba que las sanciones se levantarían solo después de que este Gobierno de transición fuese establecido y las “fuerzas de seguridad extranjeras” salieran de Venezuela, en referencia velada a Cuba.

Concesiones al chavismo

El plan estadounidense incluye concesiones al Gobierno del actual presidente Maduro, al reconocer su participación en las eventuales elecciones presidenciales. “EE. UU. no respalda a ningún partido político en particular en Venezuela. Apoyamos un retorno a la democracia y creemos que todos los partidos, incluido el partido del régimen, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) debería poder competir en un campo de juego equilibrado en unas elecciones libres y justas”, dijo Abrams.

No obstante, Pompeo matizó que EE. UU. ha dejado claro que Maduro “no volverá a gobernar de nuevo”.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, en una rueda de prensa en Washington. Foto: EFE

A la vez que recalcó que Guaidó, al que reconocen más de 60 países como presidente interino de Venezuela, sí podría presentarse a estas elecciones presidenciales.

“Creo que es el político más popular de Venezuela. Creo que, si hubiese elecciones hoy, lo podría hacer increíblemente bien”, dijo Pompeo a los periodistas. El marco planteado por EE.UU. contempla elecciones legislativas y presidenciales en entre nueve y doce meses.

Rechazo de Maduro

“El Gobierno Bolivariano reitera que Venezuela es un país libre, soberano, independiente y democrático, que no acepta, ni aceptará jamás tutelaje alguno, de ningún gobierno extranjero”, reza un comunicado de la Cancillería venezolana, que califica la propuesta como un “adefesio”.

En su respuesta, el Gobierno de Maduro afirmó que “la política de los Estados Unidos hacia Venezuela ha extraviado su rumbo por completo”.

“En una semana ha divagado entre constantes contradicciones: transita desde la extorsión y amenaza a funcionarios del Gobierno Bolivariano, incluyendo recompensas por su captura; hasta la presentación de un adefesio de acuerdo para la instalación de un supuesto gobierno de transición inconstitucional”, recoge el comunicado en referencia a la acusación de narcoterrorismo contra Maduro y otros catorce altos.

En opinión del Ejecutivo venezolano, EE. UU está “desconociendo la voluntad democrática expresada por el pueblo venezolano en las urnas”.

La rama y el olivo

El cambio táctico de Trump ha generado sorpresa dado que se produce menos de una semana después de que su Departamento de Justicia anunciara cargos contra Nicolás Maduro y otras 14 figuras del chavismo, así como contra dos disidentes de la antigua guerrilla colombiana FARC por narcotráfico, lavado de dinero y terrorismo.

“El plan anunciado hoy es una importante clarificación de la política de EE. UU. hacia Venezuela”, explicó a Efe Eric Farnsworth, exfuncionario estadounidense y vicepresidente del centro de estudios Council of the Americas.

A juicio de Farnsworth, “Maduro tendrá que decidir su propio futuro, pero hay una negociación que se puede hacer: retirar los recientes cargos en su contra a cambio de que deje el poder y salga del país”.

“La Administración Trump —recalcó Farnsworth— parece haberse comprometido a sacar a Maduro, y está utilizando las sanciones como herramientas. Una vez se logre este objetivo, las sanciones presumiblemente serán eliminadas”.

El jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, quien se proclamó presidente encargado del país, habla durante un foro sobre la industria petrolera. EFE / Leonardo Muñoz

Respaldo a iniciativa

Desde el Congreso, el senador republicano por Florida y uno los legisladores más cercanos al presidente Trump en política latinoamericana, Marco Rubio, expresó un cauto respaldo a la iniciativa lanzada por el Departamento de Estado.

“El secretario Pompeo tiene razón al reconocer un retorno pacífico a la democracia en Venezuela liderado por un gobierno de transición ampliamente aceptable como el camino ideal hacia adelante. Y tal esfuerzo requeriría el apoyo y la participación de los militares y líderes clave que representan una sección transversal de puntos de vista políticos”, dijo Rubio en un comunicado.

“Pero —advirtió— fracasará si deja de lado a Juan Guaidó y la Asamblea Nacional legítimamente elegida que dirige. O si incluye a Nicolás Maduro y ciertos miembros de la mafia que él controla”.

Estados Unidos sancionó hace más de un año a la petrolera estatal Pdvsa, la principal fuente de divisas para Venezuela, y desde entonces ha presionado y amenazado con sanciones a países y compañías de todo el mundo para que pongan fin a sus negocios petroleros con Caracas.

Más en Mundo

Share via
Send this to a friend